Publicado: 7 de Noviembre de 2017

Alcanzar metas no siempre es fácil, especialmente si no estamos motivados o no nos gusta. No solo es cuestión de disciplina, sino que la motivación nos hace actuar y movilizarnos sin perder de vista nuestros objetivos.

Muchas de las situaciones que vivimos son motivadoras por sí solas. Sin embargo, nos encontramos con otras situaciones en las que necesitamos de más motivación para poder sobrellevarlas y lograr nuestras metas. Pero ¿qué podemos hacer para motivarnos? ¿cómo podemos conseguirlo?

En el siguiente blog se proponen ciertas claves que nos pueden ayudar a aumentar la motivación.

  1. Piensa en positivo. Es fundamental centrarse en lo positivo para avanzar y alcanzar las metas pues, el fijarse demasiado en lo negativo, solo provoca que cueste más hacerlo y que se dude de las propias capacidades para lograr los objetivos.
  2. Lleva cuenta de tus progresos. De este modo puedes ver los resultados de tu trabajo y del esfuerzo realizado por alcanzar tus metas. Ello te motivará para continuar con más fuerza.
  3. Crea una sana competencia. Cuando se compite de algún modo, con alguien que tiene metas similares, puede ayudar a motivarse más para conseguir llegar antes a alcanzar los objetivos marcados.
  4. Acepta que las cosas no siempre salen bien. Por muy motivados que estemos, hay que contemplar que las cosas pueden torcerse de vez en cuando. Por ello, cuando veamos que hay problemas, si ya los hemos contemplado previamente, lo veremos como un bajón o recaída del cual es más fácil salir o superar. Si por el contario se idealiza el camino y se piensa que todo saldrá perfecto, al primer bache, se puede vivir como un fracaso y las probabilidades de abandonar aumentarán.
  5. Descubre lo que verdaderamente te gusta. Lo que te gusta, lleva intrínsecamente cierto componente motivacional. No obstante, hay cosas que nos gustan menos, que necesitarán de estímulos externos para conseguir ponernos en marcha y conseguir los objetivos.
  6. Establécete recompensas. Ponerse recompensas tanto a largo plazo como a corto plazo favorece que se cumplan las metas. Las recompensas han de ser proporcionales a las metas y minimetas propuestas.
  7. ¿Comprometerse públicamente? Anunciar a los de tu alrededor el objetivo que quieres lograr, funciona para muchas personas, puesto que el deseo de no decepcionar o de hacer el ridículo puede ser estímulo fuerte para lograr los retos propuestos.
  8. Sal de tu zona de confort. Cuando siempre hacemos lo mismo, lo que sabemos o lo que nos hace estar cómodos, no se nos permite tener un gran crecimiento personal. El plantearse objetivos nuevos supone un reto y supone un aprendizaje de habilidades nuevas.
  9. Pon fecha a tus objetivos. Esto te ayudará a exigirte más a la hora de lograrlos.