• TALLER DE INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SALUD

    TALLER DE INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SALUD

    11 de Marzo de 2018

    Durante los días 7 y 9 de marzo, Feli Herce y yo hemos impartido un Taller de Inteligencia Emocional y Salud, en Benidorm.

    Agradecidas a la Concejalia de Igualdad y a Anemona por la acogida y el trato dispensado en estos días.

    Dos días intensos llenos de emociones, conociendo a gente nueva y compartiendo muchas vivencias.

    ...

    Gracias por hacer que hayamos podido disfrutar de esta bonita experiencia.

  • Taller de Inteligencia Emocional: la clave del Bienestar

    Taller de Inteligencia Emocional: la clave del Bienestar

    10 de Diciembre de 2017

    Durante todos los miércoles del mes de Noviembre de 2017, Feli Herce y yo hemos impartido un Taller de Inteligencia Emocional: la clave del bienestar, en Bolulla.
    Agradecidas al Ayuntamiento por la acogida y el trato dispensado en estos días. Nos hemos sentido como en casa.
    Cuatro semanas intensas llenas de emociones, conociendo a gente nueva y compartiendo muchas vivencias.
    Gracias a todas las personas que han hecho posible que hayamos podido disfrutar de esta bonita experiencia.

  • Vivencial de Inteligencia Emocional

    Vivencial de Inteligencia Emocional

    4 de Diciembre de 2017

    Durante el fin de semana del 18 y 19 de noviembre de 2017 ha tenido lugar un vivencial de Inteligencia Emocional realizado en el Hostal Los Arcos de Benidorm, un lugar mágico que ha sido el marco de encuentro de un grupo extraordinario.

    Allí se han desarrollado las dinámicas creándose un ambiente cálido, de confianza, creatividad y seguridad.

    Después de esos días de convivencia y trabajo personal, salimos interpretando con otra visión lo que nos rodea.

  • TALLER VIVENCIAL DE INTELIGENCIA EMOCIONAL

    TALLER VIVENCIAL DE INTELIGENCIA EMOCIONAL

    28 de Octubre de 2017

    TALLER VIVENCIAL DE INTELIGENCIA EMOCIONAL


    Lugar: Benidorm


    Fecha: 18 y 19 Noviembre 2017.


    Organiza: Feli Herce y Charo Ortuño. GATECO (Gabinete de Terapia de


    Conducta).


    Inscripciones: Llamando a los tfno. 606668361(Feli Herce) ó 610219119


    (Charo Ortuño).


    Un Taller de I.E. ofrece la posibilidad de poder vivenciar situaciones


    cotidianas, en un entorno seguro y profesional, donde la gestión de las


    emociones tenga un papel fundamental.


    Si somos conscientes de las situaciones; estamos más cerca de poder


    modificarlas.


    Es un proceso de formación vivencial en grupo, desarrollado en un


    entorno natural, a través de dinámicas que incluyen: juegos, rol-Play,


    ejercicios, música, expresión corporal, etc.


    Nos ayuda a desarrollar la confianza en uno mismo, la capacidad de


    comunicación y la gestión eficaz de las emociones.

  • Atención al cliente con diversidad funcional.

    Atención al cliente con diversidad funcional.

    26 de Octubre de 2017

    Un curso impartido con Pilar Jiménez Estévez en el GVA CdT Valencia: Atención al cliente con diversidad funcional.

    Durante tres días, hemos compartido con 8 personas maravillosas con ganas de aprender y enriquecerse a nivel personal.

    Apostando por la sensibilización sobre la problemática con la que se encuentran día a día las personas con diversidad funcional y capacitando al personal de los servicios turísticos con herramientas prácticas; con el fin de lograr la máxima sati...sfacción del cliente con diversidad funcional.

    Gracias chic@s por vuestro entusiasmo.

    Gracias a Pilar Gil por permitirnos impartir estos cursos tan importantes para nuestro turismo.

    Y como no, un agradecimiento a la Agencia Valenciana del Turisme, por la apuesta de un turismo inclusivo.

    Gracias a tod@s y esperamos poder repetir esta experiencia.

  • Curso: "Atención al cliente con diversidad funcional"

    Curso: "Atención al cliente con diversidad funcional"

    10 de Septiembre de 2017

    Apostando por la sensibilización sobre la problemática con la que se encuentran día a día las personas con diversidad funcional y capacitar al personal de los servicios turísticos con herramientas prácticas; con el fin de lograr la máxima satisfacción del cliente con diversidad funcional.

    Interesante curso de Atención al cliente con diversidad funcional en GVA CdT Valencia, durante los días 23, 24 y 25 de Octubre, de 09.00-14.00 horas, impartido por Pilar Jiménez Estévez y Charo Ortuño Ribes.


  • Atención al cliente con diversidad funcional.

    Atención al cliente con diversidad funcional.

    24 de Noviembre de 2016

    Un curso impartido con Pilar Jiménez Estévez en el CDT de Benidorm: Atención al cliente con diversidad funcional.

    Durante cuatro días, hemos compartido con 6 personas maravillosas con ganas de aprender y enriquecerse a nivel personal, el conocimiento de los diferentes tipos de discapacidad, la problemática con la que se encuentran día a día, la detección de las barreras a las que se enfrentan y las herramientas prácticas para lograr la máxima satisfacción de estos clientes. G...racias chic@s por vuestro entusiasmo.

    Gracias a Francisco Juan y a Enrique Portolés por permitirnos impartir estos cursos tan importantes para nuestro turismo.

    Y como no, un agradecimiento a la Agencia Valenciana de Turismo, a su Directora General Dña. Raquel Huete Nieves, por la apuesta de un turismo inclusivo.

    Gracias a tod@s y esperamos poder repetir esta experiencia.

  • Taller Vivencial de Inteligencia Emocional

    Taller Vivencial de Inteligencia Emocional

    21 de Octubre de 2016

    Taller Vivencial de Inteligencia Emocional, que ofrece la posibilidad de poder vivenciar situaciones cotidianas, en un entorno seguro y profesional, donde la gestión de las emociones tenga un papel fundamental.

    Es un proceso de formación vivencial en grupo, desarrollado en un entorno natural, a través de dinámicas que incluyen: juegos, rol-Play, ejercicios, música, expresión corporal, etc.

  • Curso de Atención al cliente con diversidad funcional

    Curso de Atención al cliente con diversidad funcional

    3 de Agosto de 2016

    Apostando por la sensibilización sobre la problemática con la que se encuentran día a día las personas con diversidad funcional y capacitar al personal de los servicios turísticos con herramientas prácticas; con el fin de lograr la máxima satisfacción del cliente con diversidad funcional.
    Interesante curso de Atención al cliente con diversidad funcional en Noviembre (21 al 24) de 16.00-19.30 horas, impartido por Pilar Jiménez Estévez y Charo Ortuño Ribes.

  • Donde ocurre la magia: sal de tu zona de confort

    Donde ocurre la magia: sal de tu zona de confort

    20 de Junio de 2016

    Para materializar un cambio debemos salir de nuestra zona de confort. Ésta es el espacio físico y mental en el que nos movemos de forma habitual. Esta zona está compuesta por las actividades que realizamos diariamente, así como por los espacios que visitamos de forma cotidiana.

    Propósitos, motivos, sueños, proyectos, prescripciones...Todos estos conceptos desembocan en  la necesidad de llevar a cabo un cambio en alguna faceta de nuestra vida. Lo que a priori parece fácil, sobre el papel y en nuestra imaginación, se va volviendo una tarea más o menos dura al momento de llevarla a cabo. Es entonces cuando aparece la frustración y el miedo a no ser capaces de conseguirlo, y esto puede llevarnos a renunciar a esos propósitos con el consiguiente daño a nuestra autoestima.

    Pero entonces, ¿cómo podemos enfrentarnos con mayor éxito al cambio? Con toda seguridad responderíamos que la motivación es la clave para conseguir lo que queremos. Una definición de este concepto podría ser la siguiente: “aquello que impulsa a un individuo a llevar a cabo ciertas acciones y a mantener firme su conducta hasta lograr cumplir todos sus objetivos”. Si analizamos esto, por un lado tenemos el componente del interés (aquello que nos impulsa) y por otro el de la voluntad (mantener firme nuestra conducta hasta lograrlo). Todo muy sencillo.

    Así pues, si tenemos claro que necesitamos y nos sentimos motivados ¿por qué no conseguimos lograr todos los cambios que nos proponemos? Teniendo claro lo que queremos conseguir, tenemos que evaluar que nuestra meta sea realista (en términos de tiempo, otras obligaciones, compromiso con el fin deseado, los pasos a seguir para lograrlo, etc.) y, sobre todo, valorar los recursos con los que contamos, es decir fundamentalmente, nosotros mismos. Esta valoración suele estar llena de sesgos negativos que nacen de nuestra baja autoestima y de una autocrítica voraz, fruto de propias experiencias negativas o de cánones impuestos por unos ideales de perfección irreal y, creedme, a los que nadie se parece.

    Para materializar un cambio debemos salir de nuestra zona de confort. Ésta es el espacio físico y mental en el que nos movemos de forma habitual. Esta zona está compuesta por las actividades que realizamos diariamente, así como por los espacios que visitamos de forma cotidiana. En esta zona nos sentimos seguros y competentes porque es un espacio que conocemos y dominamos pero no deja de ser pequeño y limitado. Salir supone experimentar miedo e inseguridad y, muy probablemente, deberemos volver a esforzarnos en creer en nosotros mismos para seguir hacia adelante. 

    La imagen con la que acompañamos el texto (se puede encontrar en varios espacios web), me la envió mi hermana para animarme tras asumir un proyecto profesional y me parece que ejemplifica de manera muy simple lo que hay más allá. “Donde sucede la magia” (Where the magic happens). Y es que las cosas maravillosas suceden moviéndonos y luchando por mejorar. Conociendo gente distinta, experiencias y nuevos espacios. Preguntando e interesándose por los demás, borrando la palabra derrota de nuestro diccionario mental

    Hace varios años, alguien muy sabio me regaló impreso el poema Ítaca de K. Kavafis. Las interpretaciones son libres pero un poco viene a decir que lo importante es la experiencia que vivimos mientras perseguimos un fin, incluso más que éste en sí mismo. Es por esto que las complicaciones que pudiéramos encontrar dependen en gran medida de sus protagonistas.

    Por tanto, el cambio empieza en uno mismo y hay que ser valiente y confiar en nuestras posibilidades. Sufrir miedo es normal, nos pasa a todos y superarlo nos hace más fuertes. Sobre todo debemos recordar que lo que nos enriquece no es conseguir la meta, sino el camino que recorremos para ello. 

  • Los conflictos

    Los conflictos

    20 de Junio de 2016

    10 ASPECTOS A CONSIDERAR PARA SUPERAR UN CONFLICTO…..

    1. Mantente fresco cuando otros estén furiosos y pierdan la cabeza. Tienes el control sobre tus emociones, no lo pierdas. No se trata de no demostrar tu molestia, sino de hacerlo mesuradamente, sin después arrepentirte de una acción cometida en un momento de descontrol.
    2. Recuerda que cada discusión tiene al menos tres puntos de vista: el tuyo, el del otro y los de terceros, los cuales probablemente están más cerca de la objetividad. Siendo más versátil y viendo las cosas desde la perspectiva de los demás enriquecerás tu propio punto de vista.
    3. Espera a calmarte antes de hablar. Ten en cuenta que la relación es más importante que la discusión. Dale más relevancia a las personas que a las opiniones.
    4. Trata a toda persona con la cual tengas contacto como si fuera un pariente rico, de quien esperas ser incluido en su testamento. Nunca te arrepientas de tratar muy bien a la gente. Es el mejor negocio en todos los sentidos.
    5. Busca el lado positivo y agradable, aun de las situaciones más complicadas y dolorosas. Es una disciplina que te ayudará a pasar más fácilmente los momentos difíciles y a convertir los problemas en oportunidades.
    6. Establece el hábito de hacer preguntas y, sobre todo, de escuchar las respuestas. Pregunta antes de reaccionar. Algunas veces disparamos y después preguntamos. También preguntamos, pero escuchamos para contestar, y no para entender.
    7. No hagas o digas nada que pueda herir o hacerle daño a otra persona. Aférrate al proverbio que dice que todo lo que uno haga, se devolverá.
    La gente no recuerda tanto lo que tú dices o haces, sino la intención con la que lo haces.
    8. Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño.
    9. Ten presente que si toleras a los demás, ellos también serán pacientes contigo en los aspectos no muy gratos de tu personalidad.
    10. Reconoce tus errores y acepta tus responsabilidades. No olvides que un conflicto bien manejado fortalece la relación, y te ayuda a aprender de las diferencias. El pensamiento positivo es una disciplina que, ejercitada con constancia, te dará el poder de cambiar tu entorno y, por consiguiente, tu vida.

  • Abuso de Internet

    Abuso de Internet

    20 de Junio de 2016

    En estos últimos años internet se ha convertido en una verdadera realidad para muchísimas personas que viven la mayoría de su tiempo libre “navegando” en la red. Esta nueva realidad produce y amplifica problemas que en la otra realidad, la de las relaciones directas interpersonales, se quedan sólo en la fantasía. En esta modalidad de relación las personas creen poder actuar con mayor libertad y esto produce una serie de efectos positivos, poder interactuar con más soltura, sentirse más importantes etc. Pero también, los problemas se hacen más agudos; como decía Oscar Wilde :“Nos han dicho que los sueños se convertirán en realidad, pero se han olvidado que también las pesadillas son sueños”.

    Los chicos adolescentes y preadolescentes pasan horas controlando los perfiles sobre las redes sociales de amigos no pudiendo parar de algún modo, convirtiendo un juego en una compulsión a la que difícilmente pueden enfrentarse. Junto con el de las redes sociales tenemos también todos los problemas relacionados con las compras de objetos y la búsqueda compulsiva de todo tipo de informaciones.

    En los adultos encontramos problemas relativos a la dependencia decyber-sexo o el juego de azar, que pudiendo ser realizados desde el propio ordenador involucran a las personas sin que estas se puedan dar cuenta de haber entrado en un callejón sin salida.

    Principales tipos de problemas relacionados con el abuso de internet:

    -Compras compulsivas en la red

    -Juegos de azar

    -Dependencia del chat

    -Information Overloading Addiction

    -Dependencia del cyber-sexo

  • Impacto psicológico del Desempleo

    Impacto psicológico del Desempleo

    20 de Junio de 2016

    IMPACTO PSICOLÓGICO DEL DESEMPLEO.

    ¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA PSICOLÓGICA DEL EMPLEO?

    Para hablar de desempleo, cabe reflexionar sobre la importancia del trabajo, más allá de lo estrictamente económico, ya que éste cumple funciones psicológicas y sociales.


    En las culturas occidentales, la retribución económica confiere seguridad material, es una medida del reconocimiento a la actividad desarrollada y determina la posición social de la persona.


    Al mismo tiempo, el empleo forma parte de nuestra identidad; junto a nuestro nombre, sexo, edad, habitualmente mencionamos nuestra ocupación como elemento que define quién somos.


    El empleo organiza el uso de nuestro tiempo a lo largo de la mayor parte de nuestra vida. Administramos las horas, días, meses y años según el horario de trabajo, los días hábiles y festivos, los meses laborables y de vacaciones y los años de actividad y de retiro.


    El empleo también condiciona nuestra relación con los demás a nivel de pareja, familia y sociedad, pues establece roles, sustenta proyectos vitales, determina nuestro estatus social y canaliza gran parte de nuestras metas y aspiraciones de desarrollo.


    De ahí que la pérdida del empleo sea un hecho de profundo impacto psicológico, aún en casos en que el sustento material estuviera garantizado a través de otros medios.


    ¿QUÉ IMPACTO PSICOLÓGICO TIENE LA PÉRDIDA DEL EMPLEO?


    La situación de desempleo es una de las principales causas de estrés, y puede generar ansiedad, irritabilidad, alteraciones del sueño, de la conducta alimentaria, de la vida sexual, así como producir trastornos psicosomáticos, principalmente cardiovasculares y digestivos. Ello a menudo deriva en el consumo de antidepresivos así como de otras sustancias adictivas.


    Además, cuando la situación de desempleo se prolonga en el tiempo puede producirse una pérdida de autoestima y del sentimiento de pertenencia social, que conduce a un progresivo aislamiento; en ocasiones la persona acaba por atribuirse la culpa de su situación, lo que determina sentimientos de vergüenza, e instaura un afecto depresivo que puede dar lugar a cuadros de depresión.


    En la actualidad, la angustia ante el desempleo no sólo afecta a quienes de hecho lo padecen, sino a aquellos que, a pesar de estar trabajando temen convertirse en futuros desempleados.


    ¿QUÉ PUEDE APORTAR EL PSICOANÁLISIS?

    El tratamiento psicoanalítico ofrece un espacio de escucha donde la persona, desempleada o no, puede hablar libremente e interrogarse acerca de su actitud frente al cambio y las pérdidas, sus intereses, conocimientos y habilidades, sus experiencias pasadas y su deseo.

    Es también un lugar donde cuestionar la aceptación de viejos esquemas que asignan roles fijos, reducen el valor del ser humano a su productividad económica y culpabilizan el tiempo libre, condicionando las relaciones afectivas y restando flexibilidad a la resolución creativa de los conflictos.

    En el caso de que la persona esté en situación de desempleo, el tratamiento acompañará la elaboración de la pérdida, para encarar la búsqueda de un nuevo empleo de manera activa, motivada y creativa. Si, por el contrario, el desempleo se presenta como amenaza, se tratará de limitar el efecto deteriorante del miedo, preservando todo lo posible la vida afectiva y la capacidad de hallar placer en el trabajo.

    En suma, el tratamiento psicoanalítico brinda la posibilidad de reposicionarse frente al cambio para transformar una situación impuesta desde el exterior en una oportunidad de crecimiento personal.


    En este contexto, el miedo a la pérdida del trabajo deteriora el clima laboral, pues el compañero pasa a ser visto como un competidor, lo que redunda en una mayor vulnerabilidad y sentimiento de desprotección. La inseguridad tiñe la percepción del futuro, se empobrecen las expectativas y las metas, y la propia actividad deja de ser fuente de placer para convertirse en motivo de angustia.


    El fantasma del desempleo no sólo alcanza al trabajador sino a su núcleo afectivo; la convivencia se resiente debido al clima de inseguridad y a los cambios no deseados que impone en la dinámica familiar.


    En resumen, la pérdida del empleo tiene efecto de trauma psíquico y determina una serie de emociones, afectos y conductas cuya aparición, grado y superación depende en buena medida de los recursos psicológicos de cada persona. Además, como toda pérdida significativa impone un trabajo de duelo.


    ¿CÓMO AFECTA EL DESEMPLEO LA VIDA DE PAREJA Y FAMILIAR?

    Perder el trabajo exige un cambio abrupto en el modo de vida y, además, supone una pérdida y un duelo, que no solo afectan al trabajador sino a todo su núcleo afectivo. Las relaciones familiares se ven perturbadas: a la incertidumbre se suman cuestiones prácticas que implican restricciones al consumo y que afectan lo cotidiano; la convivencia se ve a menudo alcanzada por las nuevas preocupaciones, la vida sexual puede resentirse, la autoridad ante los hijos puede resultar cuestionada. La dinámica familiar experimenta alteraciones que influirán de diversos modos según el desempleado sea el hombre o la mujer, según tenga o no hijos y de qué edades, pero sobre todo, según sean las características de los vínculos y de la comunicación de ese núcleo de afectos.

    Ya se trate del hombre o la mujer quien esté en el paro, la actitud de la pareja será decisiva en el modo de enfrentar la situación. Las respuestas pueden ser de lo más variadas: brindará contención afectiva y estímulo o alimentará los sentimientos de culpa socavando la autoestima, sostendrá la figura del cónyuge ante los hijos o avanzará en desmedro de su autoridad, acompañará en la búsqueda de salidas creativas o desalentará todo lo que no sea una reedición de la actividad anterior.


    En estas circunstancias, la consulta psicoanalítica no sólo será una alternativa para evitar el deterioro afectivo, sino una oportunidad para fortalecer el entendimiento en la pareja y la calidad de la relación, al comprender mejor las propias actitudes y las del compañero. Respecto de la relación con los hijos, muchos padres se sienten culpables a la hora de plantear restricciones en los gastos, o simplemente de transmitir la realidad, pues temen causarles preocupaciones, interferir en su rendimiento escolar, provocarles trastornos emocionales. 

    Aquí cabe recordar que en todas las etapas de la vida, existen más posibilidades de lidiar exitosamente con las dificultades conociéndolas que negándolas.

    En particular, durante la niñez y la adolescencia, los padres sirven de modelo para los hijos, por lo que una situación de dificultad transitoria como es la pérdida del empleo, puede ser una experiencia de aprendizaje que les provea herramientas con que superar trances similares en la adultez.

    Exponer los hechos en términos acordes a cada edad, sin ansiedad ni dramatismo, pedir la colaboración que según cada edad quepa esperar, mostrarse capaz de asumir los cambios o bien de buscar ayuda profesional cuando esto se hace difícil, es ofrecer a los hijos un panorama realista de un mundo cada vez más cambiante en el que ellos también habrán de desenvolverse, a la vez que un modo de transmitirles seguridad.


    En definitiva, si bien la pérdida del empleo es una situación angustiante, en la medida en que afecta el sostén económico y exige un cambio no deseado, puede ser una oportunidad para interrogarse respecto a la vida de pareja y familiar, de entender y comunicarse mejor con el otro, y de transmitir a los hijos que una actitud abierta a la reflexión, al diálogo y al posicionamiento activo frente a los problemas suele ser la vía para salir fortalecido de ellos.




  • Terapia online: tan eficaz como la presencial

    Terapia online: tan eficaz como la presencial

    20 de Junio de 2016

    Cada día aumenta el número de personas que recurren a la terapia online, refiriéndose este concepto a la terapia que se realiza a través de videoconferencia. En los últimos años, esta modalidad ha crecido rápidamente y cada vez son más las personas que la demandan.

    Muchas personas se muestran reticentes y escépticas ante esta nueva modalidad, alegando que la terapia que se realiza de modo convencional en un gabinete es más eficaz que la que se realiza a través de un ordenador. ¿Pero es eso cierto?

    A día de hoy contamos con diversos estudios que avalan la eficacia de la terapia online. Entre ellos, un estudio realizado por la Universidad de Zurich en 2013 demostró que los resultados obtenidos mediante terapia online eran tan buenos - llegando en algunos casos a ser incluso mejores - que los obtenidos de modo presencial. Asimismo, un estudio realizado en Canadá en 2007 puso en evidencia que la terapia online proporciona la misma satisfacción en los pacientes que la terapia convencional y que además supone un ahorro del 10% a los usuarios.

    Igualmente, se han realizado numerosos estudios acerca de la eficacia de la terapia online en problemas psicológicos concretos. Un estudio realizado en la Universidad de Bristol en el Reino Unido investigó el efecto de la terapia online y de la terapia convencional en la depresión y encontraron una recuperación del 42% de los pacientes mediante terapia online frente al 26% que fueron tratados mediante terapia convencional. Además, los investigadores aseguran que la terapia online “ofrece la flexibilidad y capacidad de respuesta de la terapia convencional y es apropiada para personas con síntomas severos”. Asimismo, otro estudio realizado en Canadá demostró que la terapia online obtiene resultados positivos en depresión, trastornos alimenticios, ataques de pánico, prevención del suicidio, drogodependencias, entre otros; ya que lograba conectar adecuadamente con las circunstancias personales de los pacientes.

    Los psicólogos que realizamos tanto terapia online como presencial podemos comprobar que los resultados son efectivamente igual de satisfactorios. El cambio contextual no implica que la calidad de la intervención sea distinta. Por ello, la terapia online es un recurso ideal si tienes dificultades para asistir a un gabinete tradicional o si se ajusta mejor a tus necesidades.

