Publicado: 10 de Septiembre de 2017

¿Por qué nos enganchan tanto algunas series? ¿Qué tienen que nos mantienen pendientes constantemente de que salga el siguiente capítulo? ¿Cómo podemos evitar estar, horas y horas, tumbados en el sofá viendo la tele?

Todos en alguna ocasión hemos podido pasar toda una tarde viendo series, lo que no significa que seamos adictos. Las series no son malas en sí mismas, pues proporcionan grandes momentos de ocio y momentos en los que compartimos mucho con otras personas. No obstante, como todo, en exceso puede convertirse en un gran problema.

Solemos hablar de un problema, cuando empieza a interferir con otras áreas de tu vida, como por ejemplo, dejar de salir con tus amigos por preferir ver un capítulo, manifestar ansiedad al estar en el trabajo y no poder ver nada, etc. Pasar demasiado tiempo viendo series, puede llevar a abandonar otras  cosas con las que antes se disfrutaba, y llegados a ese punto, será necesario solucionarlo pronto.

Entre las razones por las que una serie puede conseguir enganchar, podemos encontrar:

  1. Que sea una serie que esté de moda. Cuando una serie se pone de moda, todos pretenden ir al mismo ritmo o no quedarse atrás, para que no se les desvele nada de lo que ha ocurrido. Esto puede provocar mucho más enganche, pues en vez de seguir tu propio ritmo, sigues un poco el ritmo que siguen los demás.
  2. La forma en la que se cierra el capítulo. Los capítulos que se cierran con una pregunta, con una historia a punto de ser descubierta, con un detalle a punto de ser revelado… crean la necesidad de ver el siguiente para no quedarse con la incertidumbre.
  3. Los personajes. Hay series en las que se consigue que las personas se identifiquen de una manera fuerte e intensa con los personajes. Esto hace que se quiera ver cómo se desarrolla y evoluciona el personaje.
  4. Historia larga y continua. Las series que tienen una historia continua, enganchan más que las series que se componen de capítulos sueltos en los que hay un inicio y un fin.
  5. Facilidad de acceso. Hoy en día, podemos descargar una serie o una película y verla en cualquier momento. Por tanto, dicha accesibilidad tan sencilla y tan económica fomenta que se incremente el consumo, pues sin salir de casa, puedes encontrar momentos muy agradables.

No obstante, muchas personas que presentan este problema, han podido sufrir consecuencias como:

  • Problemas relacionados con el sueño o insomnio.
  • Problemas de concentración o memoria.
  • Dolores musculares.
  • Deterioro del estado de ánimo, pudiendo presenta altos niveles de ansiedad o tristeza.
  • Aislamiento social.
  • Menos tiempo dedicado a lo personal.

Por ello, es conveniente que si te ves identificado con este problema, puedas poner en marcha algunas soluciones, que no te lleven a sufrir esas consecuencias.

Algunas soluciones podrían ser:

  • Establecerse un tiempo específico a la hora de ver una serie.
  • Quitar el modo automático de pasar de capítulo. Pues hay algunas plataformas online, que tras un capítulo, de manera automática se pasa al siguiente, y ello fomenta que se siga con el “uno más y ya”.
  • Romper la dinámica de los capítulos. Para aquellas series en las que los capítulos están diseñados para empezar con intriga, seguidos de una parte más neutra, y finalizados con intriga, se pueden ver los capítulos de mitad de uno a la mitad del siguiente. De ese modo, podremos cortar en una parte más “aburrida” y nos costará menos.
  • Acordar con el grupo de amigos cuántos capítulos ver cada día.