Publicado: 6 de Enero de 2015 a las 20:38

Los Trastornos psicosomáticos son aquellos que parecen presentar cuadros clínicos con sintomatología física (dolores de cabeza, gastroenteritis, mareos, sudoración, taquicardia…) pero que no tienen una causa fisiológica que los justifique. También puede darse el caso de que los síntomas físicos respondan a una enfermedad orgánica, pero que la situación psicológica del paciente agrave todo este conjunto de reacciones.

Lo habitual es que las personas que padecen trastornos psicosomáticos, primero hayan pasado por diferentes hospitales, médicos y clínicas, en busca del origen de su malestar, puesto que al tener únicamente síntomas físicos, en la mayoría de las ocasiones, no se suelen relacionar con un trastorno psicológico. En la mayoría de las ocasiones, cuando por fin se acude a la consulta de un psicólogo, es como un último recurso, ya que no están predispuestos a creer que el origen de sus males provenga de su mente, a pesar de que está altamente demostrada la estrecha relación que hay entre losmalestares psicológicos y su reflejo en sintomatología física. Basta que pensemos en los síntomas que padecemos cuando creemos que hemos perdido nuestro teléfono, cuando nos dan un susto o cuando creemos que vamos a perder el Los Trastornos psicosomáticos son aquellos que parecen presentar cuadros clínicos con sintomatología física (dolores de cabeza, gastroenteritis, mareos, sudoración, taquicardia…) pero que no tienen una causa fisiológica que los justifique. También puede darse el caso de que los síntomas físicos respondan a una enfermedad orgánica, pero que la situación psicológica del paciente agrave todo este conjunto de reacciones.

Lo habitual es que las personas que padecen trastornos psicosomáticos, primero hayan pasado por diferentes hospitales, médicos y clínicas, en busca del origen de su malestar, puesto que al tener únicamente síntomas físicos, en la mayoría de las ocasiones, no se suelen relacionar con un trastorno psicológico. En la mayoría de las ocasiones, cuando por fin se acude a la consulta de un psicólogo, es como un último recurso, ya que no están predispuestos a creer que el origen de sus males provenga de su mente, a pesar de que está altamente demostrada la estrecha relación que hay entre los malestares psicológicos y su reflejo en sintomatología física. Basta que pensemos en los síntomas que padecemos cuando creemos que hemos perdido nuestro teléfono, cuando nos dan un susto o cuando creemos que vamos a perder el avión (3 casos de estrés y ansiedad), por lo general sentiremos como se nos acelera el pulso, como sube la temperatura de nuestro cuerpo, aumenta la sudoración y en ocasiones extremas podemos sentir falta de aire, mareo, dolor de estómago, etc. Todos estos síntomas son producidos por los cambios que se generan en nuestro cuerpo para poder combatir dicha situación de estrés o miedo.

Otros síntomas también frecuentes de los trastornos psicosomáticos son: gastritis, colon irritable, estreñimiento, hipertiroidismo o hipotiroidismo, migrañas, tensión muscular, picores, acné, dermatitis, etc..