    La terapia online podría parecer que es más fría y distante, pero lo cierto es que resulta tan cálida y cercana como la convencional. La conexión que se establece en una consulta puede establecerse también a distancia. Además, las personas que la realizan quedan muy satisfechas debido a que se les ve facilitada la asistencia psicológica y pueden constatar que la terapia online realmente les ayuda.

    La terapia online ayuda a muchas personas a superar sus dificultades y no sólo a nivel individual. Es considerable el número de parejas y familias que escogen esta modalidad, dado que les resulta más cómodo y sencillo el hecho de concretar un momento en el que todos puedan asistir. Por este motivo, la terapia online permite que muchas personas puedan recibir tratamiento psicológico que de modo convencional no podrían obtener. 

    Cada vez son más las personas que apuestan por la terapia online atraídas por sus numerosas ventajas. Flexibilidad, discreción y comodidad son sólo algunos ejemplos.

    No lo dudes más, ¡la terapia online funciona!

  • ¿Qué es la terapia conductual?.

    ¿Qué es la terapia conductual?.

    10 de Enero de 2016

    La terapia conductual es una forma de terapia que se basa en los principios del conductismo. La escuela de pensamiento conocida como conductismo se centra en la idea de que aprendemos de nuestro entorno. En la terapia conductual, el objetivo es reforzar las conductas deseables y eliminar las no deseadas o desadaptativas. Las técnicas utilizadas en este tipo de tratamiento se basan en las teorías del condicionamiento clásico y condicionamiento operante.

    Una cosa importante a tener en cuenta sobre las diferentes terapias de comportamiento es que a diferencia de otros enfoques teórico-prácticos, la terapia conductual se basa en la acción. Así, los terapeutas conductuales se centran en el uso de las mismas estrategias de aprendizaje que llevaron a la formación de conductas no deseadas, orientando la terapia hacia la adquisición de nuevos comportamientos.

    El comportamiento en sí es el problema, y ​​el objetivo es enseñar a los pacientes nuevos comportamientos para reducir al mínimo o eliminar de este modo el problema. Se considera que el viejo aprendizaje llevó al desarrollo de un problema, por lo que la idea es que el nuevo aprendizaje puede arreglarlo.

    Las bases de la Terapia conductual

    Los dos principios básicos que conforman la terapia conductual son el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante. El condicionamiento clásico implica formar asociaciones entre estímulos. El condicionamiento operante por su parte se centra en cómo el refuerzo y el castigo se pueden utilizar para aumentar o disminuir la frecuencia de un comportamiento.

    El condicionamiento clásico es una manera de alterar el comportamiento, y existen un buen número de técnicas orientadas a producir este cambio. Originalmente conocido como modificación de conducta, las principales técnicas utilizadas desde este enfoque son la inundación, la desensibilización sistemática, la exposición o la terapia aversiva.

    Otro grupo de técnicas son las basadas en los principios del condicionamiento operante, lo que significa que utilizan el refuerzo, el castigo, la formación, el modelado y otras técnicas relacionadas para modificar el comportamiento. Estos métodos tienen la ventaja de estar muy centrados en la conducta problema, lo que permite que se puedan producir resultados rápidos y eficaces. Algunas de las técnicas y estrategias utilizadas desde esta aproximación son la economía de fichas, el manejo de contingencias o la extinción de conductas.

    ¿Es efectiva la terapia conductual?

    Cuando se trata de problemas de comportamiento específicos la terapia conductual a menudo puede ser más eficaz que otros enfoques. Las fobias, los trastornos de pánico y el trastorno obsesivo-compulsivo son ejemplos de problemas que responden bien a los tratamientos conductuales.

    Sin embargo, es importante tener en cuenta que los enfoques centrados en el comportamiento no son siempre la mejor solución. Por ejemplo, la terapia de comportamiento no es generalmente el mejor enfoque en el tratamiento de los trastornos psicológicos más graves, como la depresión, el trastorno bipolar o la esquizofrenia.

  • 7 maneras de limpiar tu mente de pensamientos negativos.

    7 maneras de limpiar tu mente de pensamientos negativos.

    10 de Enero de 2016

    El pensamiento negativo puede llegar a convertirse en un hábito peligroso. Los pensamientos se hunden en la mente y permanecen allí hasta que tomas medidas para deshacerte de ellos.

    Cuando empiezas a pensar negativamente, puede ser tentador tratar de obligar a esos pensamientos a salir de tu cabeza. Intentar que desaparezcan y expulsarlos para siempre. Pero este enfoque a menudo resulta contraproducente. Luchar contra esos pensamientos negativos en realidad puede reforzar ese patrón de pensamiento empeorando las cosas. Cuanto más se intenta no pensar en algo, más se termina pensando en ello.

    Para deshacerse de los pensamientos negativos es necesario intentar un enfoque diferente, algo que limpie tu mente de una vez por todas. Aquí hay siete maneras de limpiar tu mente de pensamientos negativos.

    1. Cambia el lenguaje corporal

    Toma un momento para observar tu lenguaje corporal. ¿Estás encorvado o con una postura cerrada?¿Frunces el ceño? Si es así serás más propenso a pensar negativamente. Un lenguaje corporal inadecuado puede bajar tu autoestima y conducirte a una falta de confianza. En ese estado emocional, es natural empezar a tener malos pensamientos.

    Para sentirte seguro debes abrir tu postura y sonreír más. Corrige tu lenguaje corporal y te sentirás mucho mejor. Podría ser justo lo que necesitas para borrar esos pensamientos negativos.

    2. Habla sobre el tema

    A veces el pensamiento negativo aparece porque existen problemas o emociones que necesitas comunicar. No es bueno guardarse las cosas para sí mismo. Si hay algo que necesita ser hablado debes hacerlo. Poner los pensamientos en palabras les da forma y los hace visibles, y eso te ayudará a poner los problemas en perspectiva para que puedas ocuparte de ellos de un modo más eficaz.

    3. Intenta vaciar tu mente durante un minuto

    Cuando tu mente está corriendo a mil por hora puede ser difícil mantener la calma. De este modo es más complicado controlar los pensamientos, en especial los negativos. Un minuto de calma a menudo es suficiente. Puede ser muy útil la meditación, y debes pensar en ello como un reinicio. Una vez que la mente está vacía, se puede llenar con algo más positivo.

    4. Cambia el foco de tus pensamientos

    A veces el pensamiento negativo es el resultado de una mala perspectiva. Echa un vistazo al punto de vista que tomas ante las cosas que suceden a tu alrededor. Por ejemplo, en lugar de pensar: “Estoy pasando por un momento difícil y estoy teniendo problemas”, puedes pensar: “Creo que estoy enfrentando algunos desafíos, pero estoy trabajando en la búsqueda de soluciones”.

    Básicamente, te estás diciendo lo mismo, salvo que la segunda forma tiene un punto de vista más positivo. A menudo ese pequeño cambio de foco puede suponer una gran diferencia en tus patrones de pensamiento.

    5. Se creativo

    Cuando los pensamientos negativos vienen resulta muy útil encontrar una salida creativa para esos pensamientos. Escribe las cosas. Dibuja o pinta algo. Explorar las emociones a través de la creatividad actúa como auto-terapia y elevará tu estado de ánimo. La creatividad puede sentirse como una liberación. Cuando procesas tus emociones a través de una forma de arte o creatividad, estás rompiendo la dinámica habitual de tus pensamientos y te será más fácil entenderlos y controlarlos.

    6. Da un paseo

    Debido a que los pensamientos residen en la mente es fácil asumir que es ahí donde se forman. Pero eso es sólo parcialmente cierto. A veces nuestros pensamientos son producto de nuestro entorno. Por ejemplo si estás rodeado de gente negativa es probable que comiences a pensar también en forma negativa.

    Alejarte de este ambiente negativo puede ayudar de manera considerable. Dar un corto paseo con la cabeza en alguna parte como un parque o un museo pude ser suficiente. El tiempo que pasas lejos de las influencias negativas te aportarán un espacio necesario de tranquilidad.

    7. Enumera todo aquello que vale la pena en tu vida

    ¿Ha olvidado todas las cosas buenas que te rodean? A veces, en la rutina diaria, perdemos el enfoque sobre las cosas razonablemente buenas que están presentes en nuestras vidas. Debes entrenar a tu mente para que vuelva a concentrarse en todo lo bueno que sucede a tu alrededor.

    Enumera cada una de las cosas por las que debes estar agradecido, no importa lo pequeñas que parezcan ser. No des nada por hecho en este aspecto. A veces las cosas buenas de nuestras vidas están justo en frente de nuestras caras y aún así no alcanzamos a verlas. Deja de estar ciego ante todas las cosas positivas que ya tienes.


  • Inteligencia Emocional y Coaching

    Inteligencia Emocional y Coaching

    10 de Enero de 2016

    Justificación académica.

    Contribuir a la creación y fomento del desarrollo crítico, así como al desarrollo de la cultura de la comunidad universitaria y de la sociedad en su conjunto, con miras a conseguir una educación integral de la persona.

    Finalidad del curso.

    La finalidad de este curso es la adquisición de herramientas y habilidades propias que, al interiorizarse, además de promover el crecimiento personal, mejorará la forma de interactuar con el entorno potenciando así las relaciones y la calidad de vida a todos los niveles.

    Objetivos del curso.

    -    Desarrollar el autoconocimiento. Identificar fortalezas, debilidades y necesidades.
    -    Potenciar la gestión del cambio, la motivación y la comunicación. Gestionar y modificar hábitos.
    -    Utilizar adecuadamente las emociones y los sentimientos propios. Conocer su regulación y mejorar su gestión
    -    Aprender a detectar los sentimientos y emociones y manejar su regulación
    -    Potenciar los principios, valores, competencias, creatividad y el trabajo en equipo.
    -    Trabajar la comunicación, la resolución de conflictos, la motivación y la gestión del cambio.
    -    Gestionar motivaciones, emociones, bullying y hábitos.
    -    Desarrollar estrategias para mejorar las relaciones interpersonales (Inteligencia Social).
    -    Conocer y desarrollar pautas para proporcionar estados de relajación y atención plena.


  • Vivencial I.E. Noviembre 2015

    Vivencial I.E. Noviembre 2015

    18 de Noviembre de 2015

    Sé el dueño de tus emociones!!!.

    Un Taller de I.E. ofrece la posibilidad de poder vivenciar situaciones
    cotidianas, en un entorno seguro y profesional, donde la gestión de las
    emociones tenga un papel fundamental.

    Si somos conscientes de las situaciones; estamos más cerca de poder
    modificarlas.

    Es un proceso de formación vivencial en grupo, desarrollado en un
    entorno natural, a través de dinámicas que incluyen: juegos, rol-Play,
    ejercicios, música, expresión corporal, etc.

  • Aprende a controlar tus emociones

    Aprende a controlar tus emociones

    18 de Noviembre de 2015

    Como bien sabemos, a veces sentimos que nuestros sentimientos y emociones nos controlan a nosotros y no nosotros a ellos, pero vemos que hay personas que cuentan con mejores habilidades para llevar sus vidas de manera satisfactoria, y nos preguntamos ¿qué tienen ellas que nosotros no?  Pues tienen lo que llamamos destrezas emocionales, y estas les permiten manejar su vida de forma más agradable y eficaz.

    También podemos llamarle a esto inteligencia emocional puesto que esta es la que nos permite desarrollarnos de mejor forma en cada ámbito de nuestra vida, sin llegar a estresarnos y superando los obstáculos que se nos presenten.

    ¿Cómo hacer para tener siempre emociones positivas?.

    Hay que tener en cuenta que nadie está libre de tener emociones negativas, aun teniendo una inteligencia emocional desarrollada. Puesto que las emociones -tanto positivas como negativas- siempre estarán presentes, el secreto es identificarlas y saber porqué están allí para poder llevarlas como corresponda.

    Al identificar cada una de nuestras emociones podemos saber qué es lo que nos preocupa o nos hace sentir bien, y con esto podremos tener mejores relaciones con las personas que nos rodean y, más aun, éxito en cada ámbito de nuestra vida (inclusive en el laboral).

    ¿Porqué es importante saber llevar nuestras emociones de manera satisfactoria?.

    Una persona que sabe cómo manejar sus emociones tiene una vida de éxito, y no tanto por su inteligencia o decisiones, sino porque supo qué debía hacer para controlar cada una de ellas sin que estas hicieran venirse abajo todo en su vida.

    Porque, desafortunadamente, una persona con poco control emocional puede sentir que su vida no vale mucho o llegar a sentirse fracasado. Ya que las emociones negativas, como la ansiedad y el estrés, nos pueden traer grandes repercusiones, tanto físicas como mentalmente, si no son controladas desde que aparecen.

    Por ejemplo, la ansiedad nos afecta directamente en nuestro cuerpo, sintiendo un nudo en el estómago o la incapacidad de respirar, por eso es necesario identificar de donde viene esta ansiedad y buscar formas para saber manejarla.

    El saber controlar nuestras emociones nos hace sentir más capaces de enfrentarnos a diferentes retos, nos mantiene saludables, nos aleja de los trastornos como la depresión, nos ayuda a tener mejores relaciones con los demás, y puede evitarnos las consecuencias negativas como los cambios de humor drásticos, ya que estos afectan nuestras relaciones interpersonales.

    Algunas ideas para controlar nuestras emociones.

    Existen muchas formas de aprender a llevar mejor nuestras emociones y es lo que queremos ¿no? para disfrutar de una vida más plena. Aquí te daré algunos consejos sencillos para que puedas tener más control sobre ellas y, por ende, de tu vida:

    • Tener una buena salud mental consta de una buena alimentación, una buena rutina de ejercicios, dormir o descansar las horas suficientes.
    • Detenerse a pensar lo que nos sucede cada día, nos servirá para calmarnos cuando veamos que vamos a perder el control. Respirar o hacer relajación puede servirnos de ayuda para no ser víctimas del impulso.
    • Aprender a manejar nuestras habilidades de resolución de conflictos es esencial. No solo nos servirá para avanzar a nosotros mismos sino también para ayudar a los demás.
    • La terapia siempre es una buena opción viable en donde los expertos siempre estarán dispuestos a brindarnos herramientas necesarias para ayudarnos.


  • EL COMPROMISO, CUANDO LLEGA LA HORA

    EL COMPROMISO, CUANDO LLEGA LA HORA

    7 de Septiembre de 2015

    ¿POR QUÉ CAUSAS EL COMPROMISO DE PAREJA RESULTA TAN ESTRESANTE QUE ALGUNOS NO PUEDEN SOPORTARLO? ¿EXISTE EL MIEDO AL COMPROMISO?

    Estresante significa foco de angustia, de tensión. El iniciar una convivencia del tipo que sea implica varios factores a tener en cuenta:

    • Compartís vivienda y camino en la vida pero el otro no es una copia de ti, tiene sus propias costumbres y manera de ordenar sus cosas y llevar su vida. 
    • Cuando convives con la pareja también tienes que saber que tiene una familia detrás a la que debes tolerar aunque no te guste pues es su familia. 
    • Convivir no es “jugar a las casitas” sino también discutir y negociar los puntos de conflicto y al principio son bastantes.

    ¿CUALES PODRÍAN SER LAS CAUSAS DE QUE ALGUNAS CONVIVENCIAS FRACASEN?

    La causa principal es que, en ocasiones se inicia la convivencia o el matrimonio por causas erróneas como por ejemplo:

    •  Embarazo no deseado: La mayor parte de los matrimonios “de penalti” salen mal tarde o temprano porque la decisión de convivencia no fue libre y negociada sino condicionada por la llegada del bebé.
    • Sentimientos de soledad: Casarse no soluciona los problemas de soledad. Si tu relación no es lo que querías puedes sentirte aún más solo que antes.
    • Aburrimiento en la relación: Muchas parejas llegan a un estado de hastío y aburrimiento que intentan solucionar haciendo planes de convivencia. Es aquello de “todo se arreglara cuando nos casemos” y, mientras que están comprando un piso, arreglándolo y preparando la boda no se paran a meditar qué está pasando con su relación.  Pero cuando todos los preparativos se acaban y tienes al otro frente a frente vuelve de nuevo el aburrimiento. Nuestro consejo es “Si tu relación va mal no te cases, háblalo con tu pareja, puede que aún estés a tiempo de no cometer un error importante”. A veces es mejor romper a tiempo que llevar una relación que no te llena.
    • Presiones sociales y familiares: En ocasiones es la familia o el entorno el que presiona para el matrimonio “A ver cuándo te casas...” “Ya tienes edad de sentar la cabeza...” y frases por un estilo son la “comidilla” de cada día cuando pasas de los 25. La sociedad aún conservadora presiona para la creación de nuevas familias. Las personas que no pueden soportar la presión acaban formando un matrimonio que no deseaban realmente sino que se dedican a seguir una presión social. En otras ocasiones la presión es de la propia familia cuando ve que la pareja joven tarda en decidirse y aconsejan el matrimonio, incluso les buscan piso, etc. Pero si tú crees que aún no es el momento, que no conoces bastante a tu pareja... es mejor esperar.

    ¿QUÉ ES CONVENIENTE SABER A LA HORA DE LA CONVIVENCIA?

    Dejando claros los puntos anteriores es importante además resaltar varias cuestiones:

    Los problemas no se solucionan solos: Cierto, el cariño no basta para solucionar problemas que hay que negociar hablando. Igual que no se llena sola la lavadora ni se tiende la ropa sola tampoco se solucionan los problemas dejándolos pasar, hablarlos puede provocar una discusión pero callarlos es aún peor.

    Es muy importante quejarse de lo que no te gusta antes que guardarlo. Cuanto más cosas te guardes será peor porque irá aumentando poco a poco la pelota del resentimiento y esta acabará destrozando la relación. Esto sucede cuando te peleas con alguien y le sacas o le reprochas cosas que hizo mal hace tres años...esa persona ya no puede hacer nada, quizás lo hubiera hecho si se lo hubieras dicho hace tres años y no te lo hubieras guardado tanto tiempo acumulándolo en forma de resentimiento y dolor.

    No discutas en la cama: La cama es un lugar para dormir o hacer el amor, el dormitorio debe ser un lugar sagrado de relax y no de discusión. Cuando tengas que hablar de problemas conyugales no elijas la cama sino cualquier otro lugar de la casa o una cafetería. Si tu lecho conyugal se convierte en una sala de disputas se llenará de vibraciones negativas que no te ayudarán mucho a mejorar tu vida sexual. Algunos expertos dicen que también es importante no irse a la cama enfadado sino hablar lo que sea antes de ir a dormir pero el caso es que cuando es tarde y al día siguiente hay que madrugar a veces es necesario posponer el diálogo y también puede ser adecuado si el ambiente está muy cargado y podríamos decir cosas que no sentimos. En ocasiones es  mejor posponerlo para un momento en el que estemos más calmados y podamos hablarlo con calma.

    No comentes tus problemas conyugales con tu familia: Las parejas pasan mucho tiempo discutiendo al principio de la relación pero luego se arreglan y “tan contentos” pero si le comentas a tu madre lo egoísta que es tu marido cuando estás enfadada con él seguramente no le perdonará aunque tú lo hagas. Y no lo hará porque es tu madre y sólo ve lo que tú le cuentas y se pondrá, naturalmente de tu parte. Cuando tu marido o tú rectificáis y se arregla el problema tu madre no está presente y sólo recordará la cara de disgusto que tú tenías el día que se lo contaste. Evidentemente esto enturbiará las relaciones entre tu marido y tu madre y luego te tirarás de los pelos por habérselo contado. Si tienes necesidad de desahogarte y no te basta con decírselo a él puedes hacerlo con una buena amiga o buscar un psicólogo que te ayude a ver otros puntos de vista sobre la cuestión.

    La clave está en la negociación; Negociar es poner en la mesa los deseos de uno y del otro e intentar llegar a una resolución satisfactoria para ambos. A veces es imposible y uno de los dos tendrá que ceder, se supone que debería ceder el que menos pierde en la cuestión pero el otro tendrá que tenerlo en cuenta porque posteriormente tendrá que ser capaz de ceder también. Es importante saber que no siempre se pueden hallar soluciones “a gusto de todos” sino que a veces hay que saber comprender, tolerar y ceder aunque no nos guste, en esto consiste también la convivencia. Si no quieres ceder es mejor que vivas solo, serás más feliz. Sin embargo la cuestión de ceder tiene que ser un “toma y daca” no debería ceder siempre el mismo pues con el tiempo sentirá que al otro no le importa la relación.

    Respeta el espacio del otro: Puede que tu odies que esté cada viernes viendo el fútbol por la tele cuando podríais hacer algo juntos pero si ver el partido forma parte de sus “hobbies” hay que respetar este espacio privado. Seguramente tú también tienes tu espacio cuando sales con tus amigas o te encierras a leer tu libro favorito mientras él hace cualquier otra cosa. Convivir no significa ser iguales, cada uno puede tener sus gustos y aficiones diferentes que hay que respetar. Es importante tener algo más que el trabajo y la relación de pareja, tener otros intereses u otras relaciones enriquece a la persona y si la persona se siente bien aportará positividad a la pareja, si te sientes frustrado y mal contigo mismo la relación de pareja también se resentirá.

    SI INTENTAS COMUNICAR...HABLAR LAS COSAS CON TU PAREJA PERO NO TE ESCUCHA O NO LLEGÁIS A UN ACUERDO... ¿QUÉ SE PUEDE HACER?

    Si la relación se ha deteriorado tanto que tu pareja no tiene interés en escuchar lo que piensas o lo que sientes vamos mal pero puede hacerse un nuevo intento si los dos ponen algo de su parte y aún queda algo de cariño entre ambos. 

    A veces hay parejas que están juntas no porque se quieran sino porque se necesitan (para no sentirse solos) o porque se han acostumbrado, pero son dos completos desconocidos el uno para el otro, ya no es una relación de pareja sino un acuerdo de convivencia que, a veces, incluso funciona. 

    La salida que podemos encontrar es la terapia de pareja en la cual los miembros de la pareja pueden aprender y mejorar sus hábitos de comunicación. Es sorprendente cuantos malentendidos en la pareja se solucionan con un adecuado entrenamiento en hábitos de comunicación. Los hombres y las mujeres vemos las cosas de forma diferente y tenemos estilos distintos a la hora de comunicar que es necesario conocer.

    En la terapia se fomenta un contexto de sinceridad y comunicación que, a veces, en casa no es posible. Tener delante a un psicólogo experto en el tema que no culpa a ninguno de los dos sino que intenta averiguar qué funciona mal y ayudar a la pareja hace que los miembros se relajen, no hay culpables, los dos están haciendo algo mal y se unen para solucionarlo. A veces la terapia de pareja puede servir para que el matrimonio se dé cuenta de que no son compatibles, no tienen nada en común y lo mejor para ambos sería la ruptura y tampoco es tan terrible...en ocasiones, romper puede ser lo mejor para los dos.

    Lecturas recomendadas:

    Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus: John Gray. Edit. Grijalbo.

    ¿Eres mi media naranja?: Bárbara de Angelis: Edit. Grijalbo.

    Secretos de los hombres que toda mujer debería saber: Bárbara de Angelis;Edit.Grijalbo.

    El camino del encuentro, Jorge Bucay. Edit: Debolsillo

  • POR QUÉ ES TAN DÍFICIL SEPARARSE Y DIVORCIARSE

    POR QUÉ ES TAN DÍFICIL SEPARARSE Y DIVORCIARSE

    7 de Septiembre de 2015

    1.  LA COMPLICACIÓN DE SEPARARSE O DIVORCIARSE ¿ES VERDAD LA AFIRMACIÓN DE QUÉ ANTES NO HABÍA TANTAS SEPARACIONES?


    Porque hace 20-30 años había una serie de factores socioculturales que no daban lugar a esta situación de separación de la pareja. 

    Una de ellas era la creencia de que hay que aguantar . 

