Publicado: 1 de Julio de 2018

“Estoy tan nervioso todo el día que no duermo bien por las noches”, “Me cuesta mucho dormirme cuando me voy a la cama”, “La mayoría de las veces me levanto demasiado pronto”, son algunas de las muchas frases que las personas que tienen problemas al dormir expresan.

Dormir es una de las necesidades más importantes para el ser humano, pues así podemos obtener un buen rendimiento físico y psicológico. No obstante, la necesidad del sueño es muy diferente en cada persona dependiendo de factores como la edad, la salud, el estado emocional en el que está la persona, etc.

Por tanto, en este blog se dan unas pautas que pueden facilitar dormir más y con más calidad en el descanso. Es conveniente:

  • Tener un horario fijo tanto al irse a dormir como al levantarse, para crear un hábito saludable.
  • No consumir demasiadas bebidas que puedan contener cafeína por la tarde, pues dificultan el sueño.
  • Evitar siestas largas. Lo mejor es que si hubiera una siesta, que no supere los 30 minutos, porque después costará más dormirse.
  • Asociar la cama al hábito de dormir, es decir, evitar realizar en la cama otras actividades como ver la televisión, leer, escuchar la radio… El motivo es que si asociamos la cama al dormir, cuando nos acostemos por la noche nos será más fácil conciliar el sueño.

Por ello, si tras haberse ido a dormir y no conseguirlo, lo mejor es levantarse e irse de la habitación hasta que vuelva a sentir sueño. No obstante, en ese caso tendremos que abstenernos de realizar actividades que puedan activarnos.

  • Hacer ejercicio también puede influir mucho en el sueño. Lo mejor es realizar ejercicio suave durante al menos una hora al día, pero siempre será más adecuado unas tres horas antes de irse a dormir, para no estar demasiado activados al acostarnos.
  • También es conveniente procurar no acostarse justo recién terminada la cena. Será mejor si han pasado al menos dos horas. Si se despierta a mitad de la noche por hambre, lo mejor es no comer nada para no crear un hábito todas las noches.
  • Evitar el uso del ordenador, móvil u otros aparatos electrónicos antes de dormir, pues ello puede aumentar su estado de activación y dificultar el sueño.

Cada persona tiene que emplear las pautas que más le sirvan, pero si aún con estas pautas no mejora, lo más adecuado será consultar un médico para evitar que la salud se vea perjudicada.


Ministerio de sanidad y política social (2009). Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Insomnio en Atención Primaria.  Madrid: Ministerio de ciencia e innovación.