Publicado: 1 de Octubre de 2017

Las redes sociales, el móvil, el ordenador, la tablet… las nuevas tecnologías dominan nuestro día a día. Es imposible no ver pasajeros en el transporte público mirando a una pantalla. Cada vez los menores acceden antes a tener un móvil con internet y conectarse a apps de chat. Según estudios de empresas de telecomunicación, miramos el móvil unas 85 veces al día en contactos de unos 30 segundos. Son interacciones con los móviles muy frecuentes pero de muy escasa duración, lo que hace que estemos continuamente enganchados al móvil perdiéndonos la realidad que nos rodea.

Cada vez son más las personas que necesitan desconectar de tanta conexión, pues estar continuamente pendientes de la tecnología puede generar problemas de sueño, problemas en las relaciones sociales, estrés y ansiedad, e incluso cada vez más especialistas hablan de adicciones a las nuevas tecnologías.

¿Qué beneficios podríamos encontrar al apagar el móvil? 

  • Mejora la postura corporal: el uso continuo del móvil se nota en nuestro organismo en la postura forzada del cuello, los hombros la espalda, y sobre todo, en los ojos.
  • Favorece el descanso: se ha comprobado que la luz azul de los aparatos electrónicos como el ordenador, la Tablet o el móvil hace que nuestro cerebro pare la segregación de la hormona del sueño, la melatonina, manteniéndonos alerta e impidiendo que conciliemos bien el sueño.
  • Nos hace más sociables: hoy en día, cara a cara el móvil también suele ser un elemento que está presente. Eso hace que la conversación sea menos fluida, que no prestemos suficiente atención a la persona que tengamos enfrente y que incluso las relaciones se enfríen y nos distanciemos. Por tanto, apagar el móvil cuando estamos con otras personas puede ser un signo de respeto hacia el exterior e incluso hacia nosotros mismos, permitiéndonos estar al 100 por 100 conectados con quien estemos delante.
  • Aumenta la capacidad de concentración: al focalizar la atención sólo en una tarea evitando interrupciones innecesarias nuestra atención sostenida mejora. Eso hace también que mejore la productividad en una tarea pudiendo dedicar todos nuestros recursos cognitivos a la misma, disparando nuestra creatividad en la solución de problemas antes que mirando el móvil.
  • Se logrará una mejora la calidad de vida cuando dediquemos más tiempo de calidad a nuestros amigos y familiares, cuando estemos presentes en las actividades de nuestra vida y no como meros espectadores, cuando disfrutemos de momentos agradables y no necesitemos postearlos con los demás sino atesorarlos en recuerdos personales.

Tomemos el control, apaguemos estas vacaciones el móvil y veamos qué ocurre, qué sucede con nuestro cuerpo, con nuestras emociones, con nuestras relaciones, quizá si levantamos la vista de la pantalla nos permitamos disfrutar de un horizonte de posibilidades al que no solemos mirar si no nos aparece en la pantalla.