    ¿A que se debía esta creencia del hay que aguantar?

    • Por un lado a las creencias religiosas. Cuando las parejas se casaban la iglesia sentenciaba: “lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre...y hasta que la muerte los separe”. Estaba por otro lado la idea de que “la vida es un valle de lágrimas, un tránsito hacia un paraíso mejor” y mientras hay que aguantar con lo que venga.

    • La dependencia económica de la esposa con respecto a su marido porque la esposa no trabajaba fuera del hogar. Bien era ama de casa o trabajaba en negocios familiares o en el campo con el marido. No tenía un sueldo propio.

    • Otra creencia es que los hijos sufrían menos si se aguantaba el matrimonio que rompiéndolo. La psicología actual ha demostrado que los niños sufren igual dentro de un matrimonio con problemas,  se separen sus padres o no puesto que, una vez se termina el afecto entre la pareja, ya no existe el matrimonio sino que se trata de un acuerdo de convivencia y “aguante” por los hijos y los niños lo perciben.

    Debido al papel que representaba la mujer en la sociedad:

    La mujer cuando se casaba asumía los papeles de esposa, ama de casa y madre y no se preguntaba ¿Qué deseo yo como mujer? Es decir no se planteaba otras alternativas de vida estuviera a gusto o no en su matrimonio. El proyecto de vida de la mujer estaba definido como ”casarse y tener hijos”. Estaba muy claro que era lo que la mujer tenía que ser y lo que tenía que ser. Así pues salirse del papel que le imponía la sociedad era penalizado o mal visto por todos; por ejemplo se hablaba despectivamente de las “solteronas” o de las mujeres a las que había abandonado el marido con comentarios del tipo: _ “seguro que ella se lo ha buscado”.

    Debido a cuestiones de tipo social:

    • La carencia de medios de transporte adecuados, como tenemos en la actualidad, hacía difícil trasladarse de población. Esto impedía a la pareja separada “rehacer su vida” puesto que también compartían los amigos, compañeros de trabajo, etc  que vivían en el mismo pueblo o ciudad.

    • Otro factor importante era el desprecio social que sufrían los miembros separados de la pareja, sobretodo la mujer. A ambos miembros se les veía como fracasados en el proyecto de vida de matrimonio feliz.

    • La imposibilidad de la mujer separada para buscar trabajo por su cuenta y ocuparse  a la vez de los hijos (no había guarderías como ahora y tampoco recursos económicos para canguros, etc).

    • La ley en España no permitía el divorcio y los miembros de las parejas separadas cuando rehacían su vida con otra persona  se veían obligados a hacerlo de forma ilegal (no podían volver a casarse ) exponiéndose de nuevo a la crítica y al desprecio social. 

    2. ¿ QUÉ HA SUCEDIDO EN LA ACTUALIDAD PARA QUE SE HAYA INCREMENTADO EL NÚMERO DE SEPARACIONES?

    • En primer lugar ha habido un cambio en el sistema jurídico en el que se permite la separación y el divorcio.

    • Los mandatos de la Iglesia han pasado a un segundo plano a nivel social.

    • La masiva incorporación de la mujer al estudio y al trabajo le permite mayor independencia de pensamiento y económica. Debido a esto la mujer tiene otras relaciones (laborales, amistades, etc) diferentes a las de su esposo y en caso de separación no se encuentra tan aislada.

    • La aparición de los métodos anticonceptivos ha permitido a la mujer la posibilidad de elegir con respecto a la maternidad.

    • La cultura del momento (TV, películas...) muestra una mujer más independiente, que mira por sus necesidades y también vende la imagen de que no es tan terrible estar separado.

    3. ¿CUÁNDO SE PLANTEA UNA PERSONA LA SEPARACIÓN?

    • Cuando la pareja ha llegado en su evolución a una serie de diferencias en la convivencia importantes para ellos que no pueden resolver dentro de la pareja y llegan a la conclusión de que lo mejor es separarse.
    • Cuando uno de los cónyuges se ha enamorado de otra persona o ha habido una infidelidad comprobada y el otro no consigue o no quiere perdonar.
    • Cuando uno de los cónyuges desarrolla una patología mental o adicción y el otro le ha apoyado pero no se resuelve y la convivencia se hace insostenible.
    • Cuando se acaba el amor y la pareja ya no tiene proyectos en común o ilusión por permanecer en una convivencia.

    4. ¿POR QUÉ SIGUE SIENDO DIFÍCIL SEPARARSE?

    • En primer lugar porque se ha invertido mucho tiempo y esfuerzo en la relación de pareja y a nadie le gusta perder sus inversiones . Se han compartido vivencias, paternidad, bienes económicos, etc. Es como si la persona no se viera a sí misma fuera del matrimonio.

    • La economía dificulta la independencia de cada uno de ellos por separado.

    • De nuevo por temor a herir a los hijos, la creencia de que van a sufrir.

    • La familia no suele apoyar la separación de la pareja. La generación anterior es precisamente la del  “aguante”.

    • El miedo :

    • A la soledad
    • Las represalias del otro (malos tratos)
    • Al rechazo social

    • El hecho de que no haya un conflicto grave, como malos tratos, alcoholismo o infidelidad impide que algunas personas se sientan con derecho a pedir la separación. A veces el motivo es que se ha acabado el amor.

    • Cuando solo uno de los dos miembros de la pareja desea separarse es más difícil tomar la decisión porque no hay un acuerdo entre los dos.

    • El hecho de no querer perder contacto con relaciones comunes de ambos (amigos, familiares, etc).

    • El dolor del cónyuge que aun sigue amando al otro y la culpa del que toma la decisión provocan mucho malestar emocional que dificulta la toma de decisiones, la ansiedad, la tristeza y la rabia de los inicios de la separación bloquean a las personas para negociar una buena separación y para repartirse los bienes o tomar decisiones respecto a los hijos.

    5. ¿QUÉ MOTIVOS LLEVAN A LA DECISIÓN DE SEPARARSE?

    • El nivel de sufrimiento de al menos uno de los miembros de la pareja es insostenible.

    • La esperanza de una vida alternativa fuera de la relación.

    • La presión de los hijos o de la familia para la separación.

    6. ¿QUÉ PUEDE FACILITAR LA SEPARACIÓN?

    • Solucionar la cuestión económica. En el caso de la mujer es preferible que busque un trabajo si ve inminente la separación puesto que se sentirá más libre para elegir.

    • Separarse temporalmente para comprobar cómo se sienten, qué ocurre, cómo se desenvuelven fuera de la relación y de esta forma empezar a perder los miedos a la separación.

    • Puede hacerse terapia de pareja cuando ambos miembros no están del todo convencidos de la separación y quieren intentar un arreglo. La Terapia de Pareja no tiene como objetivo unir o arreglar el matrimonio sino trabajar para clarificar qué está pasando en la relación y tomar decisiones para salir adelante, sea manteniendo el matrimonio o bien separándose.

    • Actualmente existe la figura del mediador familiar que también ayuda a la gestión de una separación amistosa.

    • Alguno de los miembros podría buscar ayuda profesional (psicológica) para que le facilite tomar una decisión hacia la continuación o no de la vida en pareja.

    • El llegar a acuerdos ,entre los dos miembros de la pareja, con respecto a los hijos y a la cuestión económica, separación de bienes, etc y así se le facilita a la mujer desempeñar otro papel que no solamente de esposa y madre.

    • Los Ayuntamientos proporcionan asesoramiento de tipo legal (abogados de oficio), prestaciones económicas y apoyo psicológico a mujeres sin recursos que desean separarse. En caso de malos tratos  incluso  se les proporciona vivienda.

    • Hay asociaciones de separados que también pueden asesorarte y una vez que se ha tomado la decisión te pueden servir de punto de partida hacia nuevas relaciones, conocer personas con tu misma problemática, hacer actividades, etc.

  • PADRES MIEDOSOS, HIJOS FÓBICOS

    PADRES MIEDOSOS, HIJOS FÓBICOS

    7 de Septiembre de 2015

    1.- MI HIJO ES MIEDOSO ¿TENGO YO LA CULPA? ¿Y SI LE PASA ALGO POR NO PREOCUPARME?

    Todos los padres temen que a sus hijos les pase algo irremediable aunque hay algunos de estos padres que presentan una preocupación excesiva por los peligros con que se pueden encontrar y es entonces cuando intentan que se eviten esas situaciones por el temor a perderlos. Se trata de padres que por su historia personal o bien se encontraron en su infancia con situaciones duras en sí mismas (una o varias pérdidas)o bien recibieron una educación hacia la evitación de éstas y siguen ese patrón de comportamiento que aprendieron en casa. Esto va muchas veces unido al hecho de que lo que les pasa a nuestros hijos mientras son pequeños es responsabilidad nuestra y los padres que ya de por sí muestran un gran temor son también padres que podríamos llamar hiperresponsables, en el sentido de que en muchas ocasiones magnifican las consecuencias de los actos de sus hijos y se sienten culpables por haber decidido por ellos algo que entraña algún peligro.

    La actitud de estos padres temerosos es en sí misma excesivamente cuidadosa, justificando en todo momento cualquier decisión que toman con respecto a sus hijos: lo hago por su bien, para protegerlo, para que no le pase nada malo,... Si hacemos un repaso de su propia vida veremos que también con respecto a ellos mismos han adoptado una actitud de temerosidad ante la vida en general, lo que les ha llevado a evitar muchas situaciones y no arriesgarse o sólo mínimamente y cuando es necesario.

    2.- TOMAR CONCIENCIA DE LAS REPERCUSIONES DE NUESTROS PROPIOS TEMORES

    Quizá los padres no se dan cuenta hasta qué punto los hijos imitan las actitudes de los padres. Es evidente que los niños tienen como modelo unos adultos a los que consideran poderosos, sabios, que se supone que saben lo que hacen y por tanto a los que imitan. Si los padres interpretan una situación como peligrosa los hijos es probable que también lo hagan de la misma manera, sobre todo si es el primer hijo. El segundo en contraposición con su hermano mayor tiene más probabilidades de poder luchar contra esas normas estrictas y a valorar más adecuadamente lo que es justo pues ya tienen otro modelo a seguir o no seguir que es su hermano además de sus padres. Pero tampoco se salvan de ese temor, aunque sea menos intenso.

    Si no dejamos que nuestros hijos exploren por sí mismos la peligrosidad que entrañan ciertas situaciones no les ayudamos a cometer errores y por tanto a aprender de ellos. Son ellos mismos los que poco a poco deben aprender de la vida misma y de los que se les presenta dia a dia. Aconsejarlos es muy importante pero dejarles que tomen las decisiones mínimamente en lo que ellos estén capacitados por edad también lo es. Todo ello para darles la oportunidad de tener una confianza en sus propias acciones, en sí mismos. Darles la oportunidad de hacerse inmunes de alguna manera ante los peligros, en el sentido de que sepan hasta dónde pueden llegar, sus propios recursos para defenderse ante la vida, prever las consecuencias de sus actos. En definitiva aprender de ellos mismos, a conocerse cada vez mejor. Si esto no ocurre nos encontraremos con niños/as que piensan que no son capacer de solventar muchas de las situaciones que se le presentan, dudan constantemente de dónde están sus límites, sus recursos y hasta pueden tener una concepción de la vida cono peligrosa y que es necesario evitar situaciones en que es posible que fallen o no sepan qué hacer. Estamos hablando del desarrollo de una baja autoestima.

    Sin darse cuenta los padres temerosos interpretan de forma negativa muchas de estas situaciones de la vida sin tener en cuenta las cosas positivas que se derivan también de ellas, el otro lado de la moneda que también hay que tener en cuenta, que es el lado del “sentir”, vibrar, en definitiva vivir con todas las consecuencias. Ese lado que se olvida en muchas ocasiones es muy importante que se transmita a los hijos pues les hemos traído al mundo, entre otras cosas, para que sean felices, para que vivan, para que sientan cosas y no les podemos evitar todo eso pues tarde o temprano se van a encontrar con que la vida misma les ofrecerá la oportunidad de vibrar en todos los sentidos, de sentir alegría, rabia, pena, tristeza, ira, cólera, amor, inquietud, preocupación, miedo, enfado,... y si no está preparado para ello intentará evitar lo que precisamente caracteriza al ser humano como tal, “ser humano”, sentir todas las emociones que existen para poder diferenciarlas y saber cómo solventar las situaciones que se derivan de ellas. De lo contrario todo lo vivirá desde el lado de una sola emoción, el miedo, intentando que desaparezca y no intentando superarlo.

    3.- MENSAJES DE PELIGRO

    Tratar a un niño como si fuera de porcelana ya se nota desde la cuna, cogiéndolo con mucho cuidado, avisando a los demás de que lo hagan de la misma manera porque se puede caer,... Es una actitud que denota miedo.

    Otra demostración de miedo es a enfermar. Estar muy al tanto de qué tocan, qué cogen del suelo, qué chupan, qué comen, cómo se ensucian,... con todo ello no les dejamos que se inmunicen, que adquieran defensas orgánicas, que su sistema inmunológico se desarrolle con normalidad. Tiene que convivir con su entorno y en él hay tanto limpieza como suciedad. Si este niño se encuentra con la suciedad, en una situación de probable infección, será más fácil que se contagie si no está inmunizado, si su sistema inmunológico no reconoce esa bacteria o virus y no se el puede vacunar para todo.

    Cuando un niño/a comienza a caminar los peligros son mayores en este sentido pues se cae y gatea, está en contacto con el suelo la mayor parte del tiempo y no se le puede limpiar las manos cada vez que se cae o lavar el chupete cada vez que cae al suelo, no podemos estar al tanto de cada uno de los movimientos de nuestro hijo. Los mensajes como: “cuidado, agárrate bien que no te caigas”, “no vayas po rahí que te puedes caer”. Si se cae corres a cogerlo y abrazarlo porque se ha podido hacer daño. Si se ha hecho es importante que vea que tiene una persona que le puede consolar y tranquilizar de que no ha pasado nada y tiene solución, pero si comprobamos que no se ha hecho daño dejarlo que se levante solo y vuelva a intentarlo de nuevo.

    Otra de las situaciones que entrañan cierto peligro es la guardería y el colegio. Los padres temerosos “avisan demasiado” de todo lo que puede suceder. Es importante prepararlos para que no se sientan solos, abandonados, asegurarles que se lo van a pasar bien y conocerán a muchos niños,... pero dejar al mismo tiempo que exploren por sí mismos esa nueva situació, que expliquen sus vivencias de forma positiva cuando vuelven a casa y confiar en los profesionales, que saben lo que hacen.

    Otros mensajes de peligrosidad se dan con frecuencia cuando aprende a ir en bici, cuando aprenden a nadar, en sus primeras salidas con el colegio, excursiones, colonias, esplais,...: “ve con mucho cuidado que puedes caerte y romperte la crisma”, “es muy pequeño para aprender a nadar”. Los niños pueden empezar muy pronto a aprender, cuanto antes mejor, es mejor saber nadar enseguida que evitar situaciones de peligro de ahogo (sí evitarlas si de verdad son muy peligrosas). 

    4.- ¿CÓMO TENEMOS QUE HACERLO?

    Prevenir siempre es necesario cuando vemos que la situación puede entrañar algún peligro, aconsejar de las posibles actuaciones en caso de necesidad, pero el límite estaría en “avisar de todo lo que puede suceder”. Con ello se quedará con la idea de que se encontrará con muchos peligros e irá con miedo. Ser sinceros de lo que puede ocurrir es bueno para que piensen en las consecuencias y puedan prevenirlas pero aullentar es malo porque les creará un nerviosismo tal que la misma preocupación hará que no vivan con naturalidad la situación. Debemos dejarles que exploren con cierta libertad, que se muevan, que sientan, que sepan cómo superar los miedos, no evitarlos, que se enfrenten a las situaciones, que vean el lado positivo de las cosas, también con los riesgos que entraña, naturalmente.

    Dejarles ir de colonias, a los esplais. Es una gran oportunidad para que conozcan otras personas, que se relacionen con chicos y chicas, niños y niñas de otros lugares, de otras edades, que interaccionen de forma natural con los demás. Para ello los padres se preparan informándose del lugar donde los envían, claro está, sabiendo quiénes son los profesionales que van a encargarse y responsabilizarse de sus hijos durante unos días, qué titulación tienen, el lugar donde van a asistir, si hay o no médicos cercanos al lugar, socorristas, recursos en caso de urgencias, emergencias,... Si reúne las condiciones necesarias no se lo piensen más. A partir de los 4años ya pueden irse unos cuantos días fuera de casa

  • APRENDE A DECIR QUE NO

    APRENDE A DECIR QUE NO

    7 de Septiembre de 2015

    1. ¿ES CIERTO QUE A ALGUNAS PERSONAS LES RESULTA DIFÍCIL DECIR QUE “NO” A ALGO Y LUEGO LES CREA PROBLEMAS?

    Si, en algunas ocasiones llegan a meterse en verdaderos compromisos o líos que no les interesan en absoluto y hubiera sido más fácil decir que “no”, simplemente. 

    Si le cuesta decir que “no”, es probable que se encuentre a menudo haciendo cosas que preferiría no hacer.  Esta situación acaba provocando con el tiempo una acumulación de frustración y resentimiento hacia los demás llegando a estropear las amistades y las relaciones.

    Acceder a las peticiones de los demás cuando preferiría negarse provoca estrés y tensiones en su organismo como p.ej: dolores de cabeza, insomnio,etc.

    2, ¿ POR QUÉ ES IMPORTANTE APRENDER A DECIR QUE “NO”?

    Pues porque uno no puede vivir pendiente de las presiones y exigencias de los demás, uno debe sentirse libre para elegir y sólo así sentirse a gusto y en paz consigo mismo. Si uno hace lo contrario de lo que desea hacer evidentemente no tiene mucha paz interior como persona y se siente mal consigo mismo.

    Decir “no” es tomar las riendas de la propia vida y de tu tiempo. Además decir que “no” de forma directa y abierta contribuye a mejorar la seguridad en uno mismo y también en las relaciones. Evidentemente uno se siente más a gusto en una relación en la que sabe que puede negarse y que no pasa nada, el otro respeta tu decisión.

    3, ¿POR QUÉ MOTIVOS LES SUELE COSTAR A ALGUNAS PERSONAS NEGARSE?

    La mayor parte de estas personas quieren ser “buenas personas” y desean como objetivo casi prioritario de su vida ser queridos y caer bien a los demás. Suelen tener una serie de creencias como por ejemplo:

    • “La gente buena hace cosas por los demás”
    • “Negarse es ser egoísta y de mala educación”
    • “Los demás son más importantes que yo, no me puedo negar”
    • “Si les digo que “no” se molestarán, se enfadarán y dejaré de caerles bien”
    • “Necesito que los demás me necesiten, estar ocupado, así me siento importante”

    No hemos de pensar que estas personas son tontas o manejables sino que por aprendizaje, generalmente familiar, quizás porque tuvieron unos padres muy dominantes o de mucho carácter, con el tiempo aprendieron a callar y ceder y por  supuesto no aprendieron a decir que “no” cuando lo que se les propone no les interesa y casi, por impulso dicen que si y acaban haciendo cosas que no desean.

    También puede suceder que se trate de personas que han aprendido que lo que ellos desean no es importante, quizás no se les hacia demasiado caso cuando daban su opinión sobre las cosas, y por lo tanto acaban asumiendo que el criterio y opinión de los demás es más importante que el  suyo y es mejor seguirlo que enfrentarse.

    En cuanto a lo de enfrentarse y, quizás esta es la causa más común del impedimento para decir que “NO”. El temor al enfrentamiento con la otra persona si no accedes a sus deseos, el miedo a perder la relación o la amistad suele ser lo que hace que estas personas teman decir la palabra clave...”NO”. En este caso suele tratarse de personas que piensan que discutir o pelearse es terrible y valoran la paz por encima de sus propias necesidades, lo malo es que con el tiempo este comportamiento crea frustración y resentimiento hacia los demás porque tienen la sensación de que todo el mundo se aprovecha de ellos.

    Otra postura puede ser la de “Si le digo que “no” pensará...que no le quiero, que no quiero ayudarle...etc” . En este caso es que la relación con la otra persona no está basada en la sinceridad pues en una relación auténtica, sea del tipo que sea, se respeta la libertad del otro de negarse a hacer algo puesto que es libre de elegir. Si uno no se siente libre de elegir decir si o “no” esta relación no es demasiado sana y evidentemente una de las partes sale perdiendo.

    4. ¿QUÉ ERRORES ESTÁN COMETIENDO ESTAS PERSONAS?

    Los razonamientos o creencias de los que hemos hablado anteriormente parten de dos errores fundamentales. En primer lugar creer que rechazar una petición es lo mismo que rechazar a la persona que la hace. Hay una gran diferencia entre rechazar una invitación y rechazar a la persona que la hace, no tiene nada que ver y si el otro se lo toma así es su problema.

    En segundo lugar exagerar el hecho de que al otro le va a costar aceptar la negativa. La mayoría de la gente se conforma con una negativa sincera si se expresa adecuadamente incluso mejor que con una mala excusa. Muchas veces ayuda a profundizar en la relación puesto que la sinceridad da libertad para elegir, para expresar tus deseos, si quieres o “no” quieres hacer algo, y tus sentimientos y le permite volver a pedirnos algo otra vez sin resentimientos.

    5. ¿ CÓMO PUEDEN EMPEZAR ESTAS PERSONAS A DECIR QUE “NO”?

    Decir que “no” les costará bastante la primera vez porque significa enfrentarse a todos los miedos de los que hemos hablado antes, sobretodo al posible rechazo por parte de los demás y enfrentarse a los propios miedos siempre es difícil. Sin embargo, con la práctica cada vez resultará un poco más sencillo.

    Cada situación requiere una respuesta diferente y es conveniente conocer distintas formas de negación apropiadas para casos distintos. A menudo la forma en que nos piden algo influye en nuestra manera de responder, por lo que es conveniente aprender a reconocer el tono de la solicitud. Por ejemplo, no daremos la misma respuesta a un vendedor que insiste que a un amigo con verdadera necesidad de ayuda.

    A continuación voy a dar una serie de pautas para decir en serio que “no”:

    1. SEA BREVE. Conteste con pocas palabras, sea directo y evite irse por las ramas justificándose como si estuviese haciendo algo malo.

    2. SEA EDUCADO. Dele las gracias por su invitación ,por ejemplo: “Te agradezco que cuentes conmigo para lo del sábado pero no va a poder ser”.

    3. NO PIERDA EL CONTROL.  Mantenga la calma, hable pausadamente, no está haciendo nada malo.

    4. SEA SINCERO. Frases sinceras como “Me cuesta mucho decirte esto pero...” pueden ayudarle a negarse al principio.

    5. PRACTIQUE delante de un espejo sus frases y gestos negándose de formas distintas, luego póngalo en práctica.

    También hay varios tipos de negación para distintas situaciones:

    1. DECIR QUE “NO” SIMPLE Y LLANAMENTE

    El objetivo es dar una negativa sin disculparse. La otra persona tiene un problema pero no vamos a permitir que lo cargue sobre nosotros. Sobretodo es eficaz con los vendedores pesados “No, no me interesa”.

    2. “NO” REFLEXIVO

    Se reflexiona sobre el contenido y las consecuencias de la petición para rechazarla luego sin titubeos: “Ya sé que las cartas son urgentes pero ahora no puedo ir a correos”.

    3. “NO” RAZONADO

    Se expone brevemente el auténtico motivo del rechazo: “No puedo echar las cartas al buzón esta tarde porque he quedado con un amigo”.

    4. “NO” TEMPORAL

    Consiste en negarse a satisfacer la petición en el momento pero deja la puerta abierta para otro más adecuado: “No puedo llevar las cartas esta tarde pero si mañana”.

    5. “NO” INTERROGATIVO

    No es definitivo, es una invitación a negociar: ¿Puedo llevar las cartas en otro momento?

