Publicado: 14 de Noviembre de 2016

El sentido del humor nos facilita las relaciones humanas, nos ayuda a relajar tensiones, nos ayuda en la toma de decisiones y hace que nos sintamos mejor al no ser compatible con el estrés. Nos llena de fuerza, de ilusión, de gozo y nos puede ayudar a vivir una vida positiva, intensa, sincera y total, como los niños.

La risoterapia es una puerta para lograr la relajación y abrir nuestra capacidad de sentir, de amar y de llegar al silencio y a la creatividad, utilizando simplemente la risa como camino.

Científicamente, se ha comprobado que la risa franca, la carcajada, aporta múltiples beneficios. La risa elimina el estrés, las tensiones, la ansiedad y la depresión. Además, disminuye el colesterol, ayuda a adelgazar y es beneficiosa en problemas de insomnio, problemas cardiovasculares, respiratorios y diferentes patologías en general. Todo esto es gracias a que mientras reímos, liberamos gran cantidad de endorfinas, responsables en gran parte de la sensación de bienestar, lo que nos aporta sensación de aceptación, comprensión, alegría y relajación, abre nuestros sentidos y nos ayuda a transformar nuestras pautas mentales.

Para estar sano, hay que reírse al menos 30 veces al día. Un niño de 6 años ríe 300 veces al día; un adulto, de 15 a 20. Uno de los frenos más importantes y con más fuerza a la hora de reír es el miedo a parecer poco formales o ridículos, a no tener credibilidad, o a que no nos consideren personas maduras ni responsables. Por ésta razón, las personas que dan mucha importancia a la seriedad tienen miedo al humor porque creen que hace peligrar ese status social o económico que tanto le ha costado crear. Sin embargo, la verdad es, que la risa la podemos utilizar con el fin de eliminar bloqueos emocionales, físicos, mentales e incluso sexuales. Riendo se crea un espacio para estar con uno mismo y con los demás. Cuando reímos es imposible pensar, nos ayuda a descubrir nuestros dones, nuestras capacidades, a abrir nuevos horizontes y a vencer los miedos. 

La risa en general beneficia el cuerpo y la mente, estimulando la secreción de diferentes hormonas, en especial de endorfina, conocida como la droga de la felicidad.

Si quieres mantenerte sano, simplemente, sonríe. No olvides que la relajación para reír más y mejor te prepara para la práctica de la risoterapia. En los talleres de Risoterapia se utilizan técnicas que ayudan a liberar las tensiones del cuerpo y así poder llegar a la carcajada. Los métodos que se utilizan son técnicas como la expresión corporal, el juego, la danza, ejercicios de respiración y masajes.