Publicado: 8 de Febrero de 2015 a las 19:30

En ocasiones el funcionamiento de la familia como entidad propia es problemático. Pueden existir problemas individuales en algún miembro de la familia que puede estar desequilibrando el sistema familiar, o puede existir un entramado de relaciones complejas entre los distintos miembros de la familia.

Es importante descifrar las causas del desequilibrio que puede producir el malestar emocional en la familia, así como las dinámicas de relación disfuncionales, con el fin de mejorar la salud emocional de la familia, y por ende, la de los miembros individuales de la misma.

Problemas que pueden requerir de terapia familiar pueden ser los siguientes:

Problemas de relación padres-hijosEstas dificultades se pueden manifestar en problemas de comunicación padres-hijos, problemas de comportamiento, rebeldía, hábitos de autonomía, adolescencia, hablar sobre drogas, sexualidad, etc., todos ellos necesitan la terapia familiar de un profesional.


Problemas de dinámica familiarSe consideran aquellos que afectan a los miembros o integrantes de la familia, causados por las relaciones establecidas entre los mismos y que puede provocar un malestar general en el seno del núcleo familiar, siendo necesaria la terapia familiar a la unidad íntegra familiar.


Pérdida de un familiar

La pérdida traumática de un familiar puede generar un desequilibrio en el funcionamiento del resto de los miembros, tanto a nivel individual como familiar. Es preciso lograr un nuevo equilibrio, a través de la terapia familiar que ayude a aceptar la pérdida y reconstituir el núcleo y el funcionamiento familiar.