    6. “NO” REPETITIVO

    Consiste en repetir una frase corta de negación una y otra vez:

    _ No, no puedo ir a Correos

    _ Venga mujer las cartas tienen que llegar mañana.

    _ No, no puedo ir a Correos

    Este sistema es muy recomendable con personas insistentes.

  • LA MANIPULACIÓN PSICOLÓGICA

    LA MANIPULACIÓN PSICOLÓGICA

    7 de Septiembre de 2015

    1.- ¿QUÉ ES LA MANIPULACIÓN PSICOLÓGICA?

    Todos nos podemos encontrar en situaciones de la vida diaria con personas que se sienten bien en una posición de dominancia ante los demás. Este tipo de personas piensan en la mayoría de las ocasiones en su propio beneficio sin tener en cuenta el perjuicio que pueden causar en otros, a veces ni siquiera les importa. Es difícil manejar situaciones ante personas de este tipo porque constantemente tenemos que preguntarnos en qué nos benefician o nos perjudican sus actuaciones. La convivencia con ellos es muy difícil porque siempre anteponen su bienestar al de los demás. Son personas manipuladoras. Otras veces no depende del otro sino de nosotros mismos si salimos o no perjudicados. Nuestra respuesta marca mucho el futuro de la interacción. Si nos damos cuenta que una determinada actuación nos afectará pongamos remedio cuanto antes si no de lo contrario esa persona pensará que no te importa lo que ha sucedido y seguirá haciendo lo mismo constantemente. Lo que es bueno para alguien no tiene que ser también bueno para ti y es por eso que debemos mirar por nuestras propias necesidades y deseos.

    En este segundo caso hay algo que se repite con mucha frecuencia en personas que se dejan manejar por los demás y es tan simple como pensar que el otro siempre tiene más razón que uno mismo, que las opiniones ajenas son más importantes que las propias. Desde fuera se ve muy claro que esto no es así, que cada uno tiene sus propias opiniones sobre las cosas, la vida, las relaciones,... y eso no significa que estés equivocado cuando otro expone algo diferente. Debajo de esta idea se esconden otras que lo único que hace es que esa persona sufra enormemente. La duda constante de lo que se hace o lo que se dice conlleva a autocriticarse constantemente y de manera acusada cuando las cosas no salen como a alguien le gustaría y eso lleva en muchas ocasiones a justificar la propia actuación e incluso a pedir disculpas por algo que es posible bajo su punto de vista ya estaba bien hecho. Otra cuestión que se repite es evitar el posible enfrentamiento: “no le digo esto o aquello o no hago esto o aquello porque se puede enfadar conmigo”.

    2.- ¿ES ESTO MASOQUISMO?

    El masoquismo tiene que ver en sus raíces con el placer que puede producir el daño físico en una relación sexual, aunque más tarde se ha ampliado al terreno interpersonal. Pero en este caso nos referimos a la persona que en su vida cotidiana se culpa y subordina sus propios intereses y necesidades a las de otros. Está sufriendo, es evidente, se queja muchas veces de la conducta de los demás, pero no se siente con fuerza para remediarlo. La manera activa del masoquismo es la que se ve desde fuera, de esa persona que se compara constantemente con otras autocriticándose al mismo tiempo, la que se culpa de los fallos de una manera exagerada, la que pone el grito en el cielo pensando en las consecuencias que podría tener una determinada actuación,...

    La manera pasiva es aquella que no sale a la luz de forma tan clara: alguien que permanece en una relación que no le conviene, ya sea de pareja o de amistad, que incluso le puede estar reportando dolor físico y psíquico, alguien que desempeña un trabajo que le resulta en cierto modo degradante para su propia persona,...

    Cuando nos encontramos con una persona de este tipo veremos si ahondamos un poco que sus actitudes muestran inseguridad y una sensación de insuficiencia constantes. Cuando exponen sus propias opiniones siempre tienen en cuenta qué puede ser que opinen los demás que están a su alrededor y en muchos casos participan poco o nada en las conversaciones por si pudiera ser motivo de discusión o disputa.

    Por tanto la mayoría de  sus relaciones estarán marcadas por el dominio del otro sobre ésta y como consecuencia una sumisión por su parte.

    3.- TIPOS DE MASOQUISMO

    El tipo masoquista perfeccionista es aquel que piensa en términos de todo o nada, o soy el mejor o no soy nada. Si en algún momento puede llegar a pensar que lo que se va a hacer o decir no será lo “correcto” evitará enfrentarse a dicha situación. Tiene que estar muy seguro que saldrá bien, pero como sus expectativas son muy altas con respecto a sí mismo en la mayoría de los casos no lo hará. Esto es una trampa puesto que por todo ello sufre constantemente. Por este mismo motivo son personas muy trabajadoras y responsables, siempre tienen que ofrecer el máximo debido a su autoexigencia y siempre están dispuestos a quedarse más horas en el trabajo, a ofrecer su ayuda en cualquier momento aunque incluso salgan perjudicados,...Se sienten a menudo deprimidos, tristes por no llegar donde se habían propuesto o se supone que los demás esperan y se preguntan: ¿qué he hecho mal?

    El masoquista complaciente es siempre obediente, es el buen amigo siempre atento y dispuesto a apoyar. Muy compasivo sobre todo por las personas que tienen una posición inferior, muy altruista y al servicio de los demás. No desean de ninguna manera enemistarse con los demás, quieren agradar a todo el mundo, son demasiado modestos y no se sienten bien en puestos que requieran ciertas dotes de mando, por tanto evitarán los ascensos. Luchan por las buenas causas, por los demás pero no por ellos mismos. Jamás critican o se quejan de los demás y evitan sentir ira, enfado, resentimiento o celos.

    El masoquista mártir es el que se compadece constantemente a sí mismo, tiene una visión negativa de la vida y las cosas y espera lo peor de ellas. Es una posición de víctima en todos los terrenos de su vida, pero no acepta las críticas y culpa a los demás de los problemas, es rencoroso y envidioso de los que considera que están mejor que él. Las injusticias hacia su propia persona son una tónica constante en su tipo de pensamiento, la mala suerte que tiene en la vida, pero la queja no denota en ningún momento una lucha para que no suceda sino que se sufre en silencio y como no acepta las críticas le cuesta pedir ayuda.

    El masoquista evasor es aquel al que le cuesta mostrar, expresar sus sentimientos de una manera adecuada. Puede estar diciendo algo y expresando físicamente otra: estar enfadado, por ejemplo, y parecer que está triste. Le cuesta tomar decisiones y cuando lo hace es porque resulta imprescindible, lo que tiene que ver con su idea del mundo: es peligroso y mejor no arriesgarse y estar en un lugar seguro por si acaso. Prefiere eludir la responsabilidad y por miedo a los peligros realiza las cosas en el último momento. Como se niegan sus propios sentimientos para no sufrir constantemente tienden a padecer enfermedades psicosomáticas: dolores de cabeza, de espalda, gastrointestinales,... así como ansiedad, fobias y accesos de ira cuando no es el momento.

    4.- ¿CÓMO PUEDO EVITAR SER MANIPULADO?

    Una de las cosas que se repite con mucha frecuencia en este tipo de personas es el hecho de que tienen muchos miedos, a no ser reconocido, a no ser aprobado por los demás, a equivocarse, a no tener razón, a la crítica,... En muchas ocasiones no pueden comprobar muchas de esas cosas porque precisamente no se enfrentan, no tienen o no se ofrecen la oportunidad de saber si están o no en lo cierto. Cuando comienzan a poner un poco de su parte y a arriesgarse ante la vida, a sentir, a equivocarse, ellos mismos se dan cuenta que no es tan terrible, que los demás no les dejan de lado porque lo hagan, que pueden expresar abiertamente sus opiniones y eso no significa que los otros tengan que opinar lo mismo, sólo es diferente, no errónea.

    Darse cuenta que uno no puede gustar a todo el mundo ayuda a ver la vida desde otra perspectiva: yo soy yo con mis propias opiniones, mis gustos, preferencias y mis necesidades. Cuando hablamos de necesidades nos referimos sobre todo a las básicas que todo ser humano se merece: ser respetado, querido, tenido en consideración igual que nosotros lo hacemos con los demás. En estas personas estas cualidades no son tenidas en cuenta muchas veces y eso hace que nos preguntemos si serán capaces de defender esos derechos. Si uno hace un examen de conciencia y se da cuenta que esto no está ocurriendo en su propia persona es el momento de hacer un repaso de las situaciones por las que pasa diariamente y observar, como si lo hiciese desde fuera, en perspectiva, ser testigo de sus propias actitudes ante los demás y de esas actitudes que al mismo tiempo tienen los otros ante ellas.

    No castigarse constantemente por los fallos cometidos no es un trabajo fácil si uno tiende a autocriticarse y compararse con los demás. Pero curiosamente se comparan siempre con gente que parece que lo hace mejor que ellos, nunca con los que no lo hacen tan bien.

    Si tiene la idea de que los demás esperan cosas concretas de él o ella su actuación girará en torno a lo que cree que esperan pero en muchas ocasiones se equivocan a este respecto. Aunque fuese así, aunque los demás esperen cosas de nosotros no podemos estar pendientes de ello a toda costa porque nos olvidamos que también nosotros queremos, deseamos cosas, tenemos expectativas con nosotros mismos, con nuestro futuro, con nuestra vida, con la familia, con los amigos y eso es lo que nos hace únicos y especiales. Lo que importa es lo que yo quiero, deseo para mí y a veces no se corresponde con la opinión que tienen los demás, ¿eso significa que estoy equivocado? No, naturalmente, sólo significa que es diferente.

    En el momento en que alguien comienza a darse cuenta de esas actitudes y a saber mínimamente qué es lo que desea para sí y su vida entonces todo es mucho más fácil, ya empieza a tener más poder para defenderse si se encuentra ante una situación adversa, si se encuentra ante una persona que intenta manipularla de algún modo, sabrá responder porque sabe cuáles son sus derechos.

    Al fin y al cabo de lo que estamos hablando es de quererse tal y como uno es y teniendo siempre la expectativa de mejorar como persona, no de ser más perfecto. Aprender de la vida también significa aprender de nosotros, de nuestro pasado y presente e intentar mejorarlo cada vez un poco más para ser más felices.

  • El poder sanador de la risa y el llanto.

    El poder sanador de la risa y el llanto.

    7 de Septiembre de 2015

    Reímos y lloramos de manera espontánea, pero lo cierto es que detrás de estas simples acciones se esconde un mundo de sentimientos y emociones. De hecho, desde hace décadas los psicólogos, neurólogos y bioquímicos están estudiando ambas reacciones y ahora sabemos que tanto reír como llorar ejercen un poderoso efecto sanador.

    Los beneficios de la risa

    El acto de reír activa más de 300 músculos por lo que es una de las mejores terapias para mantener nuestra piel tersa y joven. De hecho, reír mejora la circulación sanguínea y los niveles de oxígeno. No obstante, más allá de la belleza, la risa también se ha desvelado como un portentoso analgésico natural. Un estudio realizado en la Universidad de Oxford ha descubierto que la risa es un calmante natural ya que potencia la segregación de endorfinas, unas sustancias que sirven para aliviar el dolor. Por eso las personas que ríen a menudo muestran una mayor tolerancia al dolor.

    Además, la risa tiene efectos positivos en la regulación del sistema inmunológico. Básicamente, cuando reímos estaríamos incrementando la producción de anticuerpos y activando de forma especial los linfocitos T citotóxicos, que desempeñan un papel fundamental para evitar la formación de tumores.

    Pero los beneficios de la risa no terminan ahí. También se ha demostrado que reír nos ayuda a combatir el estrés, propicia la relajación y el bienestar general, alivia los síntomas de la depresión y la ansiedad e incluso nos ayuda a vencer el insomnio.

    El poder liberador del llanto

    La mayoría de las personas intenta no llorar porque nuestra cultura ha asociado el llanto con la tristeza y la debilidad. Sin embargo, en realidad el llanto es beneficioso para nuestra salud mental y física, ya que libera una serie de hormonas que nos ayudan a disminuir la angustia que sentimos. Al igual que la risa, el llanto actúa como un calmante natural.

    La sensación de tristeza, rabia o impotencia es el detonante más común del llanto. Por tanto, este suele aparecer cuando estamos experimentando emociones negativas muy intensas. En este punto nuestro organismo está sobrecargado de estrés, por lo que necesita liberar la tensión y lo hace a través del llanto.

    De hecho, una investigación realizada por bioquímicos de Minneapolis ha encontrado que cuando lloramos porque nos sentimos tristes o frustrados, estas lágrimas contienen hormonas del estrés. Por tanto, llorar sería un mecanismo natural que pone en práctica nuestro organismo para eliminar las emociones negativas que está experimentando. A su vez, el llanto promueve la liberación de opiáceos endógenos, unas sustancias que tienen un poder analgésico y calmante. Es por eso que después de haber llorado nos envuelve una agradable sensación de paz y tranquilidad.

    Por si fuera poco, se ha descubierto que después de llorar también somos más abiertos a las nuevas ideas, somos capaces de conectar emocionalmente de una manera más profunda con los otros y estamos más dispuestos a continuar adelante, dejando la situación negativa que nos produjo el llanto en el pasado. En realidad, ahí radica el verdadero poder sanador del llanto: podría considerarse como un punto de ruptura gracias al cual nos preparamos para continuar nuestro camino.

    Referencias:

    Dunbar, R. I. et. Al. (2012) Social laughter is correlated with an elevated pain threshold. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences; 279(1731):1161-1167.

    Rottenberg, J.; Bylsma, L. M. & Vingerhoets, J. J. (2005) Is crying beneficial? Current Research in Psychological Science; 17(6): 400-404.

    Fry, W. (1994) The biology of humor. International Journal of Humor Research; 7: 111-126.

    Frey, W. H. et. Al. (1981) Effect of Stimulus on theChemical Composition of Human Tears. American Journal of Ophthalmology; 92: 559-567.

  • Resiliencia: Los 12 hábitos de las personas resilientes

    Resiliencia: Los 12 hábitos de las personas resilientes

    7 de Septiembre de 2015

    ¿Sabes qué es la resiliencia? ¿Quieres aprender a ser más resiliente?.

    A veces la vida nos pone a prueba, nos plantea situaciones que superan nuestras capacidades: una enfermedad, una ruptura de pareja particularmente dolorosa, la muerte de un ser querido, el fracaso de un sueño largamente anhelado, problemas económicos… Existen diferentes circunstancias que nos pueden llevar al límite y hacer que nos cuestionemos si tenemos la fuerza y la voluntad necesarias para continuar adelante. En este punto tenemos dos opciones: dejarnos vencer y sentir que hemos fracasado o sobreponernos y salir fortalecidos, apostar por la resiliencia.

    Resiliencia: definición y significado

    La resiliencia, según la definición de la Real Academia Española de la Lengua es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, pero en psicología añadimos algo más al concepto de resiliencia: no sólo gracias a ella somos capaces de afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas , sino que también podemos salir fortalecidos de ellas.

    La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos psicológicos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades. De esta manera, las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial.

    Para las personas resilientes no existe una vida dura, sino momentos difíciles. Y no se trata de una simple disquisición terminológica, sino de una manera diferente y más optimista de ver el mundo ya que son conscientes de que después de la tormenta llega la calma. De hecho, estas personas a menudo sorprenden por su buen humor y nos hacen preguntarnos cómo es posible que, después de todo lo que han pasado, puedan afrontar la vida con una sonrisa en los labios.

    La práctica de la resiliencia: ¿Cómo podemos ser más resilientes?

    La resiliencia no es una cualidad innata, no está impresa en nuestros genes, aunque sí puede haber una tendencia genética que puede predisponer a tener un “buen carácter”. La resiliencia es algo que todos  podemos desarrollar a lo largo de la vida. Hay personas que son resilientes porque han tenido en sus padres o en alguien cercano un modelo de resiliencia a seguir, mientras que otras han encontrado el camino por sí solas. Esto nos indica que todos podemos ser resilientes, siempre y cuando cambiemos algunos de nuestros hábitos y creencias.

    De hecho, las personas resilientes no nacen, se hacen, lo cual significa que han tenido que luchar contra situaciones adversas o que han probado varias veces el sabor del fracaso y no se han dado por vencidas. Al encontrarse al borde del abismo, han dado lo mejor de sí y han desarrollado las habilidades necesarias para enfrentar los diferentes retos de la vida.

    ¿Qué caracteriza a una persona resiliente?

    Las personas que practican la resiliencia:

    1. Son conscientes de sus potencialidades y limitaciones. El autoconocimiento es un arma muy poderosa para enfrentar las adversidades y los retos, y las personas resilientes saben usarla a su favor. Estas personas saben cuáles son sus principales fortalezas y habilidades, así como sus limitaciones y defectos. De esta manera pueden trazarse metas más objetivas que no solo tienen en cuenta sus necesidades y sueños, sino también los recursos de los que disponen para conseguirlas.
    2. Son creativas. La persona con una alta capacidad de resiliencia no se limita a intentar pegar el jarrón roto, es consciente de que ya nunca a volverá a ser el mismo. El resiliente hará un mosaico con los trozos rotos, y transformará su experiencia dolorosa en algo bello o útil. De lo vil, saca lo precioso.
    3. Confían en sus capacidades. Al ser conscientes de sus potencialidades y limitaciones, las personas resilientes confían en lo que son capaces de hacer. Si algo les caracteriza es que no pierden de vista sus objetivos y se sienten seguras de lo que pueden lograr. No obstante, también reconocen la importancia del trabajo en equipo y no se encierran en sí mismas, sino que saben cuándo es necesario pedir ayuda.
    4. Asumen las dificultades como una oportunidad para aprender. A lo largo de la vida enfrentamos muchas situaciones dolorosas que nos desmotivan, pero las personas resilientes son capaces de ver más allá de esos momentos y no desfallecen. Estas personas asumen las crisis como una oportunidad para generar un cambio, para aprender y crecer. Saben que esos momentos no serán eternos y que su futuro dependerá de la manera en que reaccionen. Cuando se enfrentan a una adversidad se preguntan: ¿qué puedo aprender yo de esto?
    5. Practican el mindfulness o conciencia plena. Aún sin ser conscientes de esta práctica milenaria, las personas resilientes tienen el hábito de estar plenamente presentes, de vivir en el aquí y ahora y de tienen una gran capacidad de aceptación. Para estas personas el pasado forma parte del ayer y no es una fuente de culpabilidad y zozobra mientras que el futuro no les aturde con su cuota de incertidumbre y preocupaciones. Son capaces de aceptar las experiencias tal y como se presentan e intentan sacarles el mayor provecho. Disfrutan de los pequeños detalles y no han perdido su capacidad para asombrarse ante la vida.
    6. Ven la vida con objetividad, pero siempre a través de un prisma optimista. Las personas resilientes son muy objetivas, saben cuáles son sus potencialidades, los recursos que tienen a su alcance y sus metas, pero eso no implica que no sean optimistas. Al ser conscientes de que nada es completamente positivo ni negativo, se esfuerzan por centrarse en los aspectos positivos y disfrutan de los retos. Estas personas desarrollan un optimismo realista, también llamado optimalismo, y están convencidas de que por muy oscura que se presente su jornada, el día siguiente puede ser mejor.
    7. Se rodean de personas que tienen una actitud positiva. Las personas que practican la resiliencia saben cultivar sus amistades, por lo que generalmente se rodean de personas que mantienen una actitud positiva ante la vida y evitan a aquellos que se comportan como vampiros emocionales. De esta forma, logran crear una sólida red de apoyo que les puede sostener en los momentos más difíciles.
    8. No intentan controlar las situaciones. Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida. Por eso, cuando algo se nos escapa de entre las manos, nos sentimos culpables e inseguros. Sin embargo, las personas resilientes saben que es imposible controlar todas las situaciones, han aprendido a lidiar con la incertidumbre y se sienten cómodos aunque no tengan el control.
    9. Son flexibles ante los cambios. A pesar de que las personas resilientes tienen una autoimagen muy clara y saben perfectamente qué quieren lograr, también tienen la suficiente flexibilidad como para adaptar sus planes y cambiar sus metas cuando es necesario. Estas personas no se cierran al cambio y siempre están dispuestas a valorar diferentes alternativas, sin aferrarse obsesivamente a sus planes iniciales o a una única solución.
    10. Son tenaces en sus propósitos. El hecho de que las personas resilientes sean flexibles no implica que renuncien a sus metas, al contrario, si algo las distingue es su perseverancia y su capacidad de lucha. La diferencia estriba en que no luchan contra molinos de viento, sino que aprovechan el sentido de la corriente y fluyen con ella. Estas personas tienen una motivación intrínseca que les ayuda a mantenerse firmes y luchar por lo que se proponen.
    11. Afrontan la adversidad con humor. Una de las características esenciales de las personas resilientes es su sentido del humor, son capaces de reírse de la adversidad y sacar una broma de sus desdichas. La risa es su mejor aliada porque les ayuda a mantenerse optimistas y, sobre todo, les permite enfocarse en los aspectos positivos de las situaciones.
    12. Buscan la ayuda de los demás y el apoyo social. Cuando las personas resilientes pasan por un suceso potencialmente traumático su primer objetivo es superarlo, para ello, son conscientes de la importancia del apoyo social y no dudan en buscar ayuda profesional cuando lo necesitan.

    La resiliencia en los niñosSi queremos que nuestros hijos afronten las dificultades de la vida con fortaleza es importante educarles en la capacidad de ser resilientes, para ello es fundamental nuestro ejemplo, no sobreprotegerles y sobre todo creer en ellos. No se trata de evitar que se caigan, sino de enseñarles a levantarse, y para ello tenemos que confiar en que ellos pueden. Por supuesto, tampoco se trata de exponerles a peligros o ambientes agresivos “para que se hagan más fuertes”, afortunadamente no estamos en Esparta. Aportar seguridad y protección es necesario. Algo importante que podemos preguntarles a los niños cuando tienen un contratiempo si queremos que aprendan a desarrollar la resiliencia es ¿qué puedes aprender de esto? o ¿qué puedes sacar bueno de esto que ha ocurrido?.

  • ¿Qué entendemos por Psicología Forense?.

    ¿Qué entendemos por Psicología Forense?.

    11 de Junio de 2015

    Seguramente muchos de vosotros sabéis qué es la Psicología y podría dar una explicación muy completa de esta, pero y de la Psicología Forense? Qué sabemos? A menudo se entiende como una disciplina relativamente reciente, que se encarga de aplicar la Psicología en el ámbito de la justicia.

    Pero se equivocarían pensando que es reciente, porque aparece con diferentes publicaciones mucho antes del siglo XX, cuando Eckardt Hausen (1792) habla “sobre la necesidad de conocimientos psicológicos para juzgar los delitos

    Podemos definir la Psicología Forense como la ciencia que enseña la aplicación de todas las ramas y saberes de la psicología ante las preguntas de la justicia y coopera con la Administración de Justicia, actuando en el Foro (Tribunal), mejorando el ejercicio del Derecho.

    Dicho de otro modo la Psicología Forense tiene que ver con el estudio de la conducta humana en el ámbito legal de la investigación de los delitos.

    El delito puede ser fácil de identificar y está bien definido por la Ley, pero saber el estado de peligrosidad de la persona que comete el delito, de su psique, su estado físico y emocional, el ambiente en que vive, la educación recibida, todos los factores internos y externos que se mezclan en los amplios y complejos flujos de la personalidad concreta que afectan y marcan a la persona que se está juzgando, es mucho más difícil de lo que pensáis.

    Profundizar y saber los motivos que originan que un hombre viole a una mujer, las causas que hay detrás de un joven que se suicida, los cambios de conducta que presenta un niño abusado sexualmente …
    todo esto es extremadamente complejo.

    Es aquí donde se adentra el psicólogo forense, quien debe evaluar, diagnosticar, pronosticar y hacer recomendaciones con todo lo que tiene que ver con el estado mental de la persona que se juzga o que está dentro del procedimiento.

