Publicado: 6 de Enero de 2015 a las 17:43

Todas las personas, en el transcurso de nuestra vida, tenemos que enfrentarnos a la perdida, ya sea la muerte de un ser querido u otra pérdida importante en nuestra vida. El duelo es un proceso psicológico esperable y natural, con una limitación en el tiempo y una evolución previsible favorable. Se considera que un proceso de duelo ha sido resuelto cuando la persona es capaz de recordar al fallecido sin sentir dolor, cuando ha aprendido a vivir sin él o ella, cuando deja de vivir en el pasado e invierte su tiempo en la vida y en los vivos. La muerte de un hijo y la del cónyuge, son consideradas las situaciones más estresantes que puede sufrir una persona.

No se trata por tanto de una alteración psicológica en sí misma, sin embargo, en algunas ocasiones pueden producirse complicaciones y aparecer alteraciones. En esos casos puede ser adecuado buscar ayuda profesional que nos permita superar el proceso.