    Todo ello va en la vía de lograr un veredicto realmente justo para el encausado y puede incidir muy seria y decisivamente en su grado de inocencia o culpabilidad y consecuente condena.

    Es algo cada día más aceptado y demandado por los estamentos judiciales en determinados tipos de delitos … de seguro todos hemos visto películas y series de la tele que se hacen eco popularizando esta tendencia jurídica.

    Me encantará daros a conocer tantas y tantas cosas que tienen que ver con la Psicología Forense y con las funciones del psicólogo dentro de este ámbito, que son muchas y variadas, tal y como afirma Louisell (1955) “Los Tribunales están preparados para escuchar y aceptar la Psicología cuando los psicólogos estén preparados para actuar ante los Tribunales “

  • Acoso escolar "Bullying"

    Acoso escolar "Bullying"

    11 de Junio de 2015

    Desgraciadamente, la palabra Bullying o Acoso Escolar cada vez está más de moda debido a los innumerables casos de persecución y de agresiones que se están detectando en las escuelas e institutos, y que están llevando a muchos estudiantes a vivir situaciones verdaderamente aterradoras.

    En este sentido se trataría de una manifestación de violencia intraescolar que consiste en una combinación de intimidación, acoso y / o la amenaza sistemática de parte de un estudiante o de un grupo de estudiantes hacia un alumno o alumna.

    El bullying no es algo que sólo pertenece a los primeros cursos de la ESO, sino que se puede iniciar fácilmente en la etapa de Primaria. Lo más probable es que sea instigado por un grupo de alumnos en que un solo ser el agresor principal y el resto son “acompañantes de batalla”.

    Muchas investigaciones sitúan como principal escenario el aula o el interior de la escuela donde más casos de bullying se conocen y concluyen que agresores y víctimas comparten aula o, cuando menos, curso. Esto no quiere decir que se pueda trasladar poco a poco en la calle u otros espacios para continuar el acoso.

    Si bien el bullying no incluye mayoritariamente la violencia física, este maltrato intimidatorio prolongado, puede tener lugar durante meses o años, y siendo sus consecuencias devastadoras para la evolución psicológica y social de la personalidad de la víctima.
    La finalidad del agresor es lesionar a otro, producir daño, destruir, contrariar o humillar.

    Podemos encontrar diferentes tipos de acoso escolar, ya menudo de forma simultánea:
    Físico: empujones, patadas, agresiones con objetos …; Verbal: es el más habitual. Insultos y apodos principalmente, también menosprecios en público, resaltar posibles defectos físicos …, Psicológico: minan la autoestima del individuo y fomentan su sensación de temor; Social: pretende aislar al niño / ao joven del resto del grupo y compañeros.

    Debemos tener en cuenta que la violencia como manifestación conductual es un problema BIOPSICOSOCIAL y no sólo es un problema escolar, sino que intervienen otros factores como: rasgos de una personalidad retraída o baja autoestima en el caso de las víctimas y un temperamento agresivo y alteraciones en la emoción y la conducta en el caso de los agresores. Por otro lado, estos últimos les caracteriza uno de los factores más importantes: el familiar, donde hay inestabilidad en la estructura familiar, falta de vínculo afectivo o abandono, convivencia familiar pobre, contradicciones, imposición o autoritarismo, presencia de actos violentos , permisividad o pasividad, es decir, dificultad para enseñar y respetar límites, entre otros.

    No hay un estilo determinado de persona que pueda causar el Bullying sino que podría ser cualquiera. Según Olweus pionero de los primeros estudios que se iniciaron en Noruega y, creador de diferentes programas específicos para el acoso escolar, dice que principalmente son más los chicos. Las chicas utilizan más los elementos psicológicos, con intimidaciones sutiles y menos evidentes, pero no menos duras pero, y también de graves consecuencias.
    Cierto es que en su mayoría son chicos con características de temperamento agresivo e impulsivo, deficiencias en habilidades sociales para comunicar y negociar sus deseos, falta de empatía hacia el sentimiento de la víctima, falta de sentimiento de culpabilidad, falta de control de la ira, violentos, autosuficientes, no muestran baja autoestima, baja integración escolar …

    La eficacia del “bullying” reside en el silencio del niño agredido ante sus
    padres o maestros, porque se siente descalificado y ridiculizado, tiene vergüenza y todo ello le crea un bloqueo que le imposibilita hablar.

    Los maestros, a veces, más preocupados por la indisciplina o la violencia física,
    suponen que la “cargada” no es trascendente, y así se pierde la posibilidad de detectar la violencia encubierta, mucho más tóxica que la que se ve.

    No quisiera terminar sin mencionar que las consecuencias del acoso escolar, no sólo son para la víctima, también por el agresor, los espectadores, por las familias y por la propia sociedad. Sin embargo, la víctima sufre las peores y puede terminar en fracaso escolar, ansiedad anticipatoria o fobia a la escuela, de modo que configura una personalidad insegura para el desarrollo óptimo de la persona, a nivel personal y social. Y la peor consecuencia de todas, el suicidio, como única vía para escapar de la situación. Recordemos el caso Jokin en España.

  • SEMINARIO-TALLER DE COACHING E INTELIGENCIA EMOCIONAL.

    SEMINARIO-TALLER DE COACHING E INTELIGENCIA EMOCIONAL.

    11 de Junio de 2015

    Justificación académica

    EL COACHING Y LA UTILIZACIÓN DE MANERA CONSCIENTE DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL VA A SER UN RECURSO NECESARIO PARA ADAPTARSE A LOS RÁPIDOS CAMBIOS QUE SE ESTÁN PRODUCIENDO EN EL SIGLO XXI., DE AQUÍ LA NECESIDAD DE CONOCERLO Y DE EJERCITAR ESTAS HERRAMIENTAS PARA NUESTRO BENEFICIO.
    TANTO EL COACHING, COMO LA INTELIGENCIA EMOCIONAL, SON MÉTODOS QUE PERMITEN MEJORAR LOS DESEMPEÑOS PERSONALES Y/O PROFESIONALES MEDIANTE UN COMPROMISO Y UN PLAN DE ACCIÓN QUE POSIBILITA ALCANZAR LOS OBJETIVOS FIJADOS.
    CONOCER Y MANEJAR LOS RECURSOS QUE NOS AYUDAN A CONSEGUIR LOS OBJETIVOS ES DOBLEMENTE IMPORTANTE YA QUE AYUDARÁ A CONSEGUIR EL MEJOR RESULTADO EN CADA UNA DE LAS FACETAS DE LA VIDA.
    LA FINALIDAD DE ESTE TALLER ES LA ADQUISICIÓN DE HERRAMIENTAS Y HABILIDADES PROPIAS QUE, AL INTERIORIZARSE, ADEMÁS DE PROMOVER EL CRECIMIENTO PERSONAL, MEJORARÁN LA FORMA DE INTERACTUAR CON EL ENTORNO, POTENCIANDO ASÍ LAS RELACIONES Y LA CALIDAD DE VIDA A TODOS LOS NIVELES.

    Objetivos del curso

    -DESARROLLAR EL AUTOCONOCIMIENTO. IDENTIFICAR FORTALEZAS, DEBILIDADES Y NECESIDADES
    -POTENCIAR LA GESTIÓN DEL CAMBIO, LA MOTIVACIÓN Y LA COMUNICACIÓN. GESTIONAR Y MODIFICAR HÁBITOS 
    -UTILIZAR ADECUADAMENTE LAS EMOCIONES Y LOS SENTIMIENTOS. CONOCER SU REGULACIÓN Y MEJORAR SU GESTIÓN.
    -POTENCIAR LOS PRINCIPIOS, VALORES, COMPETENCIAS, CREATIVIDAD Y EL TRABAJO EN EQUIPO.
    -DESARROLLAR ESTRATEGIAS PARA MEJORAR LAS RELACIONES INTERPERSONALES (INTELIGENCIA SOCIAL).
    -CONOCER Y DESARROLLAR PAUTAS PARA PROPORCIONAR ESTADOS DE RELAJACIÓN Y ATENCIÓN PLENA.

    Uso de instalaciones y programación temporal:

    7 de septiembre de 17:00 a 20:00 en aula 1.2 del edificio Albir.
    9, 14, 16, 21 y 23 de septiembre de 16:00 a 19:00 en aula 1.3 del edificio Albir.
    30 de septiembre y 5 de octubre de 16:00 a 19:30 en aula 1.3 del edificio Albir.

    Campus de Altea

    Preinscripción: 01/05/15 a 07/09/15
    Matriculación: 01/05/15 a 07/09/15
    Duración: 07/09/15 a 05/10/15
    Horas: 25

    http://cursosdeverano.umh.es/…/Seminario_taller_coaching.pdf

    http://cursosdeverano.umh.es/cursos-2015/altea/

  • ¿Qué diferencia hay entre un psicólogo clínico y un psiquiatra?

    ¿Qué diferencia hay entre un psicólogo clínico y un psiquiatra?

    11 de Junio de 2015

    El psiquiatra se diferencia del psicólogo clínico en diversos aspectos. El primero, es que el psiquiatra es un licenciado en medicina y el psicólogo clínico es un licenciado en psicología. Por ello, el psiquiatra considera los problemas del paciente como resultado de que algo no funciona bien en el organismo (en el cuerpo); por el contrario el psicólogo clínico se centra en aspectos psicológicos (cómo influyen en el problema las relaciones y situaciones sociales, familiares, las emociones propias y de los demás, la opinión y visión personal que se tiene sobre los problemas, etc.). Esto no quiere decir que el psicólogo excluya en su tratamiento los aspectos orgánicos, o que el psiquiatra haga lo propio con los factores psicológicos. Sin embargo, sí debe quedar claro que ambos se diferencian en la mayor importancia que dan a lo psicológico (psicólogo clínico) o a lo orgánico (psiquiatra). En consonancia con esto la segunda diferencia está en qué hacen ambos profesionales. El psiquiatra se ocupa, habitualmente, de diagnosticar y recetar un fármaco; y el psicólogo clínico, junto con el diagnóstico, busca analizar las dificultades específicas del paciente en su día a día y hace un plan ajustado a éstas para superarlas.

  • ¿Qué nos produce ansiedad?.

    ¿Qué nos produce ansiedad?.

    11 de Junio de 2015

    Nadie puede vivir sin responder con cierto nivel de activación psico-fisiológica de forma cotidiana. Pertenecemos al reino animal, y como tantos otros primos lejanos (el resto de animales denominados “irracionales”) respondemos con activación (estado de alerta) en situaciones diversas y ante estímulos determinados. Como hemos comentado anteriormente, ello es completamente normal. La anormalidad reside en la exageración de la respuesta de ansiedad y en la activación de patrones psicológicos de respuesta irracional. Ya conocemos como respondemos frente a la ansiedad, mas  ¿qué es lo que hace que respondamos con ansiedad?. 


    Vamos a verlo:

    Situaciones, objetos, animales y personas objetivamente peligrosas. Ante una alarma de incendio en un edificio, ser testigos de un atraco, la visión de un arma apuntándonos, un animal salvaje, una persona enfurecida… normalmente producirán una activación de nuestro estado de alerta. Esta respuesta se produce por el procesamiento básico cerebral a nivel hipotalámico con intervención de órganos como la amígdala y su correspondencia con el córtex cerebral, donde se codifica e identifica la información.

    Algunos “miedos” considerados por algunos expertos como “evolutivos”: la altura, ruidos intensos, roedores y reptiles, el fuego… pueden hacernos responder con cierto nivel de angustia. Se cree que algunos de estos miedos se han incorporado a nuestro “acervo genético” debido a que en el pasado fueron causa de daño y muerte para nuestros antepasados más remotos.

    Estímulos fóbicos. Algunas personas responden con ansiedad ante la presencia de determinados estímulos (fobia simple). Además de los expresados en los puntos 1 y 2, podemos incluir entornos sociales, multitudes, lugares cerrados, animales, medios de transporte, sentirse indefenso en un lugar público o privado (agorafobia), conduciendo, etc.

    Fuentes diversas de estrés o entornos generadores de estrés. Algunas personas se muestran muy activadas en el entorno laboral, en hospitales, tanatorios, entornos de aprendizaje, contextos de evaluación (selección de personal, oposiciones, etc.), el entorno familiar, deporte de competición,  etc.

    Situaciones vitales críticas, de cambio y adaptación (en uno mismo y en otros). Empezar en un nuevo trabajo o colegio, mudanzas, contraer matrimonio, tener hijos, separación y divorcio, viajes, un accidente, etc.

    La enfermedad y los trastornos psicológicos. Padecer una enfermedad o un trastorno psicológico es un importante estresor. En ocasiones, en terapia nos encontramos con que la ansiedad es una consecuencia del trastorno o malestar que sufre el paciente.

    Sustancias psicoactivas y psicofármacos. Algunos productos pueden causar síntomas de ansiedad o estrés: medicamentos diversos para tiroides, asma, para adelgazar y otros; la cafeína, la nicotina, la cocaína, drogas estimulantes, etc.

    Incidentes tramáticos y abusos. Durante el suceso y al acceder a su recuerdo (consciente o no). Una fuerte importante de ansiedad estudiada por psicólogos es el estrés postraumático. El acceso a recuerdos de abusos y acontecimientos traumáticos.

    Eventos internos: eventos interoceptivos, pensamientos, recuerdos, imágenes y anticipación cognitiva de eventos dolorosos. Una fuente de ansiedad extremadamente importante.  

    Seguro que no habían imaginado cuántas situaciones pueden ser reproductoras de ansiedad; cuántos eventos pueden potenciar un estado de estrés importante. Si se percatan de que últimamente están nerviosos o tensos, revisen si recientemente se han expuesto a algunas de las situaciones comentadas o si se encuentran en alguno de los procesos comentados. Si es así, con toda probabilidad estarán sufriendo un proceso de estrés o ansiedad.

  • CEREBRO Y PSICOLOGÍA (Adaptación a las nuevas tecnologías).

    CEREBRO Y PSICOLOGÍA (Adaptación a las nuevas tecnologías).

    11 de Junio de 2015

    El ordenador, las tablets y los smartphones están sustituyendo a habilidades importantes en multitud de gestiones diarias. Nos encontramos actualmente con una gran dispersión en la atención que prestamos a nuestro alrededor y expuestos a un gran número de estímulos, fundamentalmente por la presión que ejerce la tecnología sobre nosotros.


    Estas y otras ideas se desarrollan en el libro Distracción. La erosión de la atención y la era oscura que viene. Enlazamos a una entrevista en dinero.com

    La autora, Maggie Jackson opina que hemos perdido la habilidad de resolver problemas en profundidad y que la forma en que vivimos correo nuestra capacidad de atención perceptiva, sostenida y profunda.

    En 2010 el articulista Nicholas Carr puso también el dedo en la llaga preguntándose si Google nos volvía más estúpidos. Afirmaba que su cerebro parecía estar cambiando y que su atención se dispersaba ostensiblemente.

    Probablemente estos autores lleven parte de razón. Quizás nuestra capacidad de profundizar en el contenido de un libro se vea limitada por la presión tecnológica, que reclama respuestas cognitivas inmediatas y probablemente superficiales. Seguro que también muchos jóvenes tienen dificultades para mantener la atención en el aula el tiempo suficiente.

    Ciertamente, Twitter, Facebook, las tabletas, los teléfonos inteligentes han conquistado parte de nuestro mundo físico y psíquico. Probablemente los nuevos jóvenes estén más preparados para las multitarea, para la búsqueda rápida de información y para optimizar el tiempo empleado en resolver un problema complejo de la forma más sencilla.

    A costa de los GPS quizás tengamos ahora mayores problemas de orientación; asimismo, las portentosas calculadoras que tenemos en el ancho mundo virtual tecnológico impiden que progresemos en el cálculo mental; quizás estemos perdiendo habilidades de cálculo númerico. Seguramente, la consulta incesante de Google y de la Wikipedia nos haga más desmemoriados y reduzca nuestras habilidades cognitivas.

    Quizás todo no sean peros. También encontraremos elementos positivos en el mundo de la tecnología en la era de Internet.  Las nuevas habilidades que nos proporcionan pueden ser los cimientos de un futuro laboral en ciernes.  Los videojuegos implican nuevas estrategias de aprendizaje (desdramaticemos un tanto la carga de violencia de muchos de ellos), nuevas vías de entretenimiento y de relación con los demás. Y pueden ser elementos que favorezcan una mejor autoestima. No hay más que mirar a las futuras profesiones que más pronto que tarde buscarán personas con destrezas como las señaladas.

  • Onicofagia y Tricotilomania

    Onicofagia y Tricotilomania

    20 de Marzo de 2015

    Onicofagia y Tricotilomania, son los términos que se emplean para denominar dos trastornos del control de impulsos, referidos a la ingesta de uñas y al hábito de arrancarse el pelo respectivamente.

    Onicofagia consiste en la obsesión de comerse las uñas de las manos o pies, e incluso la piel de los dedos de las manos o de las palmas de las manos.

    Las personas que lo padecen suelen manifestarlo sobretodo en situaciones de estrés, aunque como se trata de un hábito nervioso llega un momento que no pueden controlarlo e incluso cuando están relajados también lo sufren. Por lo general suele ser una conducta obsesiva adquirida bien por imitación, bien por herencia, que ya se observa en la infancia, y que cuanto antes se corrija será mejor para evitar su cronicidad.

    Las consecuencias de este trastorno : Heridas,infección y deformación de los dedos y uñas, vergüenza, mala imagen, etc.

    El remedio más inmediato cuando se trata de niños pequeños es untarles las zonas que se comen con unos productos amargos que se comercializan en las farmacias, o con remedios caseros como zumo de pomelo.

    Otra cuestión es cuando en la edad adulta se sigue manifestando este comportamiento.En estos casos lo mejor es aplicar conductas incompatibles por ej : en el momento del deseo de comerse las uñas si estamos sentados se pueden esconder las manos debajo de las piernas y esperar a que ese pasen las ganas. Cuando estamos en casa podemos ponernos unos  guantes para evitar mordernos los dedos. Y cuando estamos fuera de casa podemos llevar chicles o caramelos para que en el momento justo del impulso los podamos introducir en la boca y así calmarlo.

    Cuando ya no podemos más y necesitamos ayuda, lo mejor es acudir a un especialista, para que nos ponga terapia de modificación de conducta.

    Tricotilomania: Es un trastorno del control de impulsos  poco frecuente  1 de cada 25  personas en el mundo lo sufre y consiste en arrancarse el pelo de la cabeza, de las cejas, incluso del pubis.Las personas que lo padecen  suelen ser muy nerviosas y lo realizan sin control en cualquier situación.

    Consecuencias: Calvicie, heridas, aislamiento social, vergüenza, etc.

    Suele incluir en muchos casos Tricofagia (Ingesta de pelo propio o de otro) con consecuencias mucho más severas pues produce obstrucción intestinal debiendo someterse a operaciones quirúrgicas.

    ¿Como se puede combatir?

    La solución a este problema es tratamiento Farmacológico junto con Terapia de modificación de Conducta. Por lo tanto lo más aconsejable es acudir a nuestro Médico de cabecera y al Psicólogo.

  • Terapia con PNL

    Terapia con PNL

    20 de Marzo de 2015

    La programación neurolingüística (PNL) es el estudio de los procesos mentales con el fin de obtener un modelo formal y dinámico de cómo funciona la mente y la percepción humana. La PNL intenta definir patrones (o «programas») directos sobre la conducta humana relacionados con el lenguaje.


    Es un medio de autoconocimiento y evolución personal. Describe cómo la mente trabaja y se estructura, de manera que las personas piensan, aprenden, se motivan, interactúan, se comunican, evolucionan y cambian.

    Esta técnica proporciona herramientas y habilidades para el desarrollo en comunicación y reprogramación de actitudes.

    Promueve la flexibilidad del comportamiento, la cratividad y la comunicación, el pensamiento trascendental y una comprensión de los procesos mentales, tanto para el desarrollo individual como para la optimización de cada grupo humano.

    La PNL es una metodología que se fundamenta en el cambio de las estructuras profundas del pensamiento, y por tanto, se eliminan las raices de los problemas.


    ¿QUÉ SE RESUELVE CON LA TERAPIA DE PNL?


    Las FOBIAS de cualquier tipo.
    MIEDOS y temores infundados.
    INSEGURIDAD, y miedos escénicos a hablar en público.
    INSEGURIDAD general ante la vida.   
    Muchas ALERGIAS de tipo psicosomático.
    CONDUCTAS deficientes, anómalas o malsanas.
    FALTA DE SENTIDO DE LA VIDA. DESMOTIVACIÓN.
    INSATISFACCIÓN. Falta de objetivos.
    CONFLICTOS DE PERSONALIDAD. Polaridades.
    BAJA AUTOESTIMA. Infravaloración. Inconstancia.
    CONFLICTOS DE PAREJA, falta de comunicación, estados postseparación.
    DEPENDENCIA EMOCIONAL, falta de dominio emocional.
    DUELOS, CULPAS, Estados de carencia afectiva.
    La mayoría de lo que llaman DEPRESIONES.
    Estados de ANSIEDAD y STRESS, Insomnio. 
    Todo tipo de síntomas y enfermedades psicosomáticas

  • Consulta psicológica online

    Consulta psicológica online

    20 de Marzo de 2015

    La terapia online surge como una nueva herramienta dentro del mundo de la psicología para asesorar, guiar y acompañar en el proceso de cada uno de un modo más accesible. 


    Gracias a las nuevas tecnologías hoy es posible realizar una terapia psicológica online de calidad a través de internet, o si lo prefieres por teléfono.


    MODALIDADES DE TERAPIA ONLINE:

    Correo electrónico: si existe algún tema puntual sobre el que se precise asesoramiento psicológico puedes enviar un correo electrónico detallando la información sobre el mismo. Todas las respuestas son personalizadas para cada consultante. Se ofrecen respuestas orientativas como punto de partida al trabajo personal del consultante. 
    Recibirás una respuesta en un plazo máximo de 48 horas.

    Chat; Posibilita el tratamiento del problema con una mayor profundidad preservando el anonimato, donde incluso puedes emplear un apodo o seudónimo

    Video-llamada (Messenger o Skype): de forma análoga a la terapia presencial se realiza esta modalidad, para ello hacemos uso del ordenador con web cam para realizar la sesión.

    Llamada telefónica: en caso de seleccionar esta modalidad me pongo en contacto con el consultante el cual indicará previamente el número de teléfono al que desea recibir la consulta psicológica. 

    VENTAJAS DE LA CONSULTA PSICOLÓGICA ONLINE

    1.   Asesoramiento psicológico rápido y eficaz
    2.   En la intimidad de tu casa, sin necesidad de desplazamientos
    3.  Acceso a la ayuda psicológica desde cualquier país del mundo en el que te encuentres
    4.  El coste para el consultante dela terapia online es menor
    5.  En ocasiones la no presencia física del terapeuta puede facilitar la desinhibición del paciente, siendo capaz éste de abrirse a ciertas emociones que le resultarían de mayor incomodidad en un trato cara a cara.

    Hay que tener en cuenta que este tipo de modalidad no es adecuada para todo tipo de casos, hay determinadas patologías que requieren una atención presencial, sin embargo, en muchos casos la terapia on line, en sus diversas modalidades, puede resultar una manera efectiva de encontrar soluciones ante las dificultades que se presentan a lo largo de la vida.


    MODALIDAD MIXTA:

    En esta modalidad puedes compaginar las sesiones presenciales con la modalidad on line que elijas. 

  • Técnicas de Respiración

    Técnicas de Respiración

    20 de Marzo de 2015

    Controlar nuestra respiración es primordial en nuestra lucha por superar una fobia. Cuando estamos en plena crisis de ansiedad, nuestra respiración se descontrola y se vuelve muy rápida, pero al mismo tiempo sentimos que el aire no llega a nuestros pulmones, lo que puede llevarnos a una hiperventilación y a la pérdida de conciencia. Esto se debe a que el cuerpo está comportándose como si estuviese enfrentándose a un peligro real y estuviésemos corriendo o luchando, por lo que toma mucho oxigeno para ser más efectivo. Como en realidad estamos quietos, ese exceso de oxigeno puede hacer que nos sintamos mareados y que nos desmayemos.

    Esta respiración rápida y superficial es la llamada respiración pulmonar, que es la que usamos para tener energía para movernos, trabajar, correr… Tenemos que aprender a controlar la respiración abdominal, que es la respiración que utilizamos durante el sueño y que nos permitirá relajarnos.

    Este tipo de respiración tiene las siguientes ventajas:

    • Ayuda a controlar los síntomas de la ansiedad cuando nos enfrentamos al estímulo fóbico.
    • Practicada de forma regular, reduce nuestros niveles generales de ansiedad. Al estar normalmente más relajados, nos será más difícil llegar a experimentar una crisis de ansiedad.
    • Elimina los síntomas que se producen por tener una ansiedad elevada de forma general: ayuda a dormir y elimina los trastornos del sueño, puede reducir los trastornos psicosomáticos.

    Vamos a explicar de forma sencilla algunos ejercicios de respiración:

    • Ejercicio 1: Respiración abdominal
    • Debemos colocar las manos sobre nuestro abdomen e intentar que éste se hinche al tomar aire y se deshinche al expulsarlo. Tomaremos el aire por la nariz y lo expulsaremos por la boca. Conviene que practiquemos frente a un espejo o que alguien ponga sus manos sobre nuestros hombros para comprobar que estos no se elevan, ya que eso significaría que estamos respirando también con el pecho. Una vez tengas controlado este ejercicio, puedes pasar al siguiente.
    • Ejercicio 2: Profundidad de respiración
    • Toma por la nariz todo el aire que puedas mientras hinchas el abdomen. Mantén el aire dentro de tu cuerpo todo el tiempo que puedas y, después, ve exhalándolo por la boca lentamente. Intenta aguantar cada vez un poco más hasta que veas que aguantas diez segundos sin dificultad. Cuando lo tengas controlado, pasa al siguiente ejercicio.
    • Ejercicio 3: Ritmo respiratorio
    • En este ejercicio realizaremos el círculo respiratorio completo, siguiendo siempre estos pasos:
    • Tomamos aire por la nariz hinchando el abdomen durante 4 segundos.
    • Mantenemos el aire dentro durante 4 segundos.
    • Expulsamos el aire por la boca deshinchando el abdomen durante 4 segundos.
    • Esperaremos sin tomar aire otros 4 segundos y volveremos al primer punto.
    • Las primeras veces puede parecer complicado pero se aprende a seguir este ritmo con facilidad al de 15 o 20 minutos de entrenamiento. Una vez que lo tengamos controlado, deberemos buscar ocasiones para ensayarlo, ya sea mientras vamos en un transporte público, mientras vemos la tele, en la cama antes de dormir (además, este ejercicio favorece que nos quedemos dormidos). El objetivo es que acabe siendo algo mecánico para nosotros, de manera que podamos utilizarlo en el momento en el que nos encontremos con el estímulo fóbico.
  • Curso de resolución de conflictos en hostelería

    Curso de resolución de conflictos en hostelería

    20 de Marzo de 2015

    Fecha de inicio: 30/03/2015

    Fecha de fin: 31/03/2015


    Horario: de 16:00 a 19:30 h.



    CDT BENIDORM



    Objetivos:



    Dar a conocer el porqué se producen los conflictos y las diferentes formas de afrontarlos Manejar eficientemente las técnicas de comunicación Aprender las diferentes técnicas de negociación Conocer los recursos necesarios para prevenir las consecuencias negativas de los conflictos Manejar las habilidades sociales con el fin de conseguir: confianza en uno mismo y en los demás así como la asertividad suficiente para cubrir las necesidades desde el respeto hacia uno mismo y hacia el otro.



    Contenidos:

    Como expresarse, comprender, discutir y consensuar Mecanismos que facilitan la comunicación: la empatía, el feedback, la escucha activa y la asertividad. Actuaciones ante un conflicto Negociación: negociación competitiva, pacto o capitulación y negociación cooperativa. Mediación (mediación entre iguales, mediador externo, o mediador profesional).

  • La ciclotimia

    La ciclotimia

    8 de Marzo de 2015

    La ciclotimia es un trastorno del estado de ánimo similar al trastorno bipolar que se caracteriza por oscilaciones del estado de ánimo de la hipomanía a la depresión. Un nivel leve de manía recibe el nombre de hipomanía. La hipomanía puede hacer sentir bien a la persona que la experimenta y se puede incluso asociar a un buen funcionamiento y a un incremento de la productividad. Así, aunque la familia y los amigos puedan reconocer que el estado de ánimo oscila como en un trastornos bipolar, la persona puede negar que algo marche mal.

    Sin el tratamiento apropiado, sin embargo, la hipomanía puede convertirse en manía severa en algunas personas o puede aparecer después una depresión. Los síntomas nunca son los bastante severos como para ser clasificados como episodio depresivo mayor. Para poder diagnosticar una ciclotimia, los síntomas hipomaniacos y los síntomas depresivos deben alternarse durante al menos dos años. Los estudios de seguimiento longitudinales indican que el riesgo de que se desarrolle un trastorno bipolar en pacientes con ciclotimia es de cerca del 33 por ciento. Aunque es importante, este índice sigue siendo demasiado bajo como para ver la ciclotimia simplemente como la manifestación temprana del trastorno bipolar tipo I.

    Síntomas:

    Durante al menos de 2 años (1 año para los niños y los adolescentes), el individuo padece numerosos períodos con síntomas hipomaniacos y numerosos periodos con síntomas depresivos que no satisfacen los criterios para diagnosticar un episodio depresivo mayor.

    Los síntomas hipomaniacos incluyen:

    • Nivel incrementado de energía, actividad, e inquietud.

    • Estado de ánimo eufórico.

    • Gran irritabilidad.

    • Pensamientos y habla acelerados, saltando de una idea a otra.

    • Se distraen fácilmente, no pueden concentrarse. Necesitan dormir poco.

    • Creencias poco realistas acerca de sus capacidades y habilidades.

    • Juicio pobre.

    • Gasto excesivo de dinero.

    • Comportamiento diferente al habitual durante un periodo de tiempo.

    • Deseo sexual aumentado.

    • Abuso de drogas, particularmente cocaína, alcohol, y medicamentos para dormir.

    • Comportamiento provocativo, intrusivo o agresivo.

    • Niega que algo marche mal. 


    Se diagnostica un episodio hipomaniaco si el estado de ánimo eufórico se da junto a tres o más de los otros síntomas durante la mayor parte del día, casi cada día, durante cuatro días o más. Si el estado de ánimo es irritable, 4 síntomas adicionales deben estar presentes.

  • Hipocondría

    Hipocondría

    8 de Marzo de 2015

    Consiste en una preocupación marcada por las funciones corporales con miedo a adquirir o padecer una enfermedad grave.

    Para llegar a estas conclusiones se basan en síntomas físicos que interpretan de manera errónea. Sus preocupaciones les provocan un gran malestar emocional y les dificulta funcionar de un modo normal.

    Por ejemplo, una adolescente de 13 años pensaba que tenía cáncer porque sus pechos se habían desarrollado de forma asimétrica. También tenía la sensación de que se le caía el pelo, lo cual, según ella, confirmaba el diagnóstico.

    Estas preocupaciones persisten a pesar de que los médicos les aseguren que están sanos. Son usuarios habituales de los servicios médicos, aunque suelen sentirse insatisfechos con los servicios prestados o el trato recibido por el personal sanitario. Es habitual que padezcan algún otro trastorno simultáneamente, siendo el más frecuente un trastorno de ansiedad generalizada (71%) seguida de distimia, depresión mayor, trastorno de somatización y trastorno de pánico.

    Aunque no está claro su origen, muchos autores consideran que se trata de un comportamiento aprendido en la infancia: estos niños aprenden que estar en el papel de enfermo conlleva atención y cuidados por parte de otras personas, así como otras ganancias secundarias, como evitar determinadas obligaciones. En otros casos, se trata de niños que han vivido con familiares enfermos o se han enfrentado a la muerte y han aprendido a temerla más que los demás y a tener más presente que otras personas la posibilidad de enfermar y morir.

    Algunos autores explican que estas personas toleran peor que los demás los síntomas físicos y los perciben de modo exagerado. Por ejemplo, lo que para la mayoría de las personas es una presión abdominal, para ellos es dolor. Sus síntomas más leves son interpretados con una intensa ansiedad como indicios de que les sucede o les podría suceder algo muy grave. Es decir, se trataría de distorsiones en su pensamiento, con tendencia al catastrofismo y la exageración.

  • La Empatía.

    La Empatía.

    21 de Febrero de 2015

    La empatía es la capacidad para ponerse en el lugar del otro y saber lo que siente o incluso lo que puede estar pensando.

    Las personas con una mayor capacidad de empatía son las que mejor saben "leer" a los demás. Son capaces de captar una gran cantidad de información sobre la otra persona a partir de su lenguaje no verbal, sus palabras, el tono de su voz, su postura, su expresión facial, etc. Y en base a esa información, pueden saber lo que está pasando dentro de ellas, lo que están sintiendo. Además, dado que los sentimientos y emociones son a menudo un reflejo del pensamiento, son capaces de deducir también lo que esa persona puede estar pensando.

    En una ocasión, contemplé una interesante muestra de empatía (y falta de ella) en un restaurante chino. Un hombre daba las gracias a la camarera por un pequeño obsequio que el restaurante había dejado un par de días antes en los buzones de las personas que vivían cerca. La camarera china no hablaba ni una palabra de español, de manera que preguntó varias veces al hombre, quien se esforzaba por hacerse entender. Cuando la camarera se marcha, la mujer que está sentada al lado del hombre le dice: "Creo que ha entendido que quieres que te traiga el regalo", a lo que el hombre respondió con cara de asombro: "¿En serio?" Al poco rato, llegaba la camarera con el obsequio.

    La mujer supo leer el rostro de la camarera y saber lo que ella había entendido, lo que nos indica que, seguramente, se trataba de una persona con una elevada capacidad de empatía.

    En una ocasión, contemplé una interesante muestra de empatía (y falta de ella) en un restaurante chino. Un hombre daba las gracias a la camarera por un pequeño obsequio que el restaurante había dejado un par de días antes en los buzones de las personas que vivían cerca. La camarera china no hablaba ni una palabra de español, de manera que preguntó varias veces al hombre, quien se esforzaba por hacerse entender. Cuando la camarera se marcha, la mujer que está sentada al lado del hombre le dice: "Creo que ha entendido que quieres que te traiga el regalo", a lo que el hombre respondió con cara de asombro: "¿En serio?" Al poco rato, llegaba la camarera con el obsequio.

    La mujer supo leer el rostro de la camarera y saber lo que ella había entendido, lo que nos indica que, seguramente, se trataba de una persona con una elevada capacidad de empatía.

    La empatía requiere, por tanto, prestar atención a la otra persona, aunque es un proceso que se realiza en su mayor parte de manera inconsciente. Requiere también ser consciente de que los demás pueden sentir y pensar de modos similares a los nuestros, pero también diferentes. Tal vez a ti no te moleste un determinado comentario o broma, pero a otra persona sí puede molestarle. La persona empática es capaz de darse cuenta de que dicho comentario te ha molestado incluso aunque ella sienta de otra manera.

    La empatía está relacionada con la compasión, porque es necesario cierto grado de empatía para poder sentir compasión por los demás. La empatía te permite sentir su dolor y su sufrimiento y, por tanto, llegar a compadecerte de alguien que sufre y desear prestarle tu ayuda.

    En general, es fácil para la mayoría de las personas tener una respuesta empática ante un daño físico ocurrido a otra persona. Por ejemplo, todos sabemos lo que se siente ante un golpe en la espinilla, porque todos sentimos lo mismo y es fácil sentir el dolor la persona que vemos recibir el golpe. No obstante, para evitar el malestar que se siente, muchas personas reaccionan riéndose. De este modo, se libran del dolor, aunque también se alejan de una respuesta empática.

    Cuando no se trata de dolor físico, sino emocional, puede ser más difícil saber lo que la otra persona está sintiendo y requiere un grado de atención y de conciencia de la otra persona más elevado.

    Cómo ser más empático: Una persona puede aumentar su capacidad de empatía observando con más detalle a los demás mientras habla con ellos, prestándole toda su atención y observando todos los mensajes que esa persona transmite, esforzándose por ponerse en su lugar y "leer" lo que siente. Si mientras hablas alguien, estás más pendiente de tus propias palabras, de lo que dirás después, de lo que hay a tu alrededor o de ciertas preocupaciones que rondan tu mente, tu capacidad para "leer" a la otra persona no será muy alta.

    Pero la empatía es mucho más que saber lo que el otro siente, sino que implica responder de una manera apropiada a la emoción que la otra persona está sintiendo. Es decir, si alguien te dice que acaba de romper con su pareja y tú sonríes y exclamas "¡Qué bien!", no estás dando una respuesta muy empática.

    La falta de empatía: La falta de empatía puede verse a menudo al observar las reacciones de los demás. Cuando una persona está principalmente centrada en sí misma, en satisfacer sus deseos y en su propia comodidad, no se preocupa por lo que los demás puedan estar sintiendo y no tiene una respuesta empática ante ellos. Es la madre o padre que responde con un "mmm" indiferente, cuando su hija pequeña le enseña con entusiasmo su último dibujo, sin percibir la decepción de la niña al ser ignorada. Es el marido que llega a casa cansado del trabajo y se sienta a ver la tele mientras espera que su esposa, que también llega cansada del trabajo, se ocupe de hacer la cena y de bañar a los niños. O es la persona que dice no importarle si hay calentamiento global o si estamos contaminando el ambiente porque considera que ya habrá muerto cuando todo eso sea un verdadero problema.

    Tal vez vivamos en una sociedad donde la gente es cada vez menos empática (según estudio de la Universidad de Michigan, los niveles de empatía de estudiantes universitarios cayeron un 40% entre el año 2000 y el 2010). No obstante, el único modo de hacer que el mundo sea cada vez más empático y no al revés, consiste en que cada persona se esfuerce por ser más empática, prestando más atención a los demás, a sus emociones, a lo que pueden estar sintiendo o pensando, o cómo les afecta lo que dices o haces.


  • EMDR, una terapia muy eficaz

    EMDR, una terapia muy eficaz

    8 de Febrero de 2015

    Emdr es una terapia desarrollada por la doctora Shapiro de la escuela de Palo Alto en California cuyas siglas significan desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares, y es por ahora el tratamiento de elección para el trastorno de estrés postraumático y otros trastornos del ánimo, ansiedad, disociativos y somatomorfos. Es un método complejo e integrativo, que incluye conocimientos teóricos y técnicas procedentes de muchas orientaciones psicoterapéuticas y que enfoca como material significativo pensamientos, sentimientos, emociones y sensaciones físicas, abordando por completo el mundo mental del paciente.

    Para entender su eficacia es necesario recordar que nuestro cerebro es un complejo entramado de información, almacenada y organizada en grupos de recuerdos que se asocian por medio de la comunicación neuronal distribuida por todo el cuerpo, no sólo en el cerebro. La memoria es una función cognitiva que permite la recuperación de esos recuerdos de forma  más o menos consciente. Contamos con una memoria implícita, que reside en el hemisferio derecho del cerebro, responsable de recoger sensaciones físicas, percepciones, emociones, conductas. El hemisferio izquierdo se especializa en una memoria explícita, consciente. Un ejemplo de memoria implícita es la que activamos cuando montamos en bicicleta, cocinamos o realizamos cualquier actividad bastante interiorizada y automatizada; o cuando sentimos una sensación de malestar (o bienestar) en una situación y no sabemos por qué, aunque nuestro organismo sí lo recuerda. La memoria explícita se activaría cuando evocamos cómo aprendí a montar en bicicleta o quién me enseñó determinada receta de cocina. Cuando nos ocurre un suceso abrumador, sintiéndonos sin recursos para afrontarlo, puede ocurrir que parte o la totalidad de los recuerdos asociados se queden en la memoria implícita, no estando integrados y produciendo sensaciones de malestar o estados emocionales desagradables e intensos que se perciben como incontrolables o intrusivos. Con EMDR se facilita la integración de esos recuerdos traumáticos en la memoria consciente, permitiendo dar un significado a esos recuerdos de nuestra autobiografía y activar nuestros recursos para archivarlos en la memoria a largo plazo, donde ya no nos perjudican en el presente.

    La terapia EMDR no sólo es recomendable en el trastorno por estrés postraumático, sino también en estados de ánimo deprimido, problemas de ansiedad (ataques de pánico, fobias, Toc, agorafobia), somatizaciones, adicciones y trastornos alimentarios.

    EMDR promueve la toma de conciencia de los propios estados emocionales, de las necesidades a menudo antagónicas como la necesidad de independencia y al mismo tiempo la de apego; estimula la capacidad de armonizar los diferentes rasgos de personalidad y los conflictos internos. En suma, favorece la integración de todos los aspectos personales,  favoreciendo el bienestar con uno mismo y con los demás.

  • ¿Cuándo acudir al psicólogo?.

    ¿Cuándo acudir al psicólogo?.

    8 de Febrero de 2015

    A veces se piensa que uno acude al psicólogo cuando “está loco” o que quién le va a ayudar mejor que sus familiares o amigos a resolver el problema. Nada más lejos de la realidad, es necesario acudir al psicólogo cuando las distintas soluciones que hemos intentado llevar a cabo para solucionar el problema o salir de la situación no han dado resultados satisfactorios para afrontar, modificar y entender la situación que se está atravesando.

    Algunos de los motivos por los que debemos acudir al psicólogo son los siguientes:

    • Tener una sensación de malestar general, angustia o inquietud consigo mismo o los demás, sin saber cuál es el origen.
    • No conseguir los objetivos propuestos.
    • Deseo de profundizar en el conocimiento de uno mismo y mejorar su autoestima.
    • No saber cómo afrontar determinadas situaciones: muerte de un ser querido, despido laboral, separación…
    • Desear mejorar el estado de ánimo, la capacidad para enfrentarse a los problemas y solucionar situaciones que ahora te resultan complicadas, desagradables o difíciles, así como recuperar las actividades placenteras para ti y cambiar la visión negativa de uno mismo, del mundo y de los demás.
    • Aparición de algún síntoma que provoca malestar e interfiere con tu vida cotidiana, como ansiedad, problemas de sueño, llantos, obsesiones…

    ¿Cuándo debe recibir ayuda de un psicólogo un niño o un adolescente?

    • Problemas en el área escolar: fracaso escolar, técnicas de estudio, déficit de atención e hiperactividad..
    • Problemas en las relaciones con los demás: timidez, problemas de integración, llamadas de atención…                                                                      
    • Situaciones difíciles: pérdida familiar, separación padres…
    • Síntomas de tipo de: pesadillas, enuresis, agresividad…
    • Problemas de conducta: desobediencia, impulsividad…
  • 5 consejos para tener una actitud positiva ante la vida

    5 consejos para tener una actitud positiva ante la vida

    1 de Febrero de 2015

    Que la vida está llena de altibajos es algo que todos sabemos. No importa quién seas, cuánto dinero tengas, o en qué zona del mundo estés; vivir experiencias negativas y situaciones desagradables nos puede tocar a todos.

    Por ello, te dejo aquí 5 consejos para tener una actitud positiva siempre.

    • 1. Cambia de mentalidad 

    Aunque en ese momento no lo percibas, todas y cada una de las situaciones que vives te enseñan algo, incluso las negativas. A ser más fuerte, a saber que de esa forma que lo has intentado no sale bien, a quererte más...todo te enseña, todo te influye, y tú eres el que a fin de cuentas va a decidir cuando mire atrás qué recordar de esa experiencia. Las experiencias realmente son neutras, nosotros somos quienes le ponemos la connotación emocional. Y para ti, ¿cómo está el vaso, medio lleno o medio vacío?



    • 2. Céntrate en todo aquello que puedes controlar 

    Es imposible tener todo lo que sucede en nuestra vida bajo control, e intentar cambiar las cosas de las que no tenemos control es imposible. Por ello, te angusties o no, el resultado seguirá siendo el mismo, así que no malgastes energía y esfuerzo en cosas contraproducentes para tu bienestar emocional. Limítate a vivir y a disfrutar del presente, de tu aquí y ahora...y el mañana, mañana se verá.



    • 3. Aumenta tu amor propio 

    Todos nos hemos equivocado alguna vez, hemos tenido días y épocas duras, incluso hay cosas de nosotros de las que no estamos muy orgullosos. Pero yo te digo sí, es cierto, ¿y qué? no ignores ese dolor, no ignores esa frustración que sientes hacia ti. Párate y pregúntate qué y cómo puedes hacer para mejorar y ponte a ello sin dudarlo, en lugar de criticarte constantemente. Sé amable y comprensivo cuando te enfrentes a errores personales, todos erramos, y como te he dicho anteriormente, de todo se aprende, y el aprendizaje que de esa experiencia has sacado es el que te llevará a futuros éxitos personales, porque al fin y al cabo 

    el único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada

    .



    • 4. Busca apoyo siempre que lo necesites 

    Es injusto, además de improductivo, que sufras en silencio. No es necesario que afrontes tu solo las situaciones negativas que se te pueden presentar, buscar apoyo en tus familiares y amigos no sólo te ayudará a afrontar mejor la situación, sino que las relaciones con ellos también se verán fortalecidas. Recuerda que nada es para siempre 



    • 5. Recuerda que todo pasa

    Como he mencionado anteriormente, la vida es un sendero repleto de altos y bajos, subidas y bajadas, y al igual que todo, las situaciones negativas y desagradables también pasan. Tu tarea consiste precisamente en quedarte con todo lo que puedas y sea significativo para ti de esa situación desagradable y negativa (una lección aprendida, una prueba a tu capacidad de recuperación y adaptación) y saber cómo afrontarlo para no olvidar nunca que hasta los peores momentos también tienen su fin, y que nos toque vivir experiencias así no son sino oportunidades para demostrar y demostrarnos que cada día podemos superarnos a nosotros mismos y a los retos que nos plantea la vida. 


  • Sentirse triste, cómo evitarlo.

    Sentirse triste, cómo evitarlo.

    1 de Febrero de 2015

    En muchas ocasiones podemos pensar que hay circunstancias justificadas y que escapan de nuestro control por las que sentirse triste. Tener problemas sentimentales, familiares o laborales nos puede llevar asentirse triste y desesperanzados.

    Es obvio que esto tiene parte de verdad. Lo que sentimos está influido por todas las cosas que ocurren a nuestro alrededor. Sin embargo, si pensamos así, estamos asumiendo que no tenemos ningún control sobre nuestros sentimientos, y por tanto, que somos víctimas de ellos por lo que sentirse triste se convertirá en un hábito.

    Es importante tomar conciencia de que nuestros pensamientos, nuestras actitudes y nuestras reacciones ante los acontecimientos, son las que generan sentimientos, que pueden ser positivos o negativos. Si aprendemos a cambiar nuestra forma de pensar y actuar, aprenderemos también a sentir diferente, y por lo tanto, se hallará la manera de dejar de sentirse triste.

    Imaginemos que hemos empezado a trabajar en un sitio nuevo, y que a los pocos días un compañero nos comenta que parece que nos estamos adaptando bien al nuevo puesto. Esta sencilla situación puede despertar varios sentimientos. Nos podemos preguntar asustados por la razón por la que ha dicho eso; tal vez pensemos que están hablando de nosotros a nuestras espaldas, o que este compañero considera que estamos hablando demasiado con nuestro superior. También podríamos interpretar que  realmente piensa que estamos haciendo bien nuestro trabajo.

    Está claro que cada uno de los posibles pensamientos han desarrollado diferentes sentimientos en nosotros: miedo, rabia, tristeza, estrés, etc. Solo el pensamiento positivo (pensar que el comentario es cierto) provoca sentimientos positivos: felicidad, satisfacción, realización, etc.

    Detectar estos pensamientos negativos, valorando si realmente están basados en una sospecha real, o si por el contrario, todo es producto de nuestra mente saboteadora, seremos capaces de reestructurar nuestro pensamiento, y por tanto, conseguir sentimientos más positivos que nos proporcionen una vida más fácil que nos permita dejar de sentirnos tristes.

    Es obvio que siempre habrá momentos negativos en nuestra vida que no vamos a poder controlar, pero lo que sí podemos hacer es elegir cómo sentirnos respecto a ellos. Si se acaba una relación de pareja, podemos reaccionar de diferentes maneras, podemos pensar que la culpa es nuestra, que la otra persona se ha cansado de nosotros por nuestra forma de ser, podemos pensar que es mala persona y solo busca hacernos daño, o simplemente podemos pensar que esa persona con la que teníamos una relación, ahora necesita otra cosa, y no puede estar con nosotros. Sentirse triste por la pérdida es comprensible, pero no tiene sentido añadir a este sentimiento, más emociones negativas como culpa, menosprecio, odio o rabia.

    No podemos controlar todo lo que ocurre a nuestro alrededor, pero sí somos dueños de elegir cómo enfrentarnos a los acontecimientos y cómo sentirnos respecto a ellos. La técnica de Restructuración cognitiva nos enseña a ser capaces de modificar nuestros pensamientos negativos distorsionados, por visiones más adaptativas de las situaciones con las que nos encontramos en el día a día.

    Si estás en un momento en el que te sientes triste y quieres aprender a cambiar tu manera de enfrentarte a los hechos de tu vida, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestros profesionales te darán las técnicas para volver a sentirte bien.

  • Fobia a Volar: Trucos para controlarla.

    Fobia a Volar: Trucos para controlarla.

    1 de Febrero de 2015

    A pesar de que según estudios realizados viajar en avión es 29 veces más seguro que viajar en automóvil, la fobia a volar es un incómodo compañero de viaje para un elevado número de personas que deben utilizar el avión como medio de transporte. Dos de cada tres pasajeros sufren trastornos cuando vuelan o fobia a volar, y uno de cada cinco, evita subirse a un avión.

    Muchas personas han renunciado a trabajos o ascensos laborales por sufrir fobia a volar y no saber cómo superarla, o han conducido muchos kilómetros para evitar un trayecto en avión.

    La ansiedad que provoca la fobia a volar no se limita exclusivamente al momento del vuelo en sí, sino que se extiende a los momentos previos (desde que la persona sabe que ha de tomar un avión) y a todas las situaciones relacionadas con el viaje: preparar del equipaje, trasladarse al aeropuerto, facturar las maletas…

    Para eliminar o reducir la fobia a volar existen varias técnicas que, combinadas, son altamente eficaces:

    Entrenamiento en respiración: Consiste en aprender a cambiar un patrón de respiración rápida por uno de respiración lenta. Ante situaciones de alta ansiedad una respuesta común es hiperventilar, y con ello podemos provocar la aparición o intensificación de toda una serie de síntomas que no harán más que prolongar e intensificar la ansiedad. En su lugar, se enseña una forma de respiración lenta que actúa como técnica de relajación.

    Técnicas de cambio de pensamientos: Un aspecto importante en nuestra reacción ante las situaciones es el modo en que interpretamos esas situaciones. Con cierto entrenamiento se puede aprender a identificar y modificar los pensamientos “erróneos” y exagerados acerca de la situación de vuelo y sustituirlos por alternativas más cercanas a la realidad, disminuyendo enormemente la ansiedad frente al vuelo. Consiste en plantearnos si las situaciones que nos generan miedo son realmente plausibles, o si por el contrario son posibilidades remotas.

    Exposición en imaginación: Consiste, en primer lugar, en elaborar una lista de las situaciones temidas relacionadas con el vuelo (hacer la maleta, ir en coche hasta el aeropuerto, hacer cola en facturación, escuchar el aviso por nuestro vuelo, la entrada en el avión, el despegue…). En segundo lugar la persona visualizará cada una de las situaciones mientras realiza ejercicios de relajación y el organismo se acaba habituando a dichas situaciones.

    Actualmente, además, algunas compañías de vuelo disponen de programas de intervención muy adecuados para tratar este tipo de fobias tan incapacitante.

    Estos son algunos consejos para intentar mantener a raya la ansiedad que nos puede provocar la fobia a volar. Si el problema es grave y es importante solucionarlo, siempre es recomendable acudir a un psicólogo especialista en fobias para que pueda ayudarle a superar la fobia a volar.

  • El duelo

    El duelo

    1 de Febrero de 2015

    Si has perdido a un ser querido, es posible que estés sintiendo distintas emociones. Es probable que estés triste, preocupado o asustado. Tal vez no estés preparado, estés impresionado o confundido. Puedes sentirte enojado, engañado, aliviado, culpable, exhausto o simplemente vacío. Tus emociones pueden ser más intensas o más profundas que lo habitual, o estar entremezcladas de una manera que nunca habías experimentado.

    También habrás notado que tu pérdida está afectando tus pensamientos y tu comportamiento. Si estás afligido, es posible que te cueste concentrarte, dormir, comer o sentir interés por las cosas que solías disfrutar. Quizás intentes actuar como si estuvieras bien (aun cuando no lo estés), porque deseas ser fuerte frente a otra persona. Y es posible que te preguntes si alguna vez superarás la pérdida de alguien que significa tanto para ti.

    Todas estas emociones son reacciones naturales frente a la muerte de un ser querido. Son parte del proceso de duelo.

    ¿Qué es el duelo?

    El duelo es la aflicción que siente la gente cuando sufre la pérdida de un ser querido. Existen muchos tipos de duelos, y no todas se relacionan con la muerte. Una persona también puede hacer duelo tras la ruptura de una relación íntima o después de que uno de los padres se va del hogar.

    El duelo es una reacción natural frente a la pérdida de alguien importante. El duelo también es el nombre del proceso de recuperacion que una persona atraviesa después de la muerte de un ser querido. El proceso de duelo lleva tiempo y el alivio suele aparecer en forma gradual.

    Si bien todos experimentamos dolor cuando perdemos a una persona, el duelo afecta a las personas de distintas maneras. La manera en que te afecte depende, en parte, de tu situación y de tu relación con la persona que falleció.

    Las circunstancias en las que muere una persona pueden influir en los sentimientos del duelo. Por ejemplo, si una persona estuvo enferma mucho tiempo o era muy vieja, es probable que esperaras su muerte. Aunque no necesariamente esto haga que sea más fácil aceptarlo (y el sentimiento de duelo estará presente de todos modos), algunas personas descubren que saber que alguien va a morir les da tiempo para prepararse. Y si un ser querido sufre mucho antes de morir, las personas pueden incluso tener una sensación de alivio cuando llega la muerte. Si la persona que falleció era muy joven, por el contrario, es posible que tengas una sensación de que es terriblemente injusto.

    Pero perder a alguien repentinamente puede ser muy traumático, sin importar la edad de la persona. Tal vez alguien a quien conoces murió inesperadamente; como resultado de un acto de violencia o de un accidente de automóvil, por ejemplo. Puede llevar mucho tiempo superar una pérdida repentina, porque quizá sientas que el acontecimiento y los intensos sentimientos que lo acompañan te tomaron desprevenido.

    Perder a alguien porque cometió un suicidio puede ser especialmente difícil de enfrentar. La gente que pierde amigos o familiares por un suicidio puede experimentar un profundo sentimiento de desesperación o tristeza, porque se siente incapaz de comprender qué pudo haberlo llevado a tomar una medida tan extrema. Incluso pueden sentir enojo contra esa persona: una emoción totalmente normal. O pueden sentirse culpables y preguntarse si podrían haber hecho algo para evitar el suicidio. En algunos casos, después de una pérdida traumática, una persona puede deprimirse y necesitar ayuda especial para aliviarse.

    Si perdiste a un familiar cercano, como un padre, un hermano o una hermana, es posible que sientas que te robaron el tiempo que deseabas pasar con esa persona. También puede ser difícil expresar tu propia aflicción cuando los demás miembros de tu familia también están afligidos. Algunas personas pueden esconder su propia aflicción o evitar hablar de la persona que falleció, porque tienen miedo de entristecer a un padre o a otro miembro de la familia.

    El duelo puede hacer que algunas personas se sientan culpables sin motivo alguno. Dependiendo de las circunstancias, algunas personas pueden preguntarse si algo que hicieron (o dejaron de hacer) causó la muerte de esa persona. Otros pueden pensar que si hubieran sido mejores personas, tal vez su ser querido no habría muerto. Estas cosas no son ciertas, por supuesto, pero a veces estos sentimientos y estas ideas son una manera de intentar darle sentido a algo que es difícil de comprender.

    Todos estos sentimientos y reacciones son normales. Pero ¿qué puede hacer una persona para superarlos? ¿Cuánto dura el duelo? ¿Alguna vez todo volverá a la normalidad? ¿Y cómo vas a seguir adelante sin la persona que falleció?

    Afrontar el duelo

    El proceso de duelo es muy personal e individual; cada persona lo atraviesa de manera diferente. Algunas personas buscan el apoyo de otras y encuentran alivio en los buenos recuerdos. Otras tratan de mantenerse ocupadas para alejar su mente de la pérdida. Algunas personas se deprimen y se alejan de sus amigos, o evitan los lugares o situaciones que les recuerdan a la persona fallecida. Así como la gente siente el duelo de muchas maneras diferentes, también lo maneja de manera diferente.

    A algunas personas, las puede ayudar hablar con otros de su pérdida. Algunas lo hacen natural y fácilmente con amigos y familiares; otras hablan con un terapeuta profesional. Algunas personas pueden no sentir ganas de hablar mucho del tema, porque les cuesta encontrar palabras para expresar una emoción tan profunda y personal, o se preguntan si hablar les hará sentir más dolor. Esto está bien, siempre y cuando encuentres otras maneras de hacer frente a tu dolor.

    Unas pocas personas canalizan su dolor involucrándose en actividades peligrosas y autodestructivas. Hacer cosas como beber, drogarse o cortarse el cuerpo para escapar de la realidad de una pérdida puede aplacar el dolor, pero la sensación es únicamente temporal. La persona no está realmente afrontando el dolor; simplemente lo está enmascarando, lo que hace que esos sentimientos se acumulen en el interior, prolongando el duelo.

    Si el dolor parece empeorar, si sientes deseos de lastimarte a ti mismo o tienes pensamientos suicidas, habla con alguien en quien confíes y dile cómo te sientes, o consulta a un profesional.

    Qué esperar

    Puede parecer imposible recuperarse después de perder a un ser querido. Pero la aflicción mejora gradualmente y se vuelve menos intensa con el tiempo. Tal vez, saber algunas de las cosas que puedes esperar durante el proceso de duelo pueda ayudarte a superar el dolor.

    Los primeros días después de la muerte de una persona pueden ser intensos, la gente puede expresar emociones fuertes, tal vez llorar o consolarse mutuamente y reunirse para expresar su apoyo y sus condolencias a quienes se ven más afectados por la pérdida.

    La familia y los amigos suelen participar en rituales que pueden ser parte de su religión, su cultura, su comunidad o de sus tradiciones familiares (como servicios religiosos, velorios o funerales). Estas actividades pueden ayudar a la gente a superar los primeros días posteriores a la muerte y a honrar a la persona que murió. La gente puede pasar algún tiempo reunida conversando y compartiendo recuerdos de la persona que falleció. Esto puede extenderse por días o semanas después de la pérdida, cuando los amigos y la familia traen alimentos, envían tarjetas o pasan a visitarte.

    Muchas veces, la gente muestra sus emociones en este período. Pero, en ocasiones, una persona puede estar tan sorprendida o superada por la muerte que no demuestra las emociones en forma inmediata, aun cuando la pérdida sea muy terrible. Por ejemplo, los amigos de Joey creían que él iba a estar realmente triste en el funeral de su mamá, y los sorprendió verlo sonreír y hablar con la gente como si no hubiera pasado nada. Cuando le preguntaron a Joey, él dijo que ver a sus amigos en el funeral lo alegró porque le recordó que algunas cosas continuarían siendo iguales. Joey pudo llorar y hablar sobre sus sentimientos cuando estuvo solo con su papá después del funeral.

    En algunos casos, cuando terminan los rituales asociados con el duelo, la gente puede sentir que deberían haber “superado” la pérdida porque todo parece haber vuelto a la normalidad. Cuando la gente que está de duelo regresa a sus actividades normales, puede resultarle difícil entregarse de lleno a las tareas de todos los días. Muchas personas vuelven a realizar sus tareas normales después de unos pocos días o de una semana. Pero si bien pueden no hablar tanto de su pérdida, el proceso de duelo continúa.

    Es natural continuar teniendo sentimientos y preguntas durante un tiempo después de la muerte de una persona. También es natural comenzar a sentirse un poco mejor. Depende mucho de la manera en que la pérdida afecte tu vida. Está bien estar afligido durante días, semanas, o incluso más tiempo, dependiendo de cuán cercana era la persona fallecida.

    No importa cómo elijas pasar tu duelo, no existe una manera correcta de hacerlo. El proceso de duelo es gradual y dura más en algunas personas que en otras. Puede haber momentos en los que pienses que nunca disfrutarás de la vida de la misma manera, pero ésta es una reacción natural después de una pérdida.

    Cuidarte a ti mismo

    La pérdida de un ser querido puede ser estresante. Cuidarte a ti mismo en cosas pequeñas, pero importantes, puede ayudarte a enfrentarla. Aquí hay algunas cosas que quizá te ayuden:

    Recuerda que la aflicción es una emoción normal. Debes saber que la aflicción puede desaparecer (y va a desaparecer)

    Participa en los rituales. Los servicios religiosos, los funerales y otras tradiciones ayudan a la gente a superar los primeros días y a honrar a la persona que falleció.

    Reúnete con otros. Incluso las reuniones informales de familiares y amigos brindan una sensación de apoyo y ayudan a la gente a no sentirse tan aislada durante los primeros días y semanas del duelo.

    Cuando puedas, habla de ello. A algunas personas las ayuda contar la historia de su pérdida o hablar de sus sentimientos. En ocasiones, una persona no tiene deseos de hablar. Eso también está bien. Nadie debe sentirse presionado a hablar.

    Exprésate. Aun cuando no sientas deseos de hablar, encuentra maneras de expresar tus emociones y tus pensamientos. Comienza a escribir un diario sobre los recuerdos que tienes de la persona que perdiste y de cómo te sientes desde la pérdida. O escribe una canción, un poema o un tributo a la persona que falleció. Puedes hacerlo de manera privada o compartirlo con otros.

    Haz ejercicio. El ejercicio puede cambiar tu humor. Puede resultar difícil sentirse motivado; por lo tanto, modifica tu rutina normal si es necesario.

    Aliméntate bien. Seguramente tengas deseos de saltear comidas o quizá no tengas hambre, pero tu cuerpo necesita comida nutritiva.

    Expresa y libera tus emociones. Si tienes deseos de llorar, no te reprimas. No te preocupes si escuchar determinadas canciones o realizar algunas actividades resulta doloroso porque te trae recuerdos de la persona que perdiste. Esto es normal. Después de un tiempo, será menos doloroso.

    Crea un memorial o un tributo. Planta un árbol o una planta, o recuerda a la persona con algo saludable, como participar en una maratón o caminata a beneficio (por ejemplo, una carrera por el cáncer de mama) en honor del ser amado.

    Conseguir ayuda para un duelo intenso

    Si tu dolor no disminuye después de un tiempo de la muerte del ser amado, es posible que desees recibir ayuda. Si el duelo se transformó en depresión, es muy importante que se lo digas a alguien. ¿Cómo saber si el duelo está durando demasiado tiempo? Éstas son algunas de las señales:

    Has estado de duelo durante 4 meses o más y no te sientes mejor.

    Te sientes deprimido.

    Tu dolor es tan intenso que sientes que no puedes continuar con tus actividades habituales.

    Tu dolor está afectando tu capacidad para concentrarte, dormir, comer o socializar como lo hacías normalmente.

    Sientes que no puedes continuar viviendo después de la pérdida, o piensas en el suicidio, la muerte o en lastimarte a ti mismo.

    En cierta medida, es natural que una pérdida haga que las personas piensen en la muerte. Pero si la pérdida ha hecho que pienses en el suicidio o en lastimarte a ti mismo de alguna manera, o si sientes que no puedes continuar viviendo después de tu pérdida, es importante que se lo digas a alguien de inmediato.

    La ayuda de un terapeuta profesional puede serte útil, porque te permite hablar de tu pérdida y expresar sentimientos intensos.


    Fuente: kidshealth.com

  • Pensamientos extremistas: Todo o Nada.

    Pensamientos extremistas: Todo o Nada.

    1 de Febrero de 2015

    ¿A veces te da la sensación de que los pensamientos negativos te asaltan? ¿Crees que en ocasiones son exagerados o demasiado extremistas? ¿Sientes que a veces ves la vida polarizada, como si las cosas solo pudieran ser en blanco o negro?

    Si todo esto te suena , significa que tu mente recurre frecuentemente a una de las distorsiones del pensamiento más comunes: Pensamientos de tipo Todo o Nada. Este tipo de pensamiento puede llegar a producir ansiedad, angustia, depresión, sensación de culpa, sentimientos de inferioridad, perfeccionismo, rabia, etc.

    Una técnica muy útil para intentar redirigir nuestros pensamientos cuando están dentro de esta distorsión es la de “Pensar en matrices grises”. La base es muy sencilla. Por lo general somos capaces de saber que todas nuestras ideas se sitúan en algún lugar entre el 0 y el 100 sin pertenecer al 0 o al 100, puesto que lo más habitual es que no tengamos ideas extremistas.

    Muchas veces creemos que nuestra manera de comportarnos o la manera de comportarse de los demás deberían ser perfectas, sin margen de error. Creemos que un solo fallo puede acabar con el trabajo de meses. Que un error puede hacer que nuestro entorno desconfíe de nosotros o nos deje de apreciar. A veces, nos equivocamos al pensar que los demás nos darán la espalda o nos abandonaran si nos equivocamos o si hacemos algo mal. O somos incapaces de entender porque una persona se comportaría de cierta manera, si para nosotros está claro que la mejor manera de actuar es otra.

    En estos casos, nos hemos de plantear como de extremista es nuestro pensamiento. Por ejemplo, si nos equivocamos en el trabajo, deberíamos pensar cuanto tiempo llevamos trabajando correctamente, qué referencias tienen de nosotros, y por tanto, determinar en qué porcentaje hemos trabajado bien. Una vez tengamos una cifra definida, deberemos meditar en qué medida afecta nuestro error a ese porcentaje, es decir, cuanto resta. Si a nuestra manera de actuar le damos ciertas puntuaciones, y a los fallos y errores les damos valoraciones correspondientes, nos daremos cuenta de que en la mayoría de ocasiones lo que hacemos es ponernos en el peor de los casos, los cuales suelen estar poco justificados.

    Admitir que aunque en general actuamos correctamente pero que no somos perfectos, que en ocasiones nos equivocamos o no actuamos como deberíamos por ciertas circunstancias, nos ayudará a aceptar la realidad sobre el mundo y sobre nosotros mismos sin que nuestra autoestima salga perjudicada. Si intentamos contrarrestar nuestros pensamientos autocríticos, si reconocemos nuestros errores y nos perdonamos será más fácil que nos aceptemos a nosotros mismos y tengamos una visión del mundo mucho más realista.

    Si sientes que no puedes controlar este tipo de pensamientos, no dudes en ponerte en manos de un profesional que te proporcione herramientas para ser capaz de reflexionar sobre estos pensamientos cuando se produzcan.

  • ¿Sabes desconectar del trabajo?.

    ¿Sabes desconectar del trabajo?.

    1 de Febrero de 2015

    Aprender a desconectar es algo fundamental puesto que el trabajo ocupa una parte importante de nuestras vidas y pasamos gran parte del tiempo pensando en él. Sin embargo, si no permitimos que nuestro cerebro sea capaz de desconectar con otros temas se reducirá de forma significativa nuestro rendimiento profesional.

    Por no tener la capacidad de desconectar, muchas personas se descubren a sí mismas dando vueltas mentales a un tema que tienen sobre la mesa de su escritorio. Lo realmente molesto es que esto les ocurre mientras miran una película al lado de su pareja un sábado por la noche o mientras comen con toda su familia el domingo.

    Nuestra mente necesita tener unas pautas que le indiquen cuándo se está en acción y cuándo puededesconectar y reposar. En algunas personas, si no educamos a la mente en este sentido tenderá a estar todo el día pensando, con el consecuente agotamiento mental que esto supone. No es muy distinto de lo que sucedería si alguien come cuando le apetece, sin guardar ningún orden respecto al desayuno, la comida o la cena. La mayoría acabaríamos picando todo el día y con problemas digestivos.

    El primer paso para desconectar de manera eficaz es entender la necesidad de llevarla a cabo y comprender que no por dedicar más tiempo a un problema sacaremos mejores soluciones. Marque unos espacios temporales en su día a día donde esté prohibido pensar en el trabajo. Cuando un pensamiento laboral haga acto de presencia fuera del horario de actividad, inicia voluntariamente una conducta que interrumpa el pensamiento: empieza una conversación con tu pareja, canta una canción, realiza una llamada telefónica, lee el periódico o cualquier otra cosa.

    A esto se le llama utilizar la “distracción activa” y te permitirá educar a tus pensamientos para que guarden un cierto orden en los períodos de actividad. Con el tiempo y cierta dosis de disciplina comprobarás los beneficios de esta propuesta que únicamente podrá llevar a cabo si estás totalmente convencido de la necesidad de educar a tu mente en esta línea. En esta actividad que te proponemos: “hay más dosis de querer que de poder”.

    Si notas que tú o algún familiar tiene estos problemas para desconectar y que siempre está pensando en el trabajo, no dudes en consultarnos, te ayudaremos a encontrar una solución y a entrenar a tu mente en la distracción activa.

  • Psicología positiva

    Psicología positiva

    1 de Febrero de 2015

    La Psicología Positiva es una rama de la psicología que se dedica a estudiar científicamente el funcionamiento más óptimo del ser humano: sus fortalezas y sus virtudes tales como la felicidad, la esperanza, la perseverancia, el optimismo, entre otras muchas cualidades.

    La Psicología Positiva nos viene a decir que una persona es feliz si invierte su tiempo en hacer las cosas con las que realmente disfruta y que le provocan algún tipo de beneficio personal en estos mismos momentos o en el futuro. Esta descripción de la felicidad nos define como activos principales, como principales responsables de nuestro propio bienestar emocional, saliéndose del concepto clásico en que la felicidad era algo que ocurría y debías esperarla con actitud contemplativa y pasiva.

    Siguiendo la línea de la Psicología Positiva la felicidad es algo que podemos crear y que está al alcance de nuestra mano. Es decir, para poder ser feliz, hay que trabajar de manera activa en ello, actuando y tomando decisiones que nos ayuden a encontrar satisfacción.

    A continuación os dejamos algunos aspectos para practicar la Psicología Positiva:

    Plantéate los aspecto positivos de cada situación: Sabemos que en alguna ocasión nos ocurren cosas negativas que no podemos controlar, pero en muchas ocasiones, ver el vaso medio lleno, no hundirse ante una dificultad o un tropezón es más fácil de lo que pueda parecer. Una manera de hacerlo es tomándose esos obstáculos como retos, cómo pruebas para poder seguir luchando por lo que queremos.

    Cuidar las relaciones con el entorno. Será muy importante tanto para mejorar el ambiente como la sensación y la percepción que tenemos de nosotros mismos. Felicitar cuando alguien te ofrece un buen servicio, o cuando alguien tiene un gesto bonito contigo, preguntar a las personas por el estado de salud de algún familiar, interesarse por cómo se sienten o por si les va bien el trabajo son algunos ejemplos que mejorarán tu entorno de manera substancial.

    Ser una parte activa para conseguir nuestras metas. Si no nos esforzamos nosotros por conseguir lo que queremos nadie lo hará. Planificar con esmero los pasos a seguir, subdividiendo las metas en objetivos más pequeños y alcanzables. La sensación de control propio sobre los logros es algo fundamental.

    Cuida tu cuerpo. Practicar ejercicio, comer de manera equilibrada, descansar las horas suficientes, dormir bien, será muy importante para ayudar a tener un estado de ánimo positivo.

    Disfruta de cada momento. Concentrarse en los momentos positivos del día y disfrutar intensamente de las situaciones agradables del día nos permitirá ver que a diario nos ocurren cosas importantes y que nos ayudan a estar bien y que muchas veces pasamos por alto. Intenta estar atento a las cosas buenas que te pasan y verás que ocurren más a menudo de lo que esperabas.

    Si quieres más trucos de psicología positiva, no dudes en ponerte en contacto con un experto que pueda guiarte a encontrar el equilibrio y el camino de la felicidad.

  • Decálogo de la inteligencia emocional

    Decálogo de la inteligencia emocional

    19 de Enero de 2015
    1. Aprender a ver las cosas desde el punto interno de tu ser, de ahí parte tu vida (educación afectiva).
    2. No saltar etapas, tenemos que pasar en orden nuestras etapas, para llegar a una madurez verdadera, porque distorsionamos el cerebro y puede afectar nuestra vida para siempre (nos confunde, es importante el orden).
    3. Hacer nacer un potencial cultural.
    4. Tener principio de realidad, aceptar nuestros problemas, de esa manera podremos procesarlos
    5. Tener empatía, comprender los sentimientos de prójimo, comprender el nuestro.
    6. Aprender a relacionarse con uno mismo, ser consciente de las emociones de uno mismo, aprende a conocerte cada día.
    7. No permitir que la ira nos destruya, deja que se vaya por su propio veneno, deja que fluya a la tranquilidad, y en silencio encontrarás la salida, en esa pausa Dios te dirá que hacer, solo se paciente.
    8. No te nutras de ira, de amargura, de rabia, de todas esas cosas negativas, purifica todos los dias tu vida, solo relájate y se paciente.
    9. Enfrenta los pensamientos negativos y reemplázalas por positivos, enfrfenta el miedo y lo vencerás.
    10. Sé tu la fuerza de amor que mueva todo tu ser, sólo tu.
  • Citas de Reflexión y frases célebres de coaching

    Citas de Reflexión y frases célebres de coaching

    19 de Enero de 2015

    Las Citas de Reflexión o Frases Célebres, forman parte de una de las herramientas de persuasión más utilizadas en el mundo del Coaching.

    En pocas palabras podrás encontrar grandes enseñanzas para la vida y el trabajo. 

    Espero que estas Citas y Frases Célebres despierten en ti actitudes que te ayuden a ir construyendo tu futuro de manera que hagas brillar tu LUZ.

    Recuerda que la ACCIÓN procede de la REFLEXIÓN para lograr resultados extraordinarios.

    “Un pájaro posado en un árbol, nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama, sino en sus propias alas”
    Anónimo

    “Ser uno mismo es, siempre, llegar a ser ese otro que somos y que llevamos escondido en nuestro interior, más que nada como promesa o posibilidad de ser”
    Octavio Paz

    “En el pasado tú eras lo que tenías, ahora eres lo que compartes”
    Godfried Bogaard

    “¿Y cuando piensas realizar tu sueño?”, le preguntó el Maestro al discípulo. “Cuando tenga la oportunidad de hacerlo”, respondió éste. El Maestro le contestó: “La oportunidad nunca llega. La oportunidad ya está aquí”
    Anthony de Mello

    “La Vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento”
    Kevin Bisch

    “La religión de todas las personas debería ser la de creer en sí mismos”
    Jiddu Krishnamurti

    “Una de las mejores maneras de persuadir a los demás es escuchándolos”
    Dean Rusk

    “La Felicidad generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”
    Benjamin Franklin

    “Los problemas no se pueden resolver en el mismo nivel de pensamiento en que han sido creados”
    Albert Einstein

    “Una de las compensaciones más hermosas de la vida, es que nadie puede tratar de ayudar sinceramente a otro, sin ayudarse a sí mismo”
    Ralph Waldo Emerson

    “El único límite a nuestros logros de mañana está en nuestras dudas de hoy”
    Franklin D. Roosevelt

    “Tenemos dos ojos, pero solo una Visión del mundo”
    Susan Barry

    “La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito”

    Ralph Waldo Emerson

    “Aprendemos a hacer algo haciéndolo. No existe otra manera”

    John Holt

    “Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado, escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse”

    Benjamin Franklin

    “Las Personas Exitosas, saben MÁS que las no Exitosas”

    Brian Tracy

    “Atrévete a soñar y valdrá la pena despertar”

    Nadhín

    “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”

    San Francisco de Asís

    “El mayor descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden alterar sus vidas alterando sus actitudes”

    William James

    “Siempre hay esperanza y oportunidad para cambiar porque siempre hay oportunidad para aprender”

    Virginia Satir

    “Lo que conduce y arrastra al mundo no son las maquinas, sino las idea”

    Víctor Hugo

    “A la cima no se llega superando a los demás, sino superándose a sí mismo”

    Anónimo

    “Algo solo es imposible hasta que alguien lo dude y acabe probando lo contrario”

    Albert Einstein

    “Pies… para qué los quiero, si tengo alas para volar”

    Frida Khalo

    “Aquello que puedes hacer, o sueñas que puedes hacer, comiénzalo. La audacia tiene genio, poder y magia”

    Goethe

    “Aprender es descubrir lo que ya sabes, hacer es demostrar lo que sabes.Enseñar es recordar a otros, que saben tanto como tu.Todos somos aprendices, hacedores, maestros”

    Richard Bach

    “El ser humano no vive sólo de pan. Necesitamos amor y cuidados, y encontrar una respuesta a quiénes somos y por qué vivimos”

    Jostein Gaarder

    “Lo que importa es cuanto amor ponemos en el trabajo que realizamos”

    Madre Teresa de Calcuta

    “Los límites de lo posible sólo pueden ser definidos yendo más allá; hacia lo imposible”

    Arthur C. Clarke

    “La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el ensayo de un camino, el boceto de un sendero”

    Hermann Hesse

  • Técnicas de relajación para reducir la ansiedad

    Técnicas de relajación para reducir la ansiedad

    19 de Enero de 2015

    La ansiedad es un estado emocional inconsciente que nos hace sentir inquietos o angustiados ante algunas situaciones que sentimos que no podemos controlar. Es una sensación constante en el día a día de la persona que impide que podamos disfrutar plenamente del momento.

    Cuando la ansiedad se mantiene durante un periodo de tiempo más o menos largo se produce una tensión muscular continua tanto en el sueño como en la vigilia. Esta sensación de tensión nos acompaña y hace que cada vez más, nos cueste estar relajados y a gusto.

    Es por ello por lo que es importante aprender a reducir la ansiedad. Los ejercicios de relajación nos ayudan a liberar cuerpo y mente y a disfrutar, en general, más de nuestro día a día.

    Aunque se recomienda ampliamente acudir a un profesional para que nos ayude a aprender a sacarles el mayor partido a estas técnicas, es cierto que se pueden practicar en casa con unos resultados bastante buenos.

    Control de la respiración

    Uno de los síntomas de ansiedad es la respiración superficial, es posible que te encuentres, de repente, bostezando incontroladamente o suspirando profundamente de forma continua. En el momento en que seas consciente de esto es recomendable practicar una sencilla técnica que puedes practicar en cualquier lugar: el control de la respiración. 

    1. Inspira por la nariz en lugar de por la boca.
    2. Respira suave y profundamente varias veces. Nota como se ensancha el abdomen en la inspiración y cómo se estrecha en la exalación.
    3. Haz un par de inspiraciones profundas por la nariz seguidas de exalaciones lentas y suaves por la boca.

    Respiración diafragmática

    Esta técnica necesita de un poco más de entrenamiento y de un lugar tranquilo donde puedas concentrarte para llevarla a cabo.

    1. Colócate en una posición cómoda e intenta relajar los músculos.
    2. Sitúa una mano en el pecho y otra sobre el estómago.
    3. Toma aire lentamente por la nariz llevando el aire hasta la mano que tienes en el estómago. La mano del pecho debe quedar inmóvil.
    4. Cuando consigas llevar el aire hasta allí, retenlo durante un par de segundos.
    5. Suelta el aire poco a poco por la boca, de manera que sientas como se va hundiendo el estómago y la mano del pecho sigue inmóvil.
    6. Repite varias veces este ejercicio.

    Dejar la mente en blanco

    Esto que parece imposible es un poco más fácil de conseguir si lo intentamos mientras estemos haciendo los ejercicios de respiración. Los pensamientos surgen sin darnos cuenta muy a menudo. Con esta técnica no vamos a eliminarlos, pero sí que puede ayudar a que mantengamos una cierta distancia con ellos.

    1. Escoge uno de los ejercicios de respiración propuestos.
    2. Mientras lo estás realizando, concéntrate sólo en tu respiración.
    3. Cuenta las exalaciones lentamente, al ritmo que se producen. Es decir, inunda tu cerebro con el número “uuuuuuuuno” en la primera, y así sucesivamente.
    4. Intenta llegar hasta el número cinco.
    5. Si algún pensamiento cruza por tu mente, pon el contador a cero.
    6. A medida que vayas dominándolo, ves aumentando el número de respiraciones con la mente en blanco.

    Entrenamiento autógeno de Schultz

    Este entrenamiento en relajación es uno de los más usados en terapia psicológica y, a su vez, uno de los más amplios. Aquí vas a encontrar una versión reducida del entrenamiento, apta para llevarla a cabo en un tiempo más o menos corto.

    1. Escoge un lugar cómodo y tranquilo donde no te distraiga nada.
    2. Cierra los ojos y respira profundamente.
    3. Con cada exalación repite mentalmente “estoy relajado, cada vez más tranquilo”.
    4. Fija tu mente en tu pierna derecha y concéntrate en su calor. Ves relajándola lentamente a medida que te repites “mi pierna derecha está relajada, cada vez más”.
    5. Cuando esa extremidad esté relajada, pasa a la pierna izquierda y repite el ejercicio. Continua después con el abdomen, los brazos y el cuello.
    6. Cuando tu cuello esté relajado pasa a la cabeza. Concéntrate en ella y repite “mi cabeza está despejada”. En este momento todo tu cuerpo debería estar sumido en un estado de relajación.
    7. Respira hondo antes de abrir los ojos. Retén esa sensación de relajación y, antes de levantarte, estira los músculos y activa tus sentidos.

    Relajación Muscular Progresiva de Jacobson

    Este ejercicio requiere de una dedicación de tiempo algo mayor que los anteriores, así que hazlo sólo cuando tengas una media hora para dedicarle. Intenta hacerlo cada día, notarás los resultados.

    1. Estírate en un lugar cómodo y relajado. Intenta que no haya interrupciones o molestias.
    2. Concéntrate en la respiración. Inspira profundamente y exala lentamente hasta que te sientas algo más relajado.
    3. Concéntrate en tu pie derecho. Visualízalo en tu mente y ténsalo. Aprieta los dedos y provoca una gran tensión en tu pie derecho.
    4. Cuenta hasta 5 y relaja los músculos del pie.
    5. Concéntrate en la sensación de relajación del pie.
    6. Haz lo mismo con tu pie izquierdo. Cuando lo hayas hecho continua con tus piernas, tus rodillas, las caderas, el abdomen, los brazos, las manos, los hombros, el cuello y la cabeza.
    7. Cuando llegues a la cabeza atiende especialmente a la relajación de las mandíbulas, el cuero cabelludo, las sientes y la frente, puesto que son zonas que suelen acumular mucha tensión.

    Visualización

    Este ejercicio combina las técnicas de relajación con las de meditación.

    1. Busca un lugar cómodo y donde no te puedan interrumpir.
    2. Apaga la luz e ilumina el espacio con una luz suave y agradable para ti.
    3. Pon música relajante a un volumen bajo, suficiente para que puedas escucharlo.
    4. Cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Siente como el aire entra por tu nariz y sale por tu boca.
    5. Piensa en un cielo azul. Siente la energía que te da el sol, focaliza tu atención en el sentimiento que te provocan los días así.
    6. Disfruta de la visión del cielo durante un rato.
    7. Añade a tu visión el mar. Escucha el sonido de las olas.
    8. Inunda tu cerebro con esa visión y concéntrate en los sentimientos que te provoca.
    9. Cada vez estarás más relajado. Cuando lo consigas, visualízate a tí mismo, en ese mismo paisaje, tumbado en la hierba o sobre la arena de la playa. Sin nadie a tu alrededor.
    10. Disfruta de la sensación de relajación y paz que te inunda durante unos minutos.
    11. Visualízate a ti mismo levantándote en el paisaje y empieza a estirar los músculos del cuerpo. Poco a poco y sin abrir los ojos.
    12. A medida que vayas estirando ves tomando conciencia de nuevo de la música que te envuelve y, cuando estés preparado, abre los ojos de nuevo.

    Consideración final

    Si sientes que a pesar de todos estos ejercicios tu estado de ansiedad no se reduce o te gustaría mejorar en la práctica de alguno de ellos, quizá sea interesante que consultes con un psicólogo especializado. En Psicóloga Rosario Ortuño puedes encontrar el que mejor se ajuste a tus necesidades.

  • Decálogo para la Gestión del Estrés

    Decálogo para la Gestión del Estrés

    6 de Enero de 2015

    Se trata de 10 áreas básicas para mejorar tu respuesta al estrés. Valora qué área deberías reforzar y ponte a ello:

    1.- Hazte con algún libro sobre el estrés: Conocer mejor el estrés es un paso importante para aprender a manejarlo. El término estrés ha sido excesivamente utilizado para fines publicitaros y coloquiales, de manera que el concepto que muchas personas pueden tener del mismo poco tiene que ver con su definición científica. Recuerda que no podemos enfrentarnos a aquello que desonocemos.

    2.- Descubre tus estresores: Para hablar de estrés deben existir estresor. Los estresares serían las situaciones que llegan a estresarnos. Pues bien, a veces no es fácil detectarlo. Ponte ante una hoja en blanco y intenta identificar los principales estresores de tu vida diaria.

    3.- Practica la relajación: Te será fácil hacerte con alguna de las variadas técnicas existentes para aprender relajación. Dominar la relajación es una excelente estrategia para reducir la respuesta de tu organismo ante el estrés.

    4.- Ejercicio regular: Tu organismo es el que tendrá que soportar las reacciones estresantes. Si la respuesta de estrés se encuentra con un organismo saludable y equilibrado lo tendrá más difícil para perjudicarte.
    5.- Cuida de tus sueños: Un sueño reparador es fundamental para que nuestro organismo cuente con los recursos suficientes para enfrentarse a los acontecimientos diarios

    6.- Ordena tu vida: Tu mente necesita saber qué se espera de él en cada momento. Si guardas un orden entre el trabajo y el ocio, entre el sueño y la vigilia y en cualquier faceta de tu vida, tu mente se sentirá más relajada.

    7.- Potencia la desconexión: Son muchas las ocasiones en las que nos encontramos pensando en problemas para los que estamos seguros de no poder encontrar una solución. Intentar desconectar de nuestras preocupaciones a través de la distracción activa será de gran ayuda.

    8.- Mantén tus zonas de estabilidad: Los “hobbies” y las actividades que se hacen por puro placer son las primeras que eliminamos cuando andamos agobiados y con muchas preocupaciones. Intenta conservar esas zonas de estabilidad y no cedas a la primera.

    9.- Tu eres tu principal enemigo: En la mayoría de ocasiones, las demandas y exigencias que nos hacemos a nosotros mismos son la principal fuente de estrés: “Quiero que mis hijos vayan a una escuela privada”, “Necesito un coche para hacer excursiones por la montaña”, “Si tuviera una casita para pasar los fines de semana se acabarían mis problemas de estrés”,  “Si no consigo hacer ese master nunca triunfaré a nivel profesional”.

    10.- “NO”: Hay ocasiones en la vida en las que tenemos todo el derecho y debemos negarnos a ciertas cosas. Para muchas personas negar algo a alguien es una acción muy difícil de llevar a cabo. Debemos darnos cuenta de que la falta de asertividad representa

  • Seminario-Taller de Comunicación eficaz ó programación neurolingüística

    Seminario-Taller de Comunicación eficaz ó programación neurolingüística

    28 de Diciembre de 2014

    Seminario-Taller de Comunicación eficaz ó programación neurolingüística para profesores, a impartir en el I.E.S. Bernat de Sarriá de Benidorm.

    OBJETIVOS

    -         Dar a conocer La función de la comunicación y los elementos que la componen.

    -         Introducir el manejo de la buena comunicación en la resolución de conflictos.

    -         Aprender a detectar el canal predominante de atención en nuestro interlocutor.

    -         Detectar las distorsiones cognitivas en la comunicación.

    -         Reconocer nuestro diálogo interno, como base de nuestra comunicación con el exterior.

    -         Fomentar la comunicación productiva y eficaz.

    Temporalización:

    En Enero de 2015 los días: 13, 20 y 27

    En Febrero de 2015 los días: 03, 10, 17 y 24

    En Marzo de 2015 los días: 03, 10 y 17

  • Curso de Inteligencia Emocional y Coaching (UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ)

    Curso de Inteligencia Emocional y Coaching (UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ)

    27 de Diciembre de 2014

    Justificación académica:

    Contribuir a la creación y fomento del desarrollo crítico, así como al desarrollo de la cultura de la comunidad universitaria y de la sociedad en su conjunto, con miras a conseguir una educación integral de la persona.

    Objetivos del curso:

    - Desarrollar el autoconocimiento. Identificar fortalezas, debilidades y necesidades
    - Potenciar la gestión del cambio, la motivación y la comunicación. Gestionar y modificar hábitos 
    - Utilizar adecuadamente las emociones y los sentimientos. Conocer su regulación y mejorar su gestión.
    - Potenciar los principios, valores, competencias, creatividad y el trabajo en equipo.
    - Desarrollar estrategias para mejorar las relaciones interpersonales (inteligencia Social).
    - Conocer y desarrollar pautas para proporcionar estados de relajación y atención plena.

    Estructura de los estudios:

    1º Sesión
    - Bases fundamentales del coaching.
    - Inteligencia Emocional y coaching.
    - Toma de conciencia de mi estado personal actual.
    - Desarrollo de hábitos y acciones positivas.
    2º Sesión
    - Toma de conciencia de conductas limitantes (tengo que, no puedo, ¿.), personales y en el entorno. 
    - Procesos de cambio, reconocer los frenos y las resistencias. 
    - Detección de las creencias limitantes con el fin de convertirlas en potenciadoras.
    3º Sesión
    - Reconocimiento de nuestras propias emociones.
    - Utilización de esas mismas emociones para adecuar nuestra conducta gestionando así las que puedan ser tóxicas (emociones con demasiada carga emocional).
    - Toma de conciencia de los pensamientos y los sentimientos que estos pensamientos nos provocan.
    4º Sesión
    - Reconocimiento y cambio de la tendencia al victimismo, resentimiento y culpabilidad (tanto el propio como el que proviene de nuestro entorno).
    - Cómo superar otros tipos de situaciones tóxicas.
    - Cómo descubrir debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades,
    5º Sesión
    - Estrategias de cambio y hábitos positivos.
    - Descubrir valores y potenciar otros nuevos.
    - Detección y resolución de conflictos.
    - Aprendizaje y desarrollo de pautas para proporcionar atención plena y relajación.
    6º Sesión
    - Definición de objetivos y metas.
    - Estrategias para conseguir con éxito una meta.
    - Conclusiones.

    Uso de instalaciones y programación temporal:

    15, 22, 29 abril 2015
    6, 13, 20 mayo 2015

    Horario: 15:00 a 19:00 (último día de 15:00 a 20:00)

    Lugar:
    Aula 2.1 del edificio Altet
    (excepto día 15 en aula 0.2, edf. La Galia)
    Campus de Elche

    Web: http://cultura.umh.es/es/cursos/cursosdhivern/

    Preinscripción: 15/10/14 al 14/04/15

    Matriculación: 15/10/14 al 14/04/15




  • Cierre Vivencial I.E. Noviembre 2014

    Cierre Vivencial I.E. Noviembre 2014

    26 de Diciembre de 2014

    Durante el fin de semana del 22 y 23 de noviembre de 2014 ha tenido lugar el cierre del vivencial de Inteligencia Emocional realizado en el Hostal Los Arcos de Benidorm, un lugar mágico que ha sido el marco de encuentro de un grupo extraordinario. 
    Allí se han desarrollado las dinámicas creándose un ambiente cálido, de confianza, creatividad y seguridad.
    Después de esos días de convivencia y trabajo personal, salimos interpretando con otra visión lo que nos rodea.

  • Atención al cliente con discapacidades físicas, visuales y auditivas

    Atención al cliente con discapacidades físicas, visuales y auditivas

    1 de Diciembre de 2014

    Dos cursos impartidos con Rosario Ortuño Ribes en el CDT de Benidorm: Atención al cliente con discapacidades físicas, visuales y auditivas (Octubre) y Atención al cliente con discapacidad intelectual y enfermedad mental (Noviembre).

    Durante ocho días, hemos compartido con 15 personas maravillosas con ganas de aprender y enriquecerse a nivel personal, el conocimiento de los diferentes tipos de discapacidad, la problemática con la que se encuentran día a día, la detección de las barreras a las que se enfrentan y las herramientas prácticas para lograr la máxima satisfacción de estos clientes. Gracias chic@s por vuestro entusiasmo.

    Agradecemos a Sandra y a su madre Amparo, que nos contaron su experiencia, ya que Amparo padece una discapacidad visual y también a Sonia Padilla, Trabajadora Social de AFEM que nos habló del trabajo que se realiza en la Asociación y del Ocio y Tiempo libre como necesidad para las personas con enfermedad.

    Gracias a Francisco Juan y a Enrique Portolés por permitirnos impartir estos cursos tan importantes para nuestro turismo.

    Y como no, un agradecimiento a la Consellería de Turimo, a su Director General D. Sebastián Fernández, por la apuesta de un turismo inclusivo.

    Gracias a tod@s y esperamos que podamos repetir esta experiencia.

  • Vivencial I.E. Noviembre 2013

    Vivencial I.E. Noviembre 2013

    29 de Junio de 2014

    Durante el fin de semana del 16 y 17 de noviembre de 2013 ha tenido lugar el primer vivencial de Inteligencia Emocional realizado en el Hostal Los Arcos de Benidorm, un lugar mágico que ha sido el marco de encuentro de un grupo extraordinario. 
    Allí se han desarrollado las dinámicas creándose un ambiente cálido, de confianza, creatividad y seguridad.
    Después de esos días de convivencia y trabajo personal, salimos interpretando con otra visión lo que nos rodea.

  • Monográficos I.E.

    Monográficos I.E.

    29 de Junio de 2014

    Después del vivencial hemos realizado otros tres monográficos de los que hemos aprendido, en los que hemos disfrutado y nos hemos dado cuenta de cuánto hemos crecido como personas.
    Doy gracias a todos los participantes por todo lo que me han hecho sentir.

  • Jornadas COP Presentación PEC

    Jornadas COP Presentación PEC

    11 de Abril de 2014

    Presentación de PEC en Power en las instalaciones del Diario Información en Abril